Análisis de la semana 15 NFL 2017 – Cowboys vs. Raiders

El duelo de domingo por la noche cerró una muy intensa jornada de NFL con una victoria 20-17 de los Cowboys sobre los Raiders en un partido en el que hubo de todo; jugadas espectaculares, errores garrafales, entregas de balón, equipos especiales haciéndole honor a su nombre y hasta una hoja de papel doblada protagonizando un momento clave del encuentro.

El juego terminó cuando…

Fue necesario que transcurrieran 59:30 en el reloj de juego para que el partido por fin se definiera. EL QB de los Raiders, Derek Carr, escapó de la presión de DeMarcus Lawrence y extendió la jugada en tercer down y tres yardas por avanzar en zona de goal de su rival, compró tiempo buscando receptor hasta que decidió acarrear el balón él mismo buscando entrar a la zona de anotación para ponerse arriba en el marcador, que hasta ese momento los colocaba con tres puntos de desventaja.

Había espacio, parecía que lo iba a conseguir, pero se vio obligado a lanzarse desde la yarda 4 para alcanzar el pylon y cruzar la línea de goal debido a que el safety Jeff Heath realizó una excelente persecución y le cerró el paso. Mientras Carr estaba en el aire, completamente extendido y con el balón en la mano izquierda, recibió el golpe de Heath en la espalda, lo suficientemente fuerte como para obligar que el balón abandonara la mano del QB y rodara hacia adentro de la zona de anotación para después abandonar el campo por la línea lateral. El resultado fue un touchback para los Cowboys, lo que convertía en definitiva la ventaja de 20-17.

Análisis del Cowboys vs. Raiders

Equipos especiales

El partido tuvo jugadas que influyeron en el resultado ejecutadas por los equipos especiales; específicamente mencionaré tres de ellas.

Faltando sólo tres segundos para finalizar la primera mitad y con los Cowboys arriba 10-0 en el marcador, el pateador de los Raiders, Giorgio Tavecchio, falló un intento de field goal de 39 yardas, echando a perder así un drive de tres minutos muy bien ejecutado por su ofensiva. De conseguir esos 3 puntos se habrían ido al descanso abajo por 7 y a la espera de recibir el balón para abrir la segunda mitad.

La siguiente acción de juego que vimos fue cómo Cordarelle Patterson recibió el kickoff en su propia línea de goal y aceleró para dejar atrás a todo el mundo, anotando 6 puntos para su equipo. El problema fue que hubo un holding en su propia yarda 20 y los puntos fueron borrados del marcador, o por lo menos fueron retrasados, pues siete minutos después estarían volviéndolos a conseguir.

Lo interesante es que sin estos dos errores de los equipos especiales de los Raiders, habrían empatado el partido en cuestión de dos jugadas; en unos 20 segundos de tiempo de juego y con toda la segunda mitad por disputar, habrían emparejado las cosas, lo cual no sucedió sino hasta faltando cerca de 6 minutos en el tercer cuarto.

La tercera y última jugada vino con el partido empatado a 10 puntos con casi cinco minutos en el tercer cuarto. Hasta el momento había sido un encuentro con poca ofensiva y se necesitaba de una jugada especial para encender la llama. Fue así como en cuarta oportunidad y 11 yardas por avanzar, los Cowboys se disponían a despejar el balón desde su propia yarda 24. El pateador de despeje, Chris Jones, tomó el balón, fintó que iba a patear y escapó corriendo por la derecha de la línea ofensiva para avanzar un total de 24 yardas que le dio no sólo el primero y diez sino también una inyección de adrenalina a Dallas. Esa serie terminó en touchdown.

Ofensivas pulverizadas

20 o menos puntos por bando es el reflejo de dos equipos cuyos ataques simplemente nunca terminaron de cuajar. El QB de los Cowboys, Dak Prescott, superó apenas las 200 yardas lanzando y registró dos intercepciones sin touchdown, mientras que Carr lanzó para 171 yardas con dos TD.

El líder receptor de los Cowboys fue Dez Bryant, quien registró 59 yardas en dos atrapadas, de las cuales 40 vinieron sólo en una recepción. Por el otro lado, Seth Roberts lideró a los Raiders con 52 yardas. Lo más destacado en este departamento fue la actuación de Michael Crabtree, quien mostró manos seguras durante todo el partido, quemó en dos ocasiones al CB novato Chidobe Awuzie en la zona de anotación para marcar puntos, además de mostrar mucho colmillo en varias ocasiones para sacar la mejor parte ante jugadores jóvenes.

El juego terrestre fue también desangelado, Marshawn Lynch estubo bien a secas corriendo para 76 yardas en 16 acarreos y aunque por momentos lució como el jugador que estamos acostumbrados a ver arrollando defensivos, nunca rompió una jugada grande. Para los Cowboys la combinación de Alfred Morris y Rod Smith no alcanzó para rebasar lo hecho por Lynch; entre los dos sumaron 74 yardas en 23 acarreos.

