James Harrison, los Steelers y los Patriots

0

El sólo hablar de los Patriots pone bastante sensible a muchos de los fans de los Steelers. Ya sea por que Tom Brady tiene un récord de 8-2 en Temporada Regular y 3-0 en Playoffs. O por juegos polémicos como el de la semana 15. Los Pats ya están en la cabeza de los Steelers por que son su principal obstáculo rumbo al Super Bowl LII.

Por si no tuviéramos más de que hablar, ayer los Patriots contrataron a James Harrison, uno de los jugadores más emblemáticos de los Steelers en la última década, después de que Pittsburgh lo cortara. Y las reacciones de muchos fans han sido más que viscerales

¿A quién contrataron los Patriots?

A un linebacker que no ha logrado más de 10 sacks en una temporada desde el 2010. Harrison es especialista en presionar a los QB rivales, pero este año no pudo encontrar tiempo de juego ya que tanto Bud Dupree como T.J. Watt son jugadores más jóvenes y completos que él. Esta temporada sólo ha visto acción en cinco juegos y tuvo un sack en contra de los Chiefs. Fuera de eso su aportación ha sido nula.

Sin embargo los Patriots, y en especial Bill Belichick, no le ofrecieron un contrato a Harrison por eso. New England está planeando jugar con el factor psicológico de los Steelers en caso de un probable enfrentamiento contra Pittsburgh en la Final de Conferencia de la AFC. Harrison conoce a la perfección el esquema defensivo de Keith Butler, así como a sus ex compañeros de equipo. James Harrison como “espía” es mucho más valioso que como jugador y la verdad es que el linebacker estaba molesto por no tener tiempo de juego, así que nunca hay que subestimar la furia de un ex jugador en contra de su equipo. Probablemente veamos a Harrison en situaciones obvias de pase como un especialista más, aunque dudo que tenga un impacto fuera de la rivalidad contra los Steelers.

¿Por qué lo dejó en libertad Pittsburgh?

Este equipo simplemente creía que ya había dado todo lo que podía y que era mejor darle una oportunidad de encontrar otro equipo. Los Steelers sabían que era una posibilidad que los Patriots pudieran obtenerlo y aún así decidieron tomar ese riesgo. La ventaja es que Pittsburgh tiene tiempo extra para hacer ajustes en sus defensiva y cambiar los audibles. A lo mejor todo es parte de un plan maestro de Mike Tomin de “contrainteligencia” y tal vez James Harrison es un doble agente… o simplemente no.

Siendo sinceros, creo que los Steelers se dieron cuenta que era un jugador en el ocaso de su carrera y que tienen mejores opciones en la defensiva. Decidieron perder su liderazgo, sin embargo eso era lo único que aportaba para el equipo en esta temporada y sus comentarios sobre por qué no jugaba era más una distracción.

Es una decisión de negocios, como el resto de las que se toman en la NFL.

Al final, creo que los Patriots van a buscar obtener ventaja de cualquier forma y lo de Harrison me parece un movimiento natural. Ya se está hablando de eso, tiene un conocimiento de los Steelers en 2017 y la motivación para mostrar que “aún no está acabado”. Al final es otro golpe psicológico en contra de unos Steelers que sólo piensan en los Patriots y entre más distracciones tengan menos capacidad de ejecutar en los momentos clave tendrán.

Puede que James Harrison no juegue un solo snap en contra de los Steelers (o incluso con los Pats) y sin embargo el movimiento ya fue un éxito. Ha hecho el suficiente ruido y ha puesto aún más factores de por qué Pittsburgh no podría ganarle a los Patriots. Simplemente con eso New England gana.

Comentarios