Tazones Colegiales – Jugadores a seguir – 29 de diciembre

0

La temporada de tazones colegiales da comienzo y con ella el proceso de evaluación de prospectos rumbo al Draft NFL 2018, en muchos casos esta es la primera vez que los scouts ven jugar en persona a los prospectos. Por ello te dejamos los jugadores a seguir en los eventos más próximos.

Los que encontrarás en esta lista no son todos lo que se declararán como elegibles, son en realidad los que para este momento están en promedio dentro del top 100 de los big boards ya publicados o lucen, en el mejor de los casos, con una proyección de ser tomados en las primeras tres rondas.

Si no pueden ver en vivo los encuentros aquí en listados, pueden enfocarse en buscar videos del desempeño de los jugadores mencionados unos días después.

Viernes 29 de diciembre

Belk Bowl

Wake Forest vs. Texas A&M

 

Duke Ejiofor – DE, #53 Wake Forest

Un jugador que rápidamente podría convertirse en un pass rusher situacional en la NFL. Aunque carece de una gran explosión, con una buena variedad de movimientos en su arsenal, buen motor y gracias a su combinación de rapidez y fortaleza puede generar presión al QB rival.

Un prospecto sólido que podría ser seleccionado en el segundo día del Draft.

 

Christian Kirk – WR, #3 Texas A&M

Un jugador explosivo con la habilidad de generar jugadas grandes tanto en trayectorias profundas como intermedias y que corre buenas rutas. Su gran valor agregado es que es muy peligroso regresando patadas de kickoff y de despeje.

Fungió como capitán a la ofensiva y fue nombrado al Primer Equipo All-SEC como especialista en regresos de patada y Segundo Equipo como receptor.

Aunque es cierto que en ocasiones sufre de algunos drops que no deberían existir, su fortalezas compensan estos errores.

 

Hiunday Sun Bowl

NC State vs. Arizona St.

 

Bradley Chubb – DE, #9 NC State.

Uno de los jugadores más talentosos de toda la clase. La gran mayoría de los boards a estas alturas lo tienen, en el peor de los casos en el top 10 y en el mejor, en el top 5.

Es un verdadero monstruo en el extremo de la línea defensiva capaz de convertir velocidad en poder y jugar con actitud de rudeza. Es un defensivo dominante y que ha sido productivo en los pasados dos años en NC State. Sólo en el último año registró 73 tackleadas, 26 de ellas para pérdida, 10 sacks, tres fumbles forzados y dos pases desviados.

Aunque no es el clásico pass rusher que dobla la esquina con su flexibilidad, sí posee el resto de los atributos del defensive end prototipo en términos físicas y técnicos.

Un prospecto que se irá pronto en el día uno del Draft.

Ryan Finley – QB, 15# NC State.

Con características físicas propias de un QB de NFL, eso que lo scouts llaman “arm talent” y buenas decisiones en la bolsa de protección, en su segundo año consecutivo como titular jugó lo suficientemente bien para meterse a la conversación de los QBs de primera ronda.

Ha completado el 63.8% de sus pases (268 de 420) para 2 996 yardas con 16 TDs y cinco intercepciones.

En declaraciones recientes, aseguró que no había tomado la decisión de declararse elegible para el Draft todavía, lo cual sucedería una vez que terminara el Sun Bowl.

 

Jaylen Samuels – TE, #1 NC State.

Este hombre es toda una navaja suiza. Ha sido empleado como running back H-Back, wide receiver y tight end.

Esa versatilidad que podría parecer una cualidad para algunos, para otros es un defecto que lo deja sin una posición clara de cara a la NFL.

Lo que es cierto es que necesitará de un sistema ofensivo y un coordinador que sepa explotar sus cualidades al máximo.

Kalen Ballage – RB #7 Arizona St.

Un corredor físico, de estilo vertical que combina muy bien su peso y su habilidad atlética para hacer jugadas importantes. Con esta combinación de características parece cumplir con los requisitos para ser un jugador de NFL que aporte de manera constante.

Además, para muchos scouts, lo mejor de este jugador está todavía por venir, ya que su talento no está todavía del todo refinado y podría ser mucho más productivo de lo que hoy es.

 

Goodyear Cotton Bowl

USC vs. Ohio St.

 

Sam Darnold – QB #14 USC

De los nombres que hay que conocer en la clase 2018.

