Los mejores momentos de la ceremonia del Salón de la Fama 2018

0

Esta noche la NFL se vistió de gala para rendir honor a la clase 2018 del Salón de la Fama, los nuevos inmortales del football profesional. Randy Moss, Ray Lewis, Brian Dawkins, Brian Urlacher, Bobby Beathard, Robert Brazile y Jerry Kramer, fueron las estrellas de esta tarde-noche en Canton, Ohio.

Sin la participación de Terrell Owens, quien prefirió ofrecer su discurso en la Universidad de Tennessee, estos fueron los mejores momentos del evento.

Jerry Kramer

Sesenta años después, con su chaqueta dorada puesta, Jerry Kramer explicó que nunca había oído hablar de Green Bay cuando fue seleccionado por los Packers en 1958.

Kramer, la identidad de la línea ofensiva y equipos especiales de los Packers en la era Lombardi, fue un ejemplo de dedicación, trabajo y perseverancia, sellos de su carrera para nunca perder la esperanza de ser parte del Salón de la Fama.

“Un gran negocio en la vida es una cuestión de elección”, dijo Kramer. “Para resumir todo: Una vez que el juego termina, las luces del estadio están apagadas, el estacionamiento está vacío, estás de vuelta en la tranquilidad de tu habitación, el anillo de campeonato reposa en tu hogar, lo único que queda es llevar una vida de calidad, excelencia y hacer de este mundo un lugar un poco mejor. Si quieres, puedes”.

Bobby Beathard

Fue inducido como contribuyente gracias a su inigualable gestión ejecutiva en diferentes franquicias como Chiefs, Falcons, Dolphins, Redskins y Chargers. Pero sin duda su función más importante fue en Washington, donde el proyecto que encabezó alcanzó dos títulos de Super Bowl, usando la estrategia de cambiar sus picks de primera ronda en el Draft. En total llegó a siete juegos por el trofeo Vince Lombardi como ejecutivo, ganando cuatro.

Beathard reconoció que aceptar el cargo como general manager de los Washington Redskins fue la mejor decisión de su carrera. También agradeció al head coach Joe Gibbs, por llevar a los Redskins a tres apariciones en el Super Bowl durante su gestión. El legado de Beathard parece insuperable.

Robert Brazile

Han pasado más de tres décadas desde que Brazile jugó en la NFL, pero la ferocidad y la pasión que lo convirtió cinco veces en All-Pro estuvo claramente demostrada en la exhibición al final de su discurso en la ceremonia del Salón de la Fama.

“Cuando llamaron a mi puerta todos mis sueños se hicieron realidad”, dijo Brazile. “¡Y después de todos estos años estoy en casa!”

Rodeado por su familia y sus compañeros de equipo de la época “Luv ya Blue”, Brazile agradeció a su familia, a todos los jugadores y entrenadores que ayudaron a hacer posible su largo viaje hasta Canton. El largo viaje de este miembro del equipo All-Decade de los setenta de la NFL al Salón de la Fama es una realidad.

Brian Urlacher

El gran linebacker y creador de toda una escuela en su posición, Brian Urlacher de los Chicago Bears, agradeció a sus compañeros de equipo, familiares y amigos por desempeñar un papel integral en su carrera en el football. También habló sobre cómo quiere que la gente recuerde su notable carrera.

“Este es mi momento que voy a heredar”, dijo Urlacher. “Como jugador solo quiero que me recuerden como un buen compañero de equipo, eso es todo. Quiero ser recordado como un tipo que haría cualquier cosa por sus compañeros de equipo y siempre ir más allá de uno mismo”.

“Siento que jugué de la manera correcta. Me divertí cada vez que salía al campo. Respeto tanto a los oponentes como a los compañeros y entrenadores. Puedo ser una de las personas más competitivas que conoces. Quiero ganar cada momento, cada juego, y aunque no fue posible ganar todo… realmente no se trataba de la conquista, se trataba del desafío. Cada momento, cada práctica, en todas partes; Me encanta competir. La competencia está en mi ADN “.

Randy Moss

Uno de los momentos más esperados de la noche fue cuando Randy Moss apareció para colgarse su chaqueta dorada y revelar su rostro para inmortalizar su dominante carrera en el football. Moss, uno de los grandes talentos de este deporte y quien jugara para Vikings, Patriots, Raiders, Titans y 49ers, agradeció a la franquicia que lo seleccionó en el Draft por darle la oportunidad de mostrar lo que podía hacer.

“Quiero agradecer a todos los verdaderos fanáticos de los Minnesota Vikings por ser capaces de seguir conmigo a pesar de todo, altibajos, carreteras llenas de baches. Esto es para nosotros”, dijo Moss, quien también predijo que el título de Super Bowl estará llegando a Minnesota muy pronto.