En resumen, fuera del largo pase a Dez Bryant y un avance de más de 50 yardas en un castigo provocado por Crabtree, el partido careció de explosividad en todo momento.

Khalil Mack, una fuerza digna de reconocerse

Es un deleite ver jugar a este defensive end de los Raiders. En esta ocasión tenía frente a sí, por lo menos en gran parte de las oportunidades, a Tyron Smith, quien es considerado por muchos como el mejor tackle izquierdo de la liga. Eso no fue un impedimento para que consiguiera un par de sacks y su presencia fuera constante en el backfield.

El trabajo que realiza en conjunto con Bruce Irvin es realmente interesante. Llamó la atención la maniobra que realizaron en la segunda intercepción de Prescott donde ambos se alinean del lado izquierdo de la ofensiva con Mack ligeramente detrás de Irvin, al momento del centro Irvin ataca por fuera del tackle aparentando que Mack irá por dentro sólo para redirigirse e intercambiar la asignación. Este movimiento hace que Smith titubee por un instante, dándole el espacio suficiente a Mack para vencerlo por velocidad y llegar a golpear el brazo de Prescott.

El instrumento de medición más preciso

Un partido jugado a sólo unos kilómetros de Silicon Valley, lugar que alberga una industria que genera miles de millones de dólares al año y produce tecnología de punta, tuvo que utilizar una hoja de papel doblada para determinar si los Cowboys habían o no conseguido la distancia suficiente para un primero y diez. Una tarjeta que muchos usamos como apoyo para realizar una presentación, le dio un primero y diez clave a los Cowboys.

Por supuesto, los memes no se han hecho esperar – de hecho ya inundan Internet – y no es para menos, busquen en Google y verán. Al terminar el partido, en conferencia de prensa, el oficial declaró “No utilicé la tarjeta para tomar la decisión final. La decisión la tomé visualmente. La tarjeta fue sólo una confirmación de lo que había visto… el balón estaba tocando el tubo. Puse ahí la tarjeta y en cuanto lo tocó sólo fue una confirmación, pero la decisión fue tomada con base en mi vista desde arriba hacia abajo y el balón tocando el inicio del tubo.”

Con esa jugada en el último cuarto, los Cowboys mantuvieron el drive andando y consiguieron el field goal que los puso con la ventaja definitiva en el marcador. De no haberlo logrado habrían entregado el balón a los Raiders cerca del medio campo y la historia sería diferente.

Un dato que le pone un poco más de pimienta al asunto; el oficial que tomó esta decisión no es otro que Gene Steratore, el mismo que ofició aquel partido de Ronda Divisional en la temporada 2014 entre los Cowboys y los Packers cuando Dez Bryant atrapó/no atrapó un famoso pase que habría puesto a su equipo en gran posición para ganar el partido.

MVP y villano del partido

MVP– Jeff Heath – S –Dallas Cowboys

Este es el tipo de jugador que en situaciones comunes puede ser quemado con facilidad en cobertura, pero cuando su equipo necesita una jugada importante, siempre está en el lugar y momento indicado. Hoy una vez más realizó la jugada que se necesitaba al final del partido para mantener viva la temporada de los Cowboys.

Villano – Giorgio Tavecchio – K – Oakland Raiders

Un intento de field goal fallado de 39 yardas al final de la primera mitad fue la diferencia por la cual su equipo perdió el partido. Se siente casi forzado, pero si lo analizamos fríamente, es una jugada que está obligado a hacer, la distancia no es la gran cosa y tuvo contadas oportunidades a lo largo del encuentro, por lo que tendría que haber sacado el máximo provecho de ellas.

¿Qué sigue?

Dallas Cowboys

La espera ha terminado, sólo unas horas después de haberse alzado con la victoria que les permite mantener viva su esperanza de Playoffs, termina la suspensión de su RB estrella Ezekiel Elliott, quien estará de vuelta con su equipo para la semana de preparación que los llevará a un encuentro clave en contra de los Seattle Seahawks en el AT&T Stadium, quienes esta semana fueron apaleados a domicilio por los Rams.

Será de suma importancia para el equipo que el OT Tyron Smith pueda recuperarse de la lesión que hizo que abandonara el partido, ya que la frontal de Seattle es de una altísima calidad. De igual forma, el regreso de jugadores como CB Orlando Scandrick, DE David Irving y WR Brice Buttler será importante.

Oakland Raiders

Aunque es cierto que matemáticamente aun existen posibilidades de calificar a postemporada, las mismas disminuyen muchísimo tras esta derrota.

Completarán su calendario con dos visitas, primero a Philadelphia y luego a Los Angeles para enfrentar a los Chargers. Lo único que les queda es ganar ambos encuentros y sujetarse a una prácticamente interminable combinación de resultados para colarse a Playoffs.

La lesión de su OT Donald Penn será un tema a seguir, ya que es uno de sus hombres principales.

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.


Publicaciones Relacionadas