Los quarterbacks suplentes en la historia del Super Bowl – Parte 1

Ser quarterback titular en la NFL es un asunto bastante complejo, no por nada dicen que es la posición más difícil en todos los deportes de conjunto. Si bien llegar al Super Bowl es toda una proeza como quarterback titular, lograrlo como suplente es una hazaña titánica.

En la antesala del juego más grande de la NFL, Primero y Diez trae para ti un repaso de la historia de los quarterbacks suplentes en el Super Bowl. Esta primera parte abarca de 1968 a 1990.

Aquí puedes leer la segunda parte, de 1999 a 2017.

Earl Morrall – Baltimore Colts – Super Bowl III

Durante la pretemporada de 1968 la gran estrella de la NFL y de los Colts, Johnny Unitas, sufrió una lesión que forzó su sustitución a manos de Morrall, quien tuvo una excelente campaña en que sólo perdió un juego de temporada regular. Luego de obtener el campeonato de la NFL frente a los Browns, sucumbió en el Super Bowl III para sorpresa de todo el mundo frente a los Jets, en aquel juego de la famosa promesa de Joe Namath. Morrall lanzó tres intercepciones antes de ser remplazado por Unitas, quien ya estaba sano, sin embargo el daño ya estaba hecho y los Jets se llevaron el Super Bowl, provocando la mayor sorpresa en la historia la liga hasta ese momento.

Craig Morton y Roger Staubach – Dallas Cowboys – Super Bowls V y VI

Tanto en la campaña de 1970 como en la de 1971 los Cowboys tuvieron controversia en la posición de QB. Primero Staubach perdió el puesto ante Morton durante la campaña y este llevó a los Cowboys al Super Bowl frente a los Colts –quienes curiosamente durante el juego perdieron a Unitas– y esta vez Earl Morrall se redimió frente a los Cowboys al tiempo que Morton lanzó tres intercepciones y los Cowboys perdieron por 16-13.

El siguiente año Morton abrió la campaña como titular, pero nuevamente sumergidos en la controversia, el coach Tom Landry esta vez se decantó por Staubach a media campaña y eventualmente ganó el Super Bowl VI frente a los Dolphins. El resto es historia.

Terry Bradshaw – Pittsburgh Steelers – Super Bowl IX

El ahora gran héroe para los aficionados de los Steelers estuvo a nada de convertirse en un bust viniendo de ser el primer pick global en el Draft de 1970. Bradshaw tuvo números muy pobres en sus primeras cuatro campañas y para 1974 Joe Gilliam había ganado el puesto como titular. Pese arrancar la temporada con marca de 4-1-1 el coach Chuck Noll consideró que su juego no estaba a la altura del equipo y optó por darle una última oportunidad a un Bradshaw que no la desaprovechó, ganando el Super Bowl IX y tres anillos más con el “equipo de acero”.

Vince Ferragamo – Los Angeles Rams – Super Bowl XIV

El quarterback titular de los Rams, Pat Haden, sufrió una lesión a media temporada que obligó al coach Ray Malavasi a emplear al desconocido Ferragamo. Los Rams estaban dando la sorpresa tras tres cuartos con una ventaja de 19-17 en el Super Bowl, sin embargo los Steelers resurgieron y marcaron 14 puntos sin respuesta, dejando a los Rams tendidos. Ferragamo tuvo una actuación muy discreta con una intercepción y cero pases de touchdown.

Jim Plunkett – Oakland Raiders – Super Bowl XV

Al igual que Bradshaw, Plunkett fue primer pick global en el Draft de 1971. Luego de su fracaso con los Patriots y su efímero paso con los 49ers, Plunkett era ya considerado bust y a lo mucho un pasador suplente. En 1978 llegó a los Raiders para ser suplente de Ken Stabler y en 1980 estaba programado para ser el backup de Dan Pastorini, recién llegado de los Oilers en intercambio por Ken Stabler. Luego de una lesión de Pastorini, el exPatriot, llevó a los Raiders de manera sorpresiva hasta el Super Bowl como equipo comodín, donde vencieron a los Philadelphia Eagles, para convertirse así en el primer QB de raíces latinas en ganar el Super Bowl.

Doug Williams – Washington Redskins – Super Bowl XII

En 1987 Jay Schroeder era el QB titular de los Redskins, pero las lesiones mermaron su desempeño y Williams tuvo que ser titular en dos juegos de temporada, los cuales perdió, y después alternó algunos juegos con Schroeder durante la campaña. Para los playoffs Williams fue designado por el coach Joe Gibbs como pasador titular, llevando a su equipo al Super Bowl y logrando una de las mejores actuaciones en la historia del juego, con cuatro anotaciones en la paliza que le propinaron a los Broncos por 42-10. Williams se convirtió así en el primer jugador afroamericano en ganar el Super Bowl.

Jeff Hostetler – New York Giants – Super Bowl XXV

Phil Simms era el amo y señor de New York, sin embargo en un duelo de temporada regular, precisamente ante los Bills, se lesionó el pie, por lo que el suplente Hostetler se adueñó de la posición de QB por el resto de la campaña. Los Bills se llevaron la victoria en aquel juego apenas por 17-13, pero la revancha llegó en el Super Bowl XXV. El plan maestro de Bill Belichick y la gran actuación de Hostetler propinaron una de las más grandes sorpresas del Super Bowl al vencer a los Bills 19-20, una historia muy similar al Super Bowl XLII, por cierto.

Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.


Publicaciones Relacionadas