5 razones por las que los Ravens van a llegar al Super Bowl LIII

0

La temporada de Baltimore tuvo altas y bajas, pero gracias al buen trabajo de Lamar Jackson y de su defensiva, ya están en postemporada. Ahora quieren conseguir su tercer campeonato como franquicia. Estas son las 5 razones por las que los Ravens van a llegar al Super Bowl LIII.

1. Su defensiva

Usualmente las defensivas muy sólidas en un área tienen debilidades en la otra. Por ejemplo, hay que equipos muy buenos contra el juego terrestre, pero en gran parte pasa porque tienen problemas para detener el pase. Eso no sucede en Baltimore y les da una ventaja enorme.

Este equipo es el segundo mejor en puntos permitidos, al aceptar 17.9 por encuentro, y además son los mejores de la NFL en yardas totales permitidas (292.9 por juego). Esto se explica por un balance muy bueno entre sus dos áreas, ya que son cuartos contra el juego terrestre y los quintos contra el pase. Eso no es fácil de lograr, y es la mejor muestra del nivel que esta unidad tiene de forma global.

Gran parte del éxito de este equipo radica en su capacidad para poner presión sobre el QB rival. En total sumaron 43 sacks, y lo más interesante es que 16 jugadores distintos tuvieron al menos media captura. Obviamente los tres más importantes son Za’Darius Smith (8), Terrell Suggs (7) y Matt Judon (7), pero estamos hablando de una unidad que puede generar presión desde cualquier zona y con básicamente cualquier jugador.

Y si dijimos que los Bears tienen la defensiva para llegar al Super Bowl, también hay argumentos para pensar que los Ravens son capaces de lo mismo.

2. Su juego terrestre

Hay equipos que corren muy bien el balón, pero los Ravens son un tema aparte. Esta temporada terminaron promediando 152.6 yardas terrestres por encuentro, quedando solamente detrás de los Seattle Seahawks (160.0) en este departamento.

Y esa producción vino por todos lados. El líder corredor fue Gus Edwards, con 718 yardas en 137 acarreos para un promedio de 5.2 yardas que no es bueno, sino excelente. Después vino el QB novato Lamar Jackson, con 695 yardas en 147 acarreos, dejando en claro que John Harbaugh no tiene problemas dejando que su pasador salga con el balón. Es más, parece que los Ravens están a gusto con la idea. Y estos dos elementos no fueron los únicos productivos: Alex Collins tuvo 411 yardas y Kenneth Dixon acumuló otras 333. Opciones tienen, y de sobra.

Esa efectividad terrestre les viene de maravilla a los Ravens cuando se combina con la defensiva, ya que permiten establecer un ritmo de partido que rompe con la moda actual de pasar mucho y tener ofensivas rápidas. Ellos van a controlar con su juego terrestre y le van a dar descanso a su defensiva, que entrará lista para detener rápido y regresar el balón a su ataque, y así van a seguir todo el juego. Si no lo creen, solamente hay que preguntarle a los Chargers.

3. John Harbaugh

Este año en los playoffs de la  AFC hay dos tipos de coaches: los que tienen mucha experiencia en este tipo de juegos y los que no. Y John Harbaugh está en el primer grupo.

El coach de los Ravens estará dirigiendo a su equipo en su séptima postemporada, y hasta ahora tiene marca positiva. En 15 partidos dirigidos en playoffs suma 10 victorias por 5 derrotas, y ya tiene un campeonato de Super Bowl en su haber. De los demás coaches de la AFC en esta postemporada solamente Bill Belichick cuenta con títulos de Super Bowl, así que Harbaugh pertenece al grupo de los entrenadores que saben lo que implica llegar a estas instancias.

Estos detalles son sumamente importantes al momento de preparar a los equipos, y sobre todo dan un balance interesante si consideramos que Lamar Jackson es un QB novato. Llegar a playoffs con un head coach con tanta experiencia es definitivamente una ventaja.

John Harbaugh, head coach de los Baltimore Ravens. Foto por Getty Images

4. El factor Terrell Suggs

El veterano linebacker de los Ravens ya tiene 16 temporadas de carrera y está jugando en el último año de su contrato. Y aunque ha dicho que no está pensando en el retiro, es imposible no acordarse de otro legendario LB que tuvo una situación similar.

Cuando Ray Lewis anunció que iba a retirarse, los Ravens comenzaron a jugar cada vez mejor y terminaron ganando el Super Bowl, ayudando a despedir a Lewis de buena manera. Eso es algo que este equipo podría utilizar en el 2018: ayudar a que Terrell Suggs tenga un logro más en su carrera antes de que llegue el final. Vamos, tal vez no se retire, pero es posible que este sea su último año en el equipo. Ed Reed y Haloti Ngata acabaron jugando en otros lados, así que no hay garantías de que Suggs estará de vuelta en Baltimore para la siguiente campaña.

Vamos, este tipo de historias siempre cuentan en la NFL, así que tendría sentido que John Harbaugh lo usara para motivar a su equipo.

5. Justin Tucker

Todos conocen ese viejo dicho: “Las ofensivas venden los boletos, las defensivas ganan los partidos y los pateadores definen campeonatos”. Si eso es cierto (que usualmente lo es) entonces los Ravens tienen muy buenas posibilidades de ganar el campeonato, ya que cuentan con el mejor pateador de la NFL.

En una época donde parece que los pateadores cada vez son menos eficientes, Justin Tucker es uno de las excepciones. Este año conectó 35 de 39 goles de campo y 36 de 37 puntos extra (el único que falló, por cierto, fue bastante costoso), siendo uno de los mejores de la NFL un año más.

Algo importante es mencionar que este año no ha fallado ningún intento de gol de campo que esté por debajo de las 40 yardas, y dos de sus fallos vinieron en intentos por encima de las 50 yardas, donde el porcentaje de efectividad general es usualmente bajo.

Y no solo eso. En playoffs Tucker ha jugado un total de seis partidos, y hasta ahora no ha fallado un solo intento de patada: está 23 de 23 en puntos extra y 8 de 8 en goles de campo, incluyendo una actuación perfecta ante San Francisco en el Super Bowl XLVII (4 de 4 en puntos extra, 2 de 2 en goles de campo). Si le vamos a apostar a un kicker este año, vamos con él.

No te pierdas nuestra serie con todos los equipos de playoffs 2019:

Comentarios