Perdedores Semana 5 – Temporada NFL 2018

0

La semana 5 estuvo llena de partidos muy emocionantes, pero también actuaciones oscuras. Te presentamos a continuación a los perdedores de la Semana 5 de la Temporada NFL 2018.

  • El WR de los Giants, Sterling Shepard. Otra diva en el equipo. Deshizo la banca después de que Eli tirara su primera intercepción en el partido. Más vale que vayan poniendo orden en ese vestidor, gran prueba para Shurmur. Ojalá Saquon Barkley nunca se contagie de estas actitudes que inició Odell Beckham Jr.
  • El QB de los Jaguars, Blake Bortles. Se empeñó en quitarle a su equipo toda posibilidad de ganar. Tiró cuatro intercepciones, una especialmente ridícula. Lo lamentable es que con él son más las actuaciones como la del domingo que las buenas como contra los Pats. Jugando así de mal, Jacksonville no tiene posibilidades de contender.
  • La defensiva de los Broncos. De la ofensiva ni hablemos. El lado donde tienen más capacidad es el defensivo y apenas consiguieron un sack compartido y les corrieron a placer. Al CB Bradley Roby lo quemaron cuanto quisieron y de los LB Bradley Chubb y Von Miller ni nos enteramos. Lo único rescatable fue el DE Derek Wolfe.
  • El HC de los Cowboys, Jason Garrett. Jerry Jones, dijo que ve muchas similitudes entre los Rams y su equipo… pues no sé si se refiere a los Rams de Jeff Fisher, porque los de McVay fueron por el juego en cuarta oportunidad y pusieron 33 puntos, mientras que Garrett ni con el líder corredor de la liga ni una línea ofensiva muy bien pagada se atrevió a ir por ella en cuarta y corto. Incluso un QB sneak le hubiera funcionado.
  • Los oficiales de la NFL. 50 castigos de rudeza al quarterback en cinco semanas, 70% más que el año pasado. Esto tiene que cambiar. Vayan diluyendo las marcaciones porque están realmente afectando el juego.
  • El WR de los Ravens, Michael Crabtree. Había quien criticaba a los Raiders por dejar ir a Crabtree y traer a Jordy Nelson. Pues el tiempo les ha dado la razón por lo menos en eso. Tuvo la recepción para ganar el juego en la zona de anotación y la dejó ir. “Me culpo a mí,” dijo el receptor. “Tengo que regresar al laboratorio y trabajar en los fundamentales.”
  • El HC de los Texans, Bill O’Brien. ¿De qué se trata, de matar a Deshaun Watson? Si algo se ve bien en Dallas en estas cinco semanas es su front-7, que tiene tres linebackers de gran nivel y pass rushers agresivos. Arriesgar a Watson a recibir ese tipo de golpes es una barbaridad, viene de lesionarse la temporada pasada. Repite conmigo, Bill: “Mi QB no es Cam Newton”. Además Watson trabaja bien lanzando desde la bolsa, no veo la necesidad. ¿Realmente lo odiará? El playcalling en zona roja fue infame.

  • Los Miami Dolphins. No hay quien se quede fuera. Adam Gase, Ryan Tanehill, la defensiva, todos. No sólo desperdiciaron una ventaja de 17 puntos, sino que les anotaron 27 sin respuesta. Después de impresionar a todos y ganar tres seguidos, regresan a la normalidad con dos patéticas derrotas.
  • El OC de los Falcons, Steve Sarkisian. No sé si haya una ofensiva con tantas armas en toda la liga. Pues jugaron contra los Steelers que permiten los puntos que gusten y apenas lograron conseguir 17. Me parece muy poco. Ya van tres derrotas al hilo, urge ganar.
  • El CB de los Jaguars, Jalen Ramsey. Más rápido cae un hablador que un cojo. Es lo malo de hablar tanto. No es como que Tyreek Hill lo quemó muchas veces, sólo una y fue por velocidad. El problema es que habló tanto y sorpresa, les pusieron 30 puntos los Chiefs, sí, ese equipo cuyo mejor receptor es un “regresador especialista”.
Comentarios