Darnold se separa del resto de los quarterbacks de la clase gracias a sus bien redondeadas habilidades para lanzar el balón en los tres niveles del campo, además de sus muy buenas cualidades intangibles. Con buena puntería, fuerza de brazo, visión, anticipación y toque para lanzar, es capaz de ejecutar pases de calibre de NFL sin problemas

Después de una temporada 2016 realmente espectacular, su más reciente temporada no fue tan buena mostrando algo de inconstancia al mezclar momentos de grandeza mezclados con otros que hacían a todos rascarse la cabeza. Esto trajo como consecuencia que algunos dijeran que se le estaba inflando de más al llamarlo un talento generacional, cuando claramente no es el caso.

Este último año, admitió que su problema estuvo en la seguridad en sí mismo, lo que lo llevó a tomar decisiones muy malas y a perder el balón en repetidas ocasiones, ya sea por fumble o intercepción. Necesita trabajar en su poma de decisiones, movimiento de ojos y sobre todo en su seguridad para alcanzar su potencial.

No obstante, se trata de un porspecto con gran potencial, posee cierta fiereza en su juego que lo hace muy atractivo y seguramente será seleccionado muy alto en el próximo Draft.

 

Ronald Jones II  – RB #25 USC

Al ver a este jugador es fácil ubicarlo como un corredor de tercer down, sin embargo hay más en su juego, ya que tanto gana gracias a su velocidad y agilidad por fuera de la línea como es efectivo gracias a su paciencia y poder en las piernas.

Una vez que se planta y define el hueco que va a atacar, explota y alcanza su máxima velocidad en un santiamén, a tal grado que sus compañeros le llaman “Texas Tesla” por ser originario de tal estado y ser un jugador eléctrico.

A lo largo de los 12 partidos de esta temporada acumuló un total de 1 486 yardas y 18 TDs, convirtiéndose en el primer corredor de USC con temporadas consecutivas de más de 1 000 yardas desde LenDale White en 2004 y 2005.

Sus características físicas le han traído comparaciones como Jamaal Charles, pero su estilo paciente de acarrear el balón puede parecer reminiscente de lo hecho por Arian Foster.

Ha declarado que no está seguro sobre si se declarará elegible para el Draft, pero una vez terminado el Cotton Bowl podremos esperar una decisión.

 

Deontay Burnett – WR #80 USC

Este jugador emergió esta temporada tras la salida de Juju Smith-Schuster como un verdadero monstruo hambriento por yardas después de la atrapada. Consiguió 74 atrapadas para 975 yardas y nueve TDs en la temporada.

Su físico delgado no le atraerá las mejores críticas de los scouts en ese ámbito, sin embargo esa carencia la contrarresta con rudeza para jugar en el centro del campo, manos seguras y un buen manejo de pies para hacer fallar a los defensivos mientras corre sus rutas o una vez que atrapó el balón.

 

Uchenna Nwosu – OLB #42 USC

Un jugador defensivo sólido en el extremo de la línea que puede causar impacto de múltiples formas; en USC ha sido utilizado como pass rusher, para defender la carrera o incluso botándose a cobertura de pase.

Es además un gran líder de la defensiva que en algún momento de su carrera se desempeñó como safety por lo que tiene buena velocidad, la cual combina con agilidad y variedad de movimientos para sortear bloqueadores y encontrar el balón.

 

Rasheem Green  – DT #94 USC

Un prospecto con características físicas de élite, talento crudo y la velocidad necesaria para causar impacto para su defensiva, sin embargo con mucho por desarrollar; en este momento es más un proyecto que un producto terminado.

Constantemente muestra la habilidad para defender la carrera y el pase, hay mucho de bueno en su juego, pero al estar tan poco terminado algunos equipos podrían huirle, sin embargo sus fallas no son nada que no pueda corregirse con un buen coacheo, lo cual lo convertiría en un excelente jugador gracias a sus características físicas.

 

Denzel Ward  – CB #12 Ohio St.

Parece ser el siguiente corner back de Ohio St. en ser seleccionado en la primera ronda siguiendo la línea de sus ex compañeros Marshon Lattimore y Gareon Conley, su experiencia de juego, inteligencia, habilidades técnicas y atléticas, así lo hacen suponer.

Durante la temporada hizo un muy buen trabajo limitando a los receptores rivales registrando 37 tackleadas con 15 pases defendidos y dos intercepciones, además de que tuvo un excelente partido en el campeonato Big 10.

Con buena velocidad, habilidad atlética, facilidad para encontrar el balón y buen manejo de pies para evitar separación de los receptores, se trata de un porspecto listo para la NFL que incluso podría convertirse en titular muy pronto.

 

Billy Price  – OG/C #54 Ohio St.

El indiscutido líder de la línea ofensiva del equipo. Price tiene el talento, técnica y habilidad para desempeñarse en cualquiera de las tres posiciones interiores de la línea ofensiva, una cualidad que los equipos de NFL aman en un prospecto.

