Perdedores de la Semana 9 – Temporada NFL 2018

0

Entregas de balón, incapacidad de regresar en un juego o equipos y jugadores que siguen cavando su tumba. Esto y más traemos para ti en los perdedores de la Semana 9 de la NFL. (Los Giants y Blake Bortles pudieron salir de la lista gracias a que descansaron).

Los equipos especiales de los Broncos. No ganaron el juego gracias a un mal centro de Casey Kraiter en el gol de campo ganador que su pateador Brandon McManus no pudo corregir. Ahora Keenum no entregó el balón, incluso los llevó a zona roja convirtiendo dos cuartas oportunidades, pero la patada se fue desviada. Si no es una, es otra, pero los Broncos volvieron a perder y apestan a despidos por toda la franquicia.

El QB de los Bills, Nathan Peterman. Si se le puede llamar quarterback… Sus números son realmente vomitivos, lanzó menos de 200 yardas y 3 intercepciones. Nick Mullens, tercer quarterback de San Francisco anotó los mismos touchdowns en su primer juego que TODOS los quarterbacks de los Bills en el año. La diferencia fundamental es que Peterman por sí solo ha tirado dos pick-six. ¿Cuánto más están dispuestos a esperar los Bills para cortarlo?

El RB de los Packers, Aaron Jones. Fumbleó en el momento más importante del juego contra los Patriots, eliminando prácticamente las posibilidades de Green Bay de ir a postemporada. La semana pasada Ty Montgomery hizo lo mismo y ya no está en la organización. Nunca sabes, igual y lo cortan por semejante error.

El Jets vs Dolphins. El juego tuvo apenas 19 puntos. Es la sexta victoria en la historia de Miami sin anotar un solo touchdown ofensivo. Brock Osweiler volvió a iniciar y lanzó la miserable cantidad de 15 completados de 24 para 139 yardas. Por los Jets, Sam Darnold hundió a su equipo con sus cuatro terribles intercepciones. No cuidar el balón ha sido el asterisco que lo acompaña desde el nivel colegial,

El QB de los Seahawks, Russell Wilson. Un error le terminó costando gran parte del juego. Tiró un costoso pick-six al FS de los Chargers Desmond King. Después de eso anotaron, pero no les alcanzó el tiempo y se quedaron cortos en la yarda 1 de L.A.

El HC de los Raiders, Jon Gruden. Ahora perdió con uno de los peores equipos de la liga y su tercer quarterback, pero fue una real tunda la que le pusieron. Vaya, Jon, ustedes sí que encuentran maneras de perder y hacerse ver realmente mal. Los números de Derek Carr fueron de pena, entre cinco corredores lograron a penas 102 yardas. Merecen estar 1-7.

La defensiva de los Buccaneers. Han permitido seis veces 30+ puntos. Ahora se comieron 42. Ya corrieron a Mike Smith hace unas semanas y las cosas no mejoran.

El QB de los Cowboys, Dak Prescott. Apenas antes del juego Michael Irvin, exreceptor estrella de Dallas, defendía alteradamente ante el comentarista Stephen A. Smith que Dakota es un jugador de época y que sin duda es el siguiente gran quarterback de la franquicia. Completo 21 de 31 para 243 yardas, 2 TD y una costosa intercepción en la zona de anotación por un pase muy mal lanzado. No conforme con esa entrega, fumbleó más adelante, dándole otra gran oportunidad a los Titans de llevarse el juego. Cuando buscó a Amari Cooper tuvo duelos favorables, pero es lento en sus lecturas y le cuesta jugar dentro de la bolsa.

Los HC y OC de Dallas, Jason Garrett y Scott Linehan. No hay que restarle mérito a los Titans, pero el juego de Dallas fue insípido y predecible. No hicieron nada diferente y por eso se fueron sin anotar en la segunda mitad.

Fueron incapaces de ajustar o poner a su quarterback en una posición relativamente favorable. Se antojaba para contrarrestar el blitz con más pantallas, más read-option, o lo que fuera. La ofensiva fue un desastre. Ya lo dijo Jason Witten en la transmisión: “no se ganan muchos juegos anotando 14 puntos”.

Kevin Byard profanó su estrella del medio del campo y no tuvieron respuesta para ganar el juego y restregárselo en la cara. Les han perdido todo el respeto que otros se esforzaron por ganar.


El QB de los Ravens, Joe Flacco. No quiso voltear a ver a su quarterback suplente, Lamar Jackson, quien salió alineado como corredor en tercera y goal, y se perdió de un touchdown facilito. Entiendo por que no lo quiera voltear a ver, ya siente pasos en la lucha por la titularidad: lanzó 23 de 37 para poco más de 200 yardas y se fue sin touchdowns. Malos números, más contra la defensiva de Pittsburgh… Se acerca esa oportunidad, Lamar.

Comentarios