Al parecer hay más problemas con la lesión de Alex Smith

0

Este día comenzaron a surgir reportes sobre el QB de los Redskins, Alex Smith, indicando que Smith tuvo complicaciones posteriores a la cirugía para reparar la fractura compuesta de tibia y peroné que sufrió ante los Texans hace dos semanas. Y eso, sobra decir, es grave.

Al parecer la pierna derecha del QB se ha infectado y eso provoca que tenga que ser sometido a otros procedimientos, mismos que, además de atrasar su proceso de recuperación, ponen en riesgo su carrera profesional.

Estos reportes surgieron de distintos medios en Estados Unidos, y de inicio eran meramente rumores. Lo lógico, entonces, era que los Redskins salieran a fijar una postura sobre el tema o al menos aclarar la situación de su QB.

Lamentablemente, el comunicado de prensa que publicaron genera más dudas:

“De parte de Alex Smith, apreciamos su preocupación y sus oraciones por la lesión que ocurrió el 18 de noviembre contra los Houston Texans. Aunque la lesión es seria, Alex y su familia se mantienen fuertes. Les pedimos que todos honren la petición de privacidad que ha hecho la familia de Alex en este momento.” dice el comunicado del equipo.

¿Qué significa esto para Alex Smith?

Primero, vamos a ser sinceros. Este tipo de infecciones no son tan extrañas como parecen. Cuando Rob Gronkowski se sometió a cirugía para reparar una lesión en el brazo también tuvo estos problemas, y esas infecciones retrasaron su recuperación. Así que, de inicio, no hay que exagerar las reacciones.

Eso sí, es muy importante monitorear el progreso de Smith, porque efectivamente estas complicaciones, en caso de ser mal atendidas y constantes, pueden representar un problema severo para su salud.

Y bueno, es un hecho que su regreso a la NFL se sigue alargando. En un inicio la expectativa es que estuviera en posibilidad de volver ya entrada la temporada 2019, y ahora mismo con estos reportes uno podría pensar que puede perder toda la próxima temporada y se enfocará en estar listo para la temporada 2020.

¿Y los Redskins?

Después de la salud de Smith, esta es la siguiente pregunta. Y las respuestas no son nada favorables.

Washington está por entrar a una situación muy similar a la que vivieron los Vikings con Teddy Bridgewater. Tendrán que buscar opciones para sobrellevar el futuro inmediato mientras Smith se recupera, esperando que efectivamente lo haga. ¿Se acuerdan de Sam Bradford y Case Keenum jugando con los Vikings durante la recuperación de Bridgewater? Algo así viene para los Redskins.

Y para hacer las cosas peores, el suplente Colt McCoy también está fuera por fractura de peroné. Eso quiere decir que el equipo tendrá que buscar al menos un par de opciones para el siguiente training camp, porque queda claro que Mark Sanchez y Josh Johnson fungen como soluciones momentáneas.

Así que los Redskins deberán buscar qué hacer con esta posición la próxima temporada, sin suplentes con experiencia en el sistema ofensivo y con 71 millones de dólares comprometidos con un jugador que podría no volver a uniformarse nunca más.

Comentarios