Jadeveon Clowney y DeMarcus Lawrence, la historia de dos carreras paralelas

0

Dos jugadores que llegaron a la NFL reclutados por equipos localizados en el estado de Texas en el Draft de 2014, ambos defensivos portan el 90 en el jersey que visten cada fin de semana y su objetivo principal es presionar al quarterback contrario. Las coincidencias entre las carreras de Jadeveon Clowney y DeMarcus Lawrence abundan y el duelo entre Dallas Cowboys y Houston Texans este domingo por la noche es el pretexto perfecto para hablar de ellas.

Camino y llegada a la NFL

En 2013 tanto Texans como Cowboys tuvieron temporadas decepcionantes, los primeros consiguiendo únicamente dos victorias, mientras que los segundos acababan de registrar su tercera temporada al hilo con récord de 8-8. Los de Houston tenían la selección 1 y los de Dallas, la número 16 de cara al Draft NFL 2014.

-Ad-

Dada la paupérrima situación de talento por la que atravesaban los Texans, prácticamente cualquier jugador les iba a caer de maravilla. El equipo estaba cerrando la era de Gary Kubiak como head coach y la reconstrucción estaba en manos del recién contratado Bill O’Brien.

Aquella primavera, el video de una jugada se reprodujo por todos lados, uno que colocó a Jadeveon Clowney en boca de todos.

A pesar de que durante su último año de estancia en South Carolina State tuviera una baja de juego importante con respecto a la temporada anterior, el equipo decidió tomarlo con la primera selección global con la esperanza de que, lo que lucía como un talento generacional que combinaba espectaculares características físicas con tremenda habilidad, se convirtiera en la pieza central del nuevo armado del equipo, sobre todo al no haber un QB disponible que en ese momento pareciera capaz de lograrlo.

Ubicados en el puesto 16, los Cowboys decidieron ir por Zack Martin en la primera ronda y poco a poco vieron cómo sus opciones a la defensiva, específicamente en pass rushers se esfumaban conforme avanzaban los picks.

Aquel año el talento en la posición lo encabezaban Clowney y Khalil Mack (tomado en el pick 5 global por los Raiders). Stephon Tuitt y Marcus Smith fueron también seleccionados en la primera ronda.

Con nombres como DeMarcus Lawrence, Kony Ealy y Scott Crichton disponibles al inicio del segundo día, los Cowboys decidieron no correr el riesgo de esperar hasta la posición 47 para ver qué quedaba disponible y decidieron subir hasta el puesto 34 intercambiando con su rival divisional, los Washington Redskins, a quienes otorgaron la ya mencionada selección 47 de la segunda ronda y la 78 en la tercera. El movimiento fue para tomar Lawrence.

El producto de Boise St. era un pass rusher con potencial de desarrollo que después de jugar en Butler Community College en su primer año se transfirió para jugar sobre el pasto azul, donde registró dos temporadas muy buenas y mostró progreso en sus habilidades y estadísticas.

Fue así como Clowney y Lawrence llegaron a la NFL, ambos habiendo requerido una importante inversión por parte de sus respectivos equipos.

Carreras profesionales

A cuatro años de distancia podemos decir que ninguno de los dos ha tenido una carrera por demás destacada, ambos han tenido buenos momentos, pero principalmente una cuenta importante de partidos inactivos, ya sea por las constantes lesiones de Clowney o por las suspensiones de Lawrence por uso de sustancias prohibidas.

Hasta el momento sus carreras han sido bastante comparables. En términos de estadísticas son prácticamente iguales:

Jadeveon Clowney

DeMarcus Lawrence

  • De los 68 partidos posibles desde su llegada a la liga Clowney ha jugado 50, mientras que Lawrence ha participado en 52.
  • Clowney ha registrado 22 sacks, mientras Lawrence ha obtenido 29.
  • 4 fumbles forzados para Clowney, mientras que son 7 para Lawrence.

En pocas palabras, números muy parecidos.

La forma en la que han sido utilizados ha sido distinta, ya que mientras Lawrence se ha mantenido bajo el mando del coordinador defensivo Rod Marinelli toda su carrera y se ha desempeñado exclusivamente como defensive end especialista en presionar al quarterback, Clowney ha estado bajo el mando de Romeo Crennel y Mike Vrabel desempeñándose como outside linebacker y defensive end en esquemas que en ocasiones le exigen responsabilidades distintas a únicamente ir tras el QB.

-Ad-

Los puntos más altos

2017 fue el año en el que ambos jugadores registraron los mejores números de su carrera, tal vez no sea coincidencia el hecho de que ambos se encontraban al término de su contrato de novato y buscaban una renovación millonaria.

Para Clowney esta ha sido la única ocasión en la que ha participado en los 16 partidos de la temporada, siendo titular en todos ellos. Esa temporada registró 9.5 sacks, 2 fumbles forzados, 3 recuperados y 1 touchdown. Esos números le valieron un nombramiento al Pro Bowl.

Por su parte ‘Tank’ Lawrence terminó aquella temporada 14.5 sacks (la segunda mayor cantidad de la liga), 4 fumbles y  1 pase desviado. Con ello le fue suficiente para ser nombrado al Pro Bowl.

Vale la pena recordar los Playoffs de la temporada 2014, específicamente la ronda de Wild Card, cuando los Cowboys enfrentaban a los Lions en casa. Con pocos minutos por jugar en el último cuarto la defensiva del equipo local provocó un fumble del quarterback contrario, Matthew Stafford, Lawrence tomó el balón e intentó correr sólo para volverlo a perder. De haber mantenido la posesión el partido habría quedado sellado a favor de los de casa. Unos minutos más tarde, Stafford amenazaba con remontar el marcador muy cerca del final y fue nuevamente el número 90 quien consiguió el sack-fumble y recuperó el balón para asegurar la victoria de su equipo.

Clowney aún no tiene un momento así de distintivo en su carrera, esto no quiere decir que haya sido un mal jugador, sino que le falta una jugada de gran impacto para cambiar el rumbo de un encuentro importante.

Situación contractual

Al haber sido una selección de primera ronda, el contrato colectivo permite que Jadeveon Clowney tenga un quinto año de contrato, por lo que los Texans decidieron en el pasado offseason que usarían dicha opción para darle otro año para comprobar su valía y determinar si quieren invertir en él lo que implicaría un segundo contrato.

Para el jugador ese quinto año significa un monto superior a los 12.3 millones de dólares de salario base para esta temporada.

El caso de DeMarcus Lawrence es diferente, ya que su contrato de novato fue por cuatro años, mismos que se cumplieron al finalizar la temporada 2017. Los Cowboys, al tener renovar el contrato de Zack Martin (su compañero de clase 2014), le ofrecieron a Lawrence la etiqueta de Jugador Franquicia.

Para ‘Tank’ esto sonó muy bien, ya que tras haber jugado cuatro años con un contrato de un poco más de 5 millones en total, el recibir más de 17 millones garantizados por sólo la temporada 2018 parece bastante conveniente.

Después de su temporada más redituable en 2018, en marzo ambos jugadores se convertirá en agentes libres y podrán negociar con los 32 equipos para asegurar la mejor oferta.

Este domingo por la noche veremos a ambos en el campo y tendremos un parámetro más para comparar sus carreras en el primer encuentro en el que los Texans enfrenten a Lawrence y los Cowboys a Clowney.

Comentarios