Ganadores de la semana 9 – Temporada NFL 2018

0

La primera semana de noviembre nos dejó sin invictos en la NFL, los 49ers estrenaron QB, los Saints se impusieron en cima de la NFC y los Bears mantienen la cima de la NFC North.Estos son los ganadores de la semana 9 en la NFL:

El QB de los 49ers, Nick Mullens. Inició el primer juego de su carrera contra unos desangelados Raiders y tomó ventaja de la situación jugando un gran partido y lanzando con mucha confianza. Lanzó 16 completos de 22 intentos para 262 yardas y 3 TD.

El WR de los Steelers, Antonio Brown. Tiene su sexto juego consecutivo con por lo menos un touchdown. Ya lo había demostrado Odell Beckham Jr. en el pasado, pero Brown lo ratificó: No existe la “Maldición de Madden”. Todo de vuelta a la normalidad, Pittsburgh es líder del AFC Noth y está 3-1-1 en la división.

La defensiva de los Bears. Tuvieron 4 sacks, 10 TFL, 3 intercepciones, 1 fumble recuperado y 2 touchdowns. Ahora están 5-3 por primera vez desde 2013 y son líderes de su división.

El RB de los Panthers, Christian McCaffrey. En 22 toques de balón tuvo 79 yardas terrestres y 2 TD y 5 recepciones para 78 yardas. Fue el líder receptor del equipo y en su segundo año se ha convertido en un importantísimo factor. Todo lo hace muy bien, correr por dentro, por fuera, alinear afuera o salir del backfield a atrapar pase. Sólo le falta vender palomitas en las gradas.

El QB de los Chiefs, Pat Mahomes. Consiguió su octavo juego consecutivo con por lo menos 300 yardas lanzadas. Conectó para 3 touchdowns y tuvo cuatro diferentes objetivos con 4 o más recepciones. Está repartiendo bien su juego, su juego terrestre ha funcionado bien, pero él ha sabido hacer jugadas grandes.

Los Houston Texans. Han ganado seis juegos al hilo, este se les complicó un poco al final, pero lo terminaron ganando, que es lo que importa. Las tres fases de su juego van tomando forma a pesar de algunas lesiones. Además, no entregaron el balón, punto fundamental para ganar en esta liga.

El OC de los Falcons, Steve Sarkisian. Por fin su ofensiva empieza a tomar el nivel que le conocimos cuando estuvo Kyle Shanahan. Una de las virtudes de ese equipo cuando llegaron al Super Bowl era repartir bien el balón entre todos los receptores. Ahora tuvieron cuatro jugadores con 4 o más recepciones y cinco con más de 40 yardas.

La conexión Drew Brees – Michael Thomas. Fue parte fundamental para quitarle el invicto a los L.A. Rams. Brees lanzó 346 yardas y 4 TD, 211 de ellas y dos anotaciones fueron para su receptor favorito, quien rompió un récord de franquicia con su juego estelar. Brees no se quiere ir sin antes ser MVP de la NFL y ganar otro Super Bowl.

La defensiva de los Vikings. No le dejó lanzar ni 200 yardas a los Vikings, además le hicieron 10 sacks, 3.5 de ellos de Danielle Hunter quien además recuperó un fumble. Por lo menos el front-7 luce de vuelta.

La dupla OC Matt LaFleur y QB Marcus Mariota. Tomó ventaja de su velocidad y le dieron la responsabilidad con varios read-option. Pero no sólo corrió bien y dio el balón para correr, sino que hizo buenas lecturas en la defensiva de los Cowboys y puso el balón en donde debía

Redskins, Eagles y Giants. Más allá de que Washington perdió y los Eagles y Giants descansaron, Jerry Jones confirmó que no hay manera de que corran a Jason Garrett, por lo menos hasta terminar la temporada, noticia que favorece a todos sus rivales divisionales. Los Cowboys están a un head coach y un QB decente de ser el mejor equipo de la NFC East, sin embargo prefieren pelear por el sótano.

 

Comentarios