¿Quién es Leonard Fournette?

Una grata sorpresa ha sido el desempeño de los Jacksonville Jaguars esta temporada NFL 2017, el equipo se encuentra actualmente con marca de 6-3 y es un serio contendiente a ganar la AFC South. Si bien la defensiva es la que se lleva las palmas, el éxito ofensivo recae en el novato running back Leonard Fournette.

New Orleans es conocido por tres cosas a través del tiempo: algodón, jazz y football. La ciudad que vio nacer a Louis Armstrong y otros grandes de la música también ha sido un gran semillero del football; Archie Manning, Peyton Manning, Eli Manning, Reggie Wayne, Marshall Faulk, Aeneas Williams, Matt Forte, Tyrann Mathieu y ahora es el turno de Fournette.

Y aunque en este momento las cosas van de maravilla para él, la palabra tragedia no le es ajena, pues vivió en uno de los barrios más peligrosos de Estados Unidos durante su infancia. De hecho, su padre estuvo en la cárcel y es conocido del padre de Tyrann Mahieu, quien también pisó la cárcel por homicidio en segundo grado. No solo el crimen afectó la vida de Fournette, otro gran acontecimiento fue el huracán Katrina en 2005, el cual dejó en ruinas el estado de New Orleans y cobró la vida de muchas personas y conocidos de Fournette.

Afortunadamente, el ahora runnning back de los Jaguars hizo del football su disciplina y su salvoconducto para salir de los problemas que absorbieron a muchos chicos como él. Así, en St. Augustine High School inició su carrera poniendo su nombre desde el principio en lo más alto.

En su año Freshman de High School corrió para 2500 yardas y 30 anotaciones, actuación que le valió ser el primer Freshman en High School en tener una propuesta de reclutamiento por parte de LSU. En total, durante su estadía en St. Augustine, tuvo más de cinco mil yardas y 64 anotaciones por la vía terrestre.

Fournette fue considerado como el mejor recluta global por los scouts más prestigiados e hizo que los mejores programas colegiales se pelearan por el corredor, quien era visto como el talento de la generación, el nuevo Adrian Peterson. En total y sin exagerar, se reporta que recibió mas de cien ofertas universitarias, sin embargo, Alabama,Texas y LSU fueron los programas que le hicieron pensar seriamente su siguiente paso.

Finalmente, en el juego Under Armour All-America Game donde se reúne el mejor talento de High School, un símil al Senior Bowl, Fournette anunció su intención de quedarse en casa con LSU y ayudar al coach Les Miles a vencer a su némesis, el coach Nick Saban y el conjunto de Alabama.

Su llegada a LSU estuvo llena de enormes expectativas, sin embargo el equipo de Les Miles ha perdido protagonismo en los últimos años y Fournette no fue un catalizador suficiente para llevar al equipo al campeonato nacional durante su estadía en la Universidad. De hecho, sus números fueron bastante discretos, siendo sus primeras dos temporadas como Freshman y Sophomore donde realmente brilló con 1,034 yardas, 10 TD y un promedio de 5.5 yardas por acarreo y 1,953 yardas, 22 TD y un promedio de 6.4 yardas por acarreo respectivamente.

En su tercer año como Junior, Fournette tuvo que batallar con lesiones y sólo disputó siete encuentros, aunque de manera eficiente, con 843 yardas, 8 anotaciones y su mejor promedio con 6.5 yardas por acarreo. Fuera del campo el jugador también se convirtió en padre, con grandes complicaciones pues su hija Lyrics nació cinco semanas antes de lo esperado con el cordón umbilical atado al cuello.

Con una niña recién nacida y una lesión que podía poner en peligro su carrera, Fournette no lo pensó dos veces y se declaro elegible al Draft 2017 todavía con un año disponible en LSU. El proceso para el Draft fue lento, pues apenas realizó ejercicios para cuidar su salud y no dañar más sus bonos rumbo al sorteo. Los Jacksonville Jaguars de Tom Coughlin, el primer head coach de la franquicia y esta vez con un rol gerencial, optaron por reclutar al corredor con el cuarto pick global.

El inicio de Fournette con los Jaguars ha sido increíble para el novato y para el equipo, marcando un touchdown en cada uno de sus primeros cinco encuentros, ya sea por la via terrestre o por recepción como lo hizo ante los Jets en la semana 4. Fournette ha sido la pieza clave que buscaba Jacksonville para dar equilibrio a un equipo que sólo con el QB Blake Bortles no podrá llegar a ningún lado.

En una franquicia joven como ´esta es normal que haya muchos records al alcance de un buen jugador. Fournette, con apenas 9 juegos como profesional se encuentra ya en el top 15 de yardas por tierra en la historia de la franquicia con 699, aunque muy lejos aún de alcanzar a Fred Taylor, quien logró 11,695 yardas.

1,223 yardas es el record de la franquicia para un novato, el cual logró el mismo Taylor en 1998.  De seguir promediando 99.3 yardas por juego, Fournette podría terminar con 1,589 yardas e imponer record como novato, aunque estaría corto de las 1,606 yardas logradas por Maurice Jones Drew en 2011, record de la franquicia en yardas por tierra en una temporada.

Sea cual sea el caso, parece que el novato tiene un futuro muy prometedor y se ha encargado de revalorar la posición de corredor en la primera ronda, como lo han hecho Todd Gurley, Ezekiel Elliott y ahora Fournette en años consecutivos.

Los Jaguars tienen la suerte de su lado por el momento, la división tiene una carrera real en parte gracias a las lesiones de Andrew Luck, Marcus Mariota y el colapso de los Houston Texans, parece que por primera vez desde su creación en 2002 la AFC South tiene paridad y los Jaguars buscarán su primer título divisional en la historia gracias a su joven y talentosa defensiva y a las piernas de Fournette.

Fournette no se rindió de niño, ni lo hizo de joven. Ahora, entrando a su etapa adulta busca seguir en la misma línea, poniendo su nombre en lo más alto. ¿Cuantas yardas le deparan en su carrera? No lo sabemos, pero ahora tiene todo para convertirse en la próxima superestrella de la NFL y ¿por qué no? el próximo Adrian Peterson. O más.

Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.


Publicaciones Relacionadas