Draft NFL 2018 – ¿Quién es Bradley Chubb?

0

Este es el análisis del que para muchos es el mejor pass rusher de la clase 2018 del Draft NFL, Bradley Chubb, defensive end de North Carolina State.

Bradley Chubb es uno de los prospectos más completos y preparados para el football profesional en la clase del NFL Draft 2018. Con una gran combinación de tamaño, técnica, inteligencia, disciplina y competitividad se ha ganado el interés de toda la liga y ser parte de la discusión de ser la primera selección global del Draft. Es una pared en contra de las carreras y un terror para los quarterbacks.

Datos generales de Bradley Chubb

Bradley Chubb – DE, North Carolina State.

  • Altura: 6’4”
  • Perso: 269 libras
  • Brazo: 34
  • Mano: 9 7/8
  • 40 yard dash: 4.65
  • Bench press: 24 reps
  • Vertical jump: 36
  • Broad jump: 121

Scouting Report

Este defensive end se colocó principalmente del lado derecho en el hombro externo del offensive tackle (o 5-technique) tomando una posición de cuatro puntos la mayoría de las veces en un frente base 4-3. Sin embargo, fue utilizado del lado izquierdo también, así como en tres y dos puntos. En 2014 como “freshman” llegó como linebacker y jugó únicamente como un jugador de equipos especiales. Para su segundo año, después de cambiarse de posición a DE, ya se había convertido en titular indiscutible y terminó como segundo del equipo en tacleadas (69), tackles for loss (12) y sacks (5.5). En su año de “junior”, fue honrado con portar el legendario número 9 de Mario Williams, elegido como capitán de la temporada, nombrado como el MVP defensivo de su equipo y consiguió 10.5 sacks. Con 22 tackles for loss terminó como el cuarto mejor a nivel nacional, segundo en la ACC y como líder de FBS al finalizar la temporada regular. En 2017 lideró la ACC en sacks y tackles for loss (segundo en la NCAA). Además fue nombrado el ACC Defensive Player of the Year, ganador del Bronko Nagursky Award y del Ted Hendricks Award, así como ser seleccionado Consensus All-America.

Fortalezas:

Fue coacheado para moverse de acuerdo con el movimiento del balón, lo que en un principio fue complicado de evaluar debido a que la línea defensiva de N.C. State destacó por su disciplina, y los cuatro frontales mostraron muy buen despegue.

  • A pesar del gran nivel de sus compañeros, Chubb se separa de ellos con un explosivo primer paso casi al mismo tiempo que el snap, que le permite ponerse en una situación inicial muy ventajosa con respecto a los linieros ofensivos; muestra tener mucha potencia en sus músculos grandes inferiores.
  • En contra del juego terrestre, hace uso de su ventaja inicial para hacer contacto con los rivales antes de que puedan tocarlo. Este primer contacto es brutal mostrando una muy buena fuerza funcional que se manifiesta en cada jugada por ser capaz de empujar hacia atrás a su rival ofensivo, además de tener la voluntad y la capacidad de enfrentarse a bloqueos dobles, manteniendo ocupados a los dos hombres ofensivos sin ceder ni un centímetro de terreno, dejando que sus compañeros se encarguen de hacer la jugada grande.
  • Una vez contactado al liniero ofensivo, es rápido e inteligente para “ganar el pecho” lo que le permite lograr tener el control de la jugada, separando a su contrincante con los ojos puestos en el balón. Además tiene un buen football IQ por lo que siempre mantiene la integridad de su hueco de responsabilidad; todo esto con sus hombros y cadera “cuadrados”, es decir, paralelos a la línea de scrimmage para no regalar ningún espacio.
  • No se da por vencido en ninguna jugada, y aunque el balón se mueva hacia el otro lado, realiza una buena persecución hasta que el silbato pita.
  • Cómo tacleador es bastante efectivo.
  • Su defensa en contra de la carrera es su fortaleza más grande, pero no hay duda de que también es muy bueno como “pass rusher”. Aprovechando su gran salida, utiliza su aceleración y velocidad sobresalientes para presionar al offensive tackle por fuera, provocando constantemente que los OT tengan que voltear sus hombros dejando dos áreas vulnerables para el defensivo.
  • Cuando el ofensivo es capaz de contactar a Bradley Chubb, éste muestra la fuerza y habilidad que tiene en sus brazos y manos para batear las extremidades del ofensivo sin perder mucha velocidad ni nada de equilibrio siguiendo su camino hacia el QB. Una vez que llega al punto más cercano de su objetivo, presume de su flexibilidad de tobillos y cadera, así como su balance para “doblar el borde o esquina”, bajando el hombro para extender sus brazos y contactar al quarterback.
  • En el juego  por pase, identifica con facilidad el “snap count” rival, así como las tendencias de los offensive tackles, aprovechando al máximo las debilidades de éstos, especialmente cuando dejan mucho espacio por su hueco interior.

