¿Quién es Frenchy Fuqua?

0

Por Miguel Ángel Esses (@f_escopeta)

En un partido de NFL puede todo tipo de jugadas. Algunas son acciones comunes, otras son importantes porque definen el rumbo del partido, otras rebasan los sesenta minutos de juego y se vuelven icónicas en una semana, o una temporada o poco más. ¿Se acuerdan de aquella recepción de Odell Beckham sobre los Cowboys?.

Pero hay otras, tan importantes, que se quedan como parte de la historia de una franquicia y de la liga. El ejemplo perfecto es la Recepción Inmaculada, que marcó el principio de una era en Pittsburgh y es recordada por los fans de los Steelers (y de los Raiders) hasta el día de hoy.

¿Qué es la Recepción Inmaculada?

Para los que no tienen tan fresca esta jugada: durante el juego divisional de la AFC de 1972, los Steelers recibieron la visita de los Raiders. El partido lo iban ganando los Raiders 7-6 con 30 segundos por jugar. Pittsburgh, que nunca había ganado en playoffs, tuvo una última oportunidad para buscar la victoria.

El QB Terry Bradshaw lanzó un pase a su corredor, el balón surcó el aire y cuando llegaba a las manos del RB, este fue golpeado por Jack Tatum, safety de los Raiders, y el balón salió disparado hacia atrás. Franco Harris, otro RB de Pittsburgh, iba corriendo hacia esa posición y alcanzó a tomar el balón antes de que este tocara el suelo, logrando la recepción y escapándose a la zona de anotación para dar a los Steelers el triunfo por marcador de 13-7.

Esa jugada no solamente marcó el primer triunfo de los Steelers en postemporada, sino también el inicio de la época dorada de Pittsburgh en que el equipo de Chuck Noll ganaría cuatro títulos de Super Bowl en seis temporadas.

Curiosamente, al hablar de esta jugada la mayoría reconoce tres nombres: Terry Bradshaw (el QB que lanzó el pase), Jack Tatum (el safety que provocó la colisión que mandó el balón por los aires) y Franco Harris (el que terminó por hacer la recepción y el TD de la victoria). Pero la mayoría no recuerda el nombre del jugador de Pittsburgh que iba a hacer la recepción de forma original: John Fuqua, el protagonista de este artículo.

“The French Count”

John Fuqua es todo un personaje. Originario de Detroit, Michigan, jugó football colegial en la universidad Morgan State  y fue seleccionado por los New York Giants en el round 11 del Draft de 1969. Al año siguiente, Fuqua fue cambiado a los Pittsburgh Steelers.

Si bien sus estadísticas nunca fueron impresionantes (en su mejor temporada tuvo 691 yardas), Fuqua tuvo algunos momentos importantes. En 1970 logró 218 yardas terrestres contra los Philadelphia Eagles, cifra que marcó un récord para los Steelers en ese momento (superado por Willie Parker en 2006 al sumar 223). Y, como decíamos, Fuqua estuvo involucrado en la Recepción Inmaculada.

El sello de John Fuqua, (que en esta era rompería las redes sociales) era el llamativo estilo de vestir que originó su apodo (creado por él mismo): The French Count. Usaba trajes de colores, abrigos de peluche, sombreros, bastones, botas de plataforma y demás elementos que hacían de su llegada al estadio todo un espectáculo.


Foto de Quora.com

¿El punto más alto de su extravagancia? unas botas de plataforma de plástico transparente, dentro de las cuales nadaban peces tropicales vivos del mismo color de su atuendo:


Foto de Pinterest

Por supuesto que le preguntaron varias veces por estos zapatos. Fuqua contaba que el mayor problema era que los peces se morían con facilidad (previsiblemente), se resbalaba al usar escaleras, el agua escurría, mojándole los calcetines, y una vez trató de resolverlo con una bomba que corría… ¡por debajo de sus pantalones!

La verdad jamás contada

Fuqua fue parte crucial en la histórica jugada porque, para empezar, él era el receptor al que originalmente estaba buscando Terry Bradshaw. Pero también lo es porque, hoy en día, es la única persona en el mundo que sabe exactamente qué fue lo que pasó.

La cuestión es esta: cuando Jack Tatum lo golpeó, quedó la duda sobre quién había impactado el ovoide, ya que las reglas de la NFL en esa época marcaban que, si el balón rebotaba en un jugador ofensivo y era atrapada por un compañero, el pase tenía que ser marcado como incompleto, pero que la jugada sería válida si el balón rebotaba en un defensivo.

Ese aspecto nunca se resolvió con la Recepción Inmaculada: ¿el balón pegó en Tatum o en Fuqua? De ser Tatum, entonces la recepción de Franco Harris era buena y el TD legítimo, pero si fue en Fuqua, entonces se trataba de un pase incompleto por regla.

Dada la época, no había tantas cámaras y los ángulos no eran los mejores, por lo que la evidencia en video no ofrece una solución. En su momento los oficiales hablaron entre ellos (incluyendo una llamada telefónica a la cabina de medios) y llegaron a la conclusión de que el balón había golpeado a Tatum, por lo que se marcó el TD y comenzó la leyenda de esta jugada.

Las únicas dos personas que podían decir a quién tocó el balón son Tatum y Fuqua. Justo después del partido, Tatum declaró que él no había tocado el balón, lo que generó mayor controversia por parte de los fans de los Raiders. Sin embargo, tiempo después, dentro de sus memorias, Tatum cambió el curso de sus declaraciones y señaló que no podía decir honestamente si el balón lo había golpeado.

Tatum falleció en 2010, por lo que su versión de los hechos partió con él. Y eso nos deja con un solo testigo.

Fuqua difícilmente va a decir las cosas con claridad. De hecho, asegura saber perfectamente qué pasó, y deja entrever que tiene la respuesta a la pregunta que se han hecho miles de aficionados por más de cuarenta años: el problema es que no tiene pensado revelarlo.

Desde su retiro, el extravagante RB da muchas conferencias y obviamente habla de esa jugada en ellas. Con gran habilidad, después de envolver a las audiencia en la historia de los momentos previos a la Recepción Inmaculada, empieza a relatar lo que transcurrió en ese mismo instante. Y cuando está por revelar quién tocó el balón, su teléfono suena. Fuqua, después de acercar el micrófono a su teléfono para que la gente escuche el tono, explica que es Roger Goodell en la línea, y al contestar dice “Hola, ¿Roger? No, no voy a decir qué pasó en la Recepción Inmaculada. ¡No me quites mi pensión!”

La realidad es que detrás de ese pequeño acto está la esposa de Fuqua, que le llama en el momento preciso para que todo salga acorde al plan.

Todo es parte de esa mística que el mismo Fuqua ha buscado mantener con la jugada y su propio rol en la misma. Menciona que, en una plática con Art Rooney, este le pidió que no dijera lo que sabía para que la jugada se mantuviera “inmaculada”. Y es muy probable que Fuqua, de 71 años, decida hacer eso: llevarse a la tumba lo que sabe.

Lo mejor será que John “Frenchy” Fuqua, The French Count, decida dejar así las cosas. No será el protagonista más recordado de esa jugada, pero definitivamente se está llevando el show (y algo de dinero) gracias a los fans más nostálgicos.

 

Aquí puedes revivir la jugada en video:

Video de Youtube.com
Comentarios