La llegada de Joe Flacco a los Broncos, una vieja fórmula

0

Rumbo a su noveno año al frente de los Denver Broncos, John Elway tendrá a su octavo líder a la ofensiva y será Joe Flacco. El carrusel de quarterbacks continúa en las Rocky Mountains tras la poca paciencia que se le tuvo a Case Keenum. Recordemos que Keenum llegó al equipo con un contrato de dos años, aunque lo mostrado en su primer año con los Broncos bajo la dirección de Vance Joseph bastó para que buscaran una nueva opción.

Elway regresó a la vieja fórmula de los Broncos, adquiriendo al quarterback veterano, con experiencia en playoffs y un título en la NFL que en otros años le diera buenos resultados. Pero Joe Flacco no está cerca de ser un John Elway o un Peyton Manning para que se piense que será el salvador y así, gracias a llevar el peso del equipo, obtenga otro Super Bowl para la franquicia.

Flacco no ha sido el mismo después de ganar el Super Bowl XLVII. De las seis temporadas posteriores, en dos no ha jugado el año completo por lesiones y únicamente en una campaña pudo avanzar a los playoffs. Eso sí, la experiencia que tiene en la postemporada no es algo que le incomode a nadie.

Para los Ravens había sido una excelente opción desde su llegada en 2008 y gracias a una buena defensiva tuvo el tiempo de crecer a tal grado que su ofensiva llevó en algún momento el peso del equipo. Hoy es difícil pensar en que Flacco lo pueda conseguir de nuevo.

Imagino que Elway sabe lo que necesita este quarterback para colocarlo en la mejor posición para ganar juegos. Lo primero es darle cierta tranquilidad en la bolsa de protección, ya que nadie es más estático que Flacco y eso se logra subsanar con una buena línea ofensiva. Los Broncos el año pasado tuvieron la décima ofensiva de la NFL que menos sacks permitió (empatados con los Chargers) a pesar de las lesiones de los linieros titulares. Para 2019 contarán con Mike Munchak y la misión de mejorar esta unidad tal como lo consiguiera con los Steelers.

Otra de las prioridades para que Flacco funcione en Denver es contar con un buen ataque terrestre como solían tener año con año los Ravens. En 2018 Denver tuvo un ataque terrestre con gran potencial, basado en un par de novatos como Phillip Lindsay y Royce Freeman. Lindsay al final de la temporada entró en la discusión para Novato Ofensivo del año gracias pero dejó de ver acción por una lesión en la muñeca. Además, hay que recordar que el novato no fue titular sino hasta la semana 8.

El cuerpo de receptores de los Broncos no está tan mal. El novato del año pasado, Courtland Sutton, podría ser de mucha ayuda para Flacco, quien gusta de lanzar hacia lo profundo del terreno de juego. También Emmanuel Sanders puede ir a lo largo o, como lo han utilizado en más ocasiones, corriendo rutas cortas que crucen el campo. Lo que habría que considerar como una de las prioridades es mejorar la calidad de los tight ends, porque han mostrado que son muy frágiles. Flacco ha contado con buenas opciones en la posición en los Ravens.

Ahora, el último ingrediente que Elway debe considerar para el éxito de Flacco será mantener un nivel competitivo a la defensiva. Hay una buena base y es prometedor el hecho de que Vic Fangio (Head Coach) junto con Ed Donatell (coordinador defensivo) sean los encargados de darle una nueva dirección a esta unidad.

Todo esto me lleva a pensar que es el momento adecuado para que un quarterback de las condiciones y características de Joe Flacco llegue a los Broncos. No tengo duda que él puede manejar la presión de un equipo desesperado por encontrar un buen quarterback. Tampoco tengo duda que Fangio y el coordinador ofensivo Rich Scangarello le sacarán el mayor provecho.

Mi única reserva recae sobre qué versión de este QB veremos con los Broncos. ¿El jugador que llegó a la NFL con hambre de triunfo o el que se relajó tras ganar un Super Bowl?

Por el bien del equipo y la continuidad de John Elway como gerente general, que sea la primera versión.

Comentarios