Foto: Archivo Primero y Diez / Getty Images

¿Estuvo bien el despido de Sashi Brown en Cleveland?

Jimmy Haslam, dueño de los Cleveland Browns, ha tomado la decisión de despedir a su General Manager, Sashi Brown, quien aparentemente no ha logrado en dos años construir un equipo competitivo, además de desperdiciar los picks para reclutar a Carson Wentz y Deshaun Watson. ¿Es realmente Sashi Brown el villano en la película?

La respuesta fácil es totalmente. Al final del día el famoso sistema Moneyball que Sashi Brown junto a Paul DePodesta introdujo a los Browns, fue responsable de haber pasado en Jared Goff, Carson Wentz, Dak Prescott y en este 2017 hicieron lo mismo con Mitchell Trubisky, Patrick Mahomes II y Deshaun Watson, nombres que al menos por ahora prometen como QB franquicia. Algo que los Browns, al menos los que regresaron en 1999, no han conocido nunca.

En su lugar, los Browns optaron por Cody Kessler y Deshone Kizer. Aquí la cosa se pone turbulenta, los reportes dicen que Brown y Hue Jackson nunca estuvieron de acuerdo en las decisiones de quarterbacks así que realmente no sabemos con certeza quién tiene la culpa en este tema.

Al menos en las conferencias de prensa, Hue Jackson tuvo mucha confianza, por ejemplo, con RGIII de quien en su momento se dijo que influyó para dejar pasar un QB en la primera ronda. Posteriormente el mismo Jackson dijo a los medios “confíen en mí con Kessler” y aunque no lo hizo mal como novato para 2017 fue totalmente borrado en favor de Brock Osweiler y el mismo Kevin Hogan. A este último, también Jackson también le tuvo la confianza suficiente para mandar a la banca al novato Kizer.

Quizá la gota que derramó el vaso fue la incapacidad de hacerse de los servicios tanto de Jimmy Garoppolo y A.J. McCarron en el conocido fiasco en la fecha límite de trades de esta misma temporada, donde el papeleo para el cambio por el jugador de los Bengals estaba hecho pero se les olvidó mandarlo a las oficinas de la NFL, por lo que expiró el tiempo y Cleveland una vez más hizo el ridículo.

Lo cierto es que la relación entre Hue Jackson y Sashi Brown parecía estar totalmente rota y aunque ambos tienen gran culpa en el peor registro en la historia para un equipo en dos años (1-27) me parece que Brown es menos culpable que Jackson.

Entre 2016 y 2017, al menos ocho juegos han perdido los Browns por tres puntos o menos. Si bien podemos apuntar a la falta de calidad en el roster lo cierto es que la falta de buen coacheo también es culpable de un record tan pobre. Regresando a la premisa principal por el despido de Brown sobre Wentz o Watson, lo cierto es que ni Tom Brady podría hacer de este equipo uno contendiente, por tanto sería muy ingenuo pensar que Wentz o Watson tendrían el mismo éxito del que gozan hasta el momento con el plantel actual de los Browns.

En lo personal, la gestión de Brown en cuanto al Draft ha sido positiva aunque no perfecta. A continuación enlisto los jugadores reclutados titulares con notable contribución al equipo del 2016 al 2017:

  • Corey Coleman WR
  • Emmanuel Ogbah DE
  • Carl Nassib DE
  • Shon Coleman RT
  • Cody Kessler QB
  • Joe Schobert MLB
  • Derrick Kindread S
  • Seth Devalve TE
  • Spencer Drago LT
  • Myles Garrett DE
  • Jabrill Peppers S
  • David Njoku TE
  • DeShone Kizer QB
  • Larry Ogunjobi DT
  • Caleb Brantley DT
  • Zane Gonzalez K

Son 16 jugadores que han tenido impacto positivo para el equipo, y aunque está claro que no han sido lo suficientemente buenos para ganar más de un juego, también habría que repartir culpa al coacheo “novato” de Hue Jackson. Ahí está la prueba con los Giants, un equipo que llegó a ser considerado contendiente para llegar al Super Bowl literalmente destruido por Ben McAdoo. Si bien Sashi Brown tiene gran responsabilidad de la situación actual de los Browns, Jackson es quien al final pone en el campo a sus jugadores y quien gana o pierde los juegos sobre la marcha.

Con un nuevo régimen en los altos mandos y cinco picks en el top-60, parece imposible que los Browns vuelvan a pasar de un quarterback dentro del top-10. Al final es una camada atractiva con Josh Rosen de UCLA, Sam Darnold USC, Josh Allen Wyoming, Lamar Jackson Louisville y Baker Mayfield de Oklahoma, lo que puede significar que próximo gran culpable sea DeShone Kizer.

Kizer al momento es el líder en intercepciones de la liga con 15, un porcentaje de pases completos de 52.5% (el más pobre de la NFL) y apenas 6 pases de anotación en 11 inicios como titular. Individualmente no hay mucho con qué defenderlo pero también es cierto que su mejor receptor, Corey Coleman, ha estado lesionado gran parte del año y apenas recientemente pudo jugar por primera vez junto a Josh Gordon. Esta pareja dará más confianza y ayudará a abrir el campo para el joven pasador.

Lo cierto es que no podemos juzgar a un quarterback por lo hecho en su primer año. De hecho, el record de más intercepciones para un novato fue impuesto en 1998 con 28 intercepciones: sí, el ahora Hall of Fame y para muchos el mejor mariscal de todos los tiempos, Peyton Manning. En aquel año ganó tres juegos y tuvo un porcentaje de 56.7% de pases completos.

Para no ir tan lejos apenas el año pasado Jared Goff era considerado por varios un bust luego de perder sus 7 juegos y terminar con la campaña con un porcentaje de 54.6% de pases completos y apenas 5 anotaciones por 7 intercepciones. Hoy dirige a los Rams en su lucha por los Playoffs gracias al buen coacheo de Sean McVay.

Kizer ha ido tomando confianza en el campo poco a poco, aunque es cierto que aun comete errores garrafales en la zona roja o por sostener mucho tiempo el balón y carece aún de un reloj interno que lo ponga en alerta de un eventual sack. Lo cierto es que se trata de un chico que el próximo 3 de enero cumple 22 años de edad y no ha sido puesto en la situación correcta por Hue Jackson para hacer de su ofensiva una más competitiva.

En conclusión, me parece que la decisión de Haslam ha sido incorrecta, creo que debió haber despedido a Hue Jackson también o mantener tanto a Sashi como a Jackson un año más. Al final, levantar un proyecto como el de los Browns no es cosa de un año o dos y los jóvenes jugadores que han llegado a la organización también necesitan ganar experiencia y crecer juntos, igual que Hue Jackson, quien claramente aun carece de capacidad como Head Coach.

Sashi Brown no fue el único culpable de la situación actual de los Browns, aunque así quedó ante el escarnio público tras su despido. El siguiente paso para Cleveland llegó inmediatamente con la contratación de John Dorsey como GM proveniente de los Chiefs. Dorsey es un hombre experimentado y con buen ojo en el Draf ante la gran oportunidad en el 2018 de aumentar un nombre más a la lista de mariscales titulares en Cleveland desde 1999.

  • Swine’s malediction

    serán peores estos browns que los bucs del 0-26?

Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.


Publicaciones Relacionadas