Debilidades:

Encontrar sus debilidades fue una tarea muy complicada por la combinación de atribuciones físicas, conocimiento de football, disciplina y técnica que posee este prospecto. Sin embargo, cómo es de esperarse, tiene algunas áreas en las que debe trabajar para ser un mejor jugador a nivel NFL.

  • Necesita mejorar su entendimiento acerca de las jugadas terrestres con bloqueos de poder, en los que inicialmente queda desbloqueado, sólo para ser presa de un bloqueo de trampa o de un “lead block” por parte de algún fullback; esto, porque en unas cuantas ocasiones fue víctima de estos bloqueos provocando que quedara fuera de la jugada.
  • En el juego por aire, debe darse cuenta del potencial que tiene con el fin de que pueda aprovecharlo al máximo. A pesar de ser efectivo, es preciso que piense en un repertorio más amplio de planes para presionar al pasador así como mejorar la rapidez de sus extremidades superiores.
  • Su guion es muy predecible: intentará ganar con velocidad por fuera, “bateando” los brazos del rival para doblar la esquina; sin duda es efectivo y debe seguir ejecutándolo pero con alternativas.
  • Una vez que los linieros ofensivos logran pararlo, ya sea en el contacto inicial o en el tercer paso, metiéndole las manos en el pecho, Chubb no es capaz de desengancharse y desalojar a los rivales, mostrando una pobre capacidad de “counter-moves”. Además, pienso que con la gran fuerza que muestra (especialmente en el punto de ataque en jugadas terrestres) podría usarla con más frecuencia como una herramienta extra de peso en el “pass rush”.

Evaluación final de Bradley Chubb

Este prospecto es el sueño de cualquier coordinador defensivo de la NFL. Tiene el tamaño idóneo para jugar como defensive end en un frente base 4-3, combinado con una muy buena disciplina dentro del campo, inteligencia de football, fuerza funcional, rapidez en su salida, así como una tenacidad que no para en ningún momento. En el juego terrestre utiliza su gran fuerza e inteligencia para ganar la línea de scrimmage mientras mantiene su responsabilidad intacta. Como “pass rusher” es un jugador efectivo con mucho potencial. Necesita mejorar su repertorio para presionar al pasador, así como elevar su uso de brazos para poder ser más peligroso.

Proyección en el Draft NFL 2018

En su primer año como profesional, podría ser un titular indiscutible. Para el tercero, tiene el potencial para liderar la NFL en tackles for loss y ser uno de los mejores DE deteniendo la carrera, así como un “pass rusher” muy efectivo. Por el refinamiento de este jugador, estoy seguro que no durará más de seis selecciones de draft.

Partidos evaluados

2016: Vs. Notre Dame

2017: Vs. South Carolina, vs. Marshall, vs. FSU, vs. Notre Dame

Mejores jugadas de Bradley Chubb

Comentarios