Su mejor característica es la agresividad con la que juega, constantemente maltrata a sus oponentes y parece disfrutarlo. Es capaz de manejar por sí mismo a los nose tackles. Además es mejor atleta de lo que se le da crédito, lo cual demuestra al ejecutar bloqueos en el segundo nivel de la defensiva.

Dante Booker  – OLB #33 Ohio St.

Un jugador rápido fuerto y ágil, en la línea de otros que ha producido Ohio St. como Darron Lee y Ryan Shazier.

Con un físico de largas extremidades, muestra muy buen alcance para cubrir el campo y encontrar el balón.

Durante su estancia colegial registró un total de 62 tackleadas, seis para pérdida, dos sacks y una intercepción, teniendo su mejor temporada en 2017.

Actualmente se encuentra en protocolo de conmoción y podría no jugar el Cotton Bowl.

 

Tyquan Lewis  – DE #59 Ohio St.

Tiene el tamaño ideal para un defensive end y aun podría desarrollarlo un poco más en su favor. Es un buen atleta con excelente capacidad para cambiar de dirección fácilmente manteniendo el control de su cuerpo.

Tiene la habilidad para penetrar la línea de golpeo y ser disruptivo en el juego terrestre. Realiza buenas persecuciones y es capaz de alcanzar al corredor desde atrás.

Como pass rusher es capaz de usar tanto su velocidad como su fuerza. Cuando decido usar la velocidad para doblar la esquina muestra la flexibilidad necesaria para meterse debajo del tackle y llegar al QB.

El único problema que mucho se le señala es su reacción ante el centro para arrancar, ya que frecuentemente es el último liniero en reaccionar.

En 2016 fue nombrado el liniero defensivo del año en la conferencia Big 10.

 

Parris Campbell – WR #21 Ohio St.

Un arma ofensiva versátil. Un coordinador ofensivo en la NFL sacaría lo mejor de él si lo mueve por toda la formación e incluso lo alinea como corredor en ocasiones selectas para crear miss matches con linebackers tal como lo hacen los Panthers con Christian McCaffrey o los Bears con Tarik Cohen.

Tiene la velocidad y habilidad para aportar también en equipos especiales regresando patadas. En 2016 lideró el Big 10 en regresos de kickoff.

 

Dre’Mont Jones – DT #86 Ohio St.

Su físico le permite alinearse como defensive tackle y como defensive end para presionar al QB desde el extremo de la línea, esta versatilidad le dará puntos a favor ante los ojos de los scouts, ya que puede adecuarse a frontales pares o impares con una combinación de longitud en las extremidades, habilidad atlética y fuerza.

Su rapidez y uso de manos le causa problemas todo el tiempo a los linieros ofensivos. En ocasiones es indisciplinado con su asignación y tiende a ser demasiado agresivo ante una lectura, pero cuando acierta es una bestia.

 

Jamarco Jones – OT #74 Ohio St.

Cuenta con un grande y bien formado físico para la posición. Con brazos largos que le permiten mantenerse lejos de los defensivos, combina cualidades físicas con habilidad atlética por encima del promedio, lo que lo convierte en un prospecto sólido.

Tiene buen manejo de pies y usa buenos ángulos para empujar al defensivo fuera de la jugada en protección de pase. En el juego terrestre muestra la fortaleza necesaria para mover la línea y crear yardas positivas con una actitud agresiva.

Tiene algunos problemas en la técnica, pero con un buen coacheo podría ser un jugador muy sólido en el siguiente nivel.

 

Sam Hubbard  – DE #6 Ohio St.

El año pasado coqueteó con la idea de declararse elegible para el Draft y de haberlo hecho muy probablemente habría sido seleccionado alto, tal vez en la primera ronda. Este año parece que su selección será en dicho rango.

Es un jugador con la capacidad de alinearse en diferentes posiciones, lo que le da versatilidad para la frontal defensiva e incluso con habilidades para despeñarse como linebacker.

Como pass rusher, no hay duda de que puede llegar al QB. Tiene la fortaleza necesaria para luchar y ganar contra los bloqueadores y dar la vuelta a la equina, además de que tiene manos activas que usa en coordinación con los pies. Es capaz de vencer al tackle con velocidad o con fuerza.

A pesar de su versatilidad, tal vez su mejor opción sea estando como defensive end en una frontal 4-3 en vez de ser un outside linebacker en una 3-4.

A lo largo de su estancia en Ohio St. acumuló 112 tackleadas, 26.5 para pérdida, 14.5 sacks, 1 int y 3 pases desviados.

Comentarios