También agradeció a las organizaciones de Raiders, Titans y 49ers por la fe que tuvieron en él, así como al dueño de los Patriots, Robert Kraft, y la inspiración que Myra, la difunta esposa de Kraft, le brindó cuando llegó a New England. Pero mi momento favorito del discurso fue dirigido al head coach de los Patriots, Bill Belichick, quien estaba mirando fuera del escenario.

“Quiero agradecerte por ser un amigo cuando no siempre se trataba de football. Me enseñaste lo mucho que me gustaba el juego. Me desafiaste todos los días a salir y ser grandioso. Me desafiaste a ser grandioso. Y lamento que no lo hayamos traído a casa (el Vince Lombardi)”.

Brian Dawkins

No pierde la pasión y emoción que lo convirtieron en un imán durante su notable carrera de 16 años en la NFL. Con un vibrante “¡Aleluya!” Dawkins abrió su discurso en la ceremonia del Salón de la Fama enmedio del rugido de los fanáticos de los Eagles que lo animaron.

En un discurso profundamente emotivo, con fuertes y vibrantes aplausos, Dawkins dio las gracias enérgicamente a su familia, amigos, compañeros de equipo y fanáticos por proporcionar la columna vertebral inspiradora de su carrera. También habló sobre las batallas personales y cómo le ayudaron a ser más fuerte.

“Hay un propósito para mi dolor”, dijo Dawkins. “Sufrí depresión. Sufrí pensamientos suicidas. Y no sólo estaba sufriendo pensamientos suicidas, en realidad estaba planeando la forma en que me mataría para que mi esposa recibiera dinero. Pero lo que ese dolor hizo por mí se incrementó exponencialmente por la fe . He crecido a pasos agigantados debido a las cosas por las que he pasado”.

“Entonces, para aquellos que están pasando por las cosas en este momento, ¡hay esperanza! ¡Tienes esperanza! ¡Hay algo al otro lado de eso! ¡No te quedes donde estás! ¡Sigue moviéndote, sigue avanzando!”

Dawkins explicó cómo sus adversarios lo impulsaron a llegar al Salón de la Fama. “Me dieron aún más energía. Así que mis enemigos se convirtieron en mis impulsores. Me ayudaron, así que gracias. Gracias a todos los que dudaron de mí y me dijeron lo que no podía hacer”.

Ray Lewis

Y llegó el momento de la noche: Ray Lewis, el gran líder de los Baltimore Ravens, apareció en escena para ser inmortalizado en el Salón de la Fama, después de ser el rostro de su equipo por 17 años.

En un discurso de consagración, mismo que incluyó salir del molde detrás del micrófono, Lewis habló sobre las enormes adversidades que superó para jugar football. Y no podía faltar ​su famoso baile en el escenario con el excompañero de los Ravens, Jonathan Ogden. Lewis tocó temas políticos y sociales, y desafió a todos a vivir al máximo sus vidas.

“Podemos pasar de ser leyendas a construir un legado más grande que el football, ​​más grande que los deportes”, dijo Lewis. “Quiero que trabajemos juntos para realmente enfrentar estos desafíos y ver nuestros objetivos en lo que nos une”.

“¿Cómo podemos unirnos? La respuesta es simple. La respuesta es el amor. La esperanza, la fe y el amor”.

Lewis demostró el mismo nivel de pasión en el escenario que lo convirtió en dos veces Jugador Defensivo del Año y Jugador Más Valioso del Super Bowl en el 2000. El siete veces All-Pro imploró a la gente encontrar significado y propósito en sus vidas:

“Escucha, nuestra lápida tiene un día”, dijo Lewis. “Entre el día en que naces y mueres, hay una trayectoria intermedia, y ese guión define cuál es tu legado”.

Lewis dejó en claro que a pesar de que su carrera en el campo terminó, todavía está trabajando duro para hacer una diferencia en las vidas de los demás.

“Yo era un líder en el campo, ahora soy un líder en mi comunidad. Me he unido a un equipo nuevo y mi objetivo es claro con este equipo: elevar a mis hermanos y hermanas, inspirar a los líderes de la próxima generación. Para luchar por el amor, no por el dinero, ni la fama ni éxito, o por la cantidad de seguidores que tengo, sino para luchar por el amor. Mi madre me dijo una vez: ‘Gana en tu vida. Corre tu carrera, Ray. No te rindas. No te sientes. No te acuestes. Pero ponte de pie, sigue adelante y yo iré contigo'”.

¿Cuál fue tu momento favorito de la ceremonia? Espero tus comentarios.

Comentarios