Foto: Archivo Primero y Diez / Getty Images

Los juicios de Clark Judge – Semana 7 NFL 2017

Por Clark Judge, traducción por José Andrés de Esesarte

¿ Se acabó todo para Carson Palmer en Arizona?

Fue en junio cuando Carson Palmer admitió que ya pensaba en el retiro, pero que tomaría una decisión al respecto hasta después de la temporada 2017. Bueno, tal vez esa decisión ya haya sido tomada.

El quarterback de los Cards se rompió el brazo izquierdo el domingo, dicha fractura podría terminar con su participación esta temporada. Realmente resulta difícil imaginar que regrese el siguiente año, no necesariamente porque tendrá 38 años, sino porque su equipo no está consiguiendo nada; de hecho, cuando Plamer contemplaba su futuro, parecía que sería la última y mejor oportunidad para Arizona con él en la posición de quarterback. Pero no más, ya no.

“Es un golpe muy duro,” dijo el receptor Larry Fitzgerald después de perder a Palmer.

Traducción: Los Cardinals están acabados, y si no lo creen ahí está la paliza de 33-0 en Londres. Los Cardinals se estancaron con Palmer y se estancaron peor sin él.

El mandato de Arizona en el offseason es claro: seleccionar un sucesor para Palmer en el Draft 2018. Si no se retira ahora, se retirará en un año, pero no puedo imaginar cómo o por qué regresaría.

First & 20

  1. Era ya demasiada desventaja para los locales. Esta semana en casa los equipos tuvieron récord de 9-5. Eso está más normal.
  2. Ahora sé por qué Cam Newton no fue a la conferencia de prensa la semana pasada. No tenía nada que decir.
  3. Cuando los Browns draftearon a DeShone Kizer, mucha gente dijo que no estaba listo para iniciar, por lo menos debía sentarse un año a aprender. Creo que estaban en lo correcto.
  4. Los Giants apestan, pero por lo menos han encontrado lo más cercano a Jeremy Shockey en el novato tight end Evan Engram.
  5. Hay que compadecerse del coach Chuck Pagano. Lo van a despedir y no por algo que él hizo, sino por lo que los de arriba no hicieron: darle a un jugador, además de Andrew Luck, con el cual pudiera ganar.
  6. Mientras más veo a Tennessee más me convenzo de que Jacksonville es la única amenaza que tiene Houston para defender su título de la AFC Sur.
  7. Discúlpenme, pero pueden ir tachando a Denver de su pronóstico de postemporada por la misma razón que lo tacharon el año pasado: quarterback. Los Broncos no han podido conseguir lo suficiente de la posición. Lo sé, los receptores han estado lesionados, la línea ofensiva es un desastre y no han conseguido lo suficiente del juego terrestre. Pero, en algún punto, Trevor Siemian debe hacer jugadas grandes… y no está sucediendo. De hecho, en los últimos 2 partidos tiene 1 touchdown, 3 intercepciones, 9 sacks y un total de 10 puntos. Nada bien.
  8. Sí, parece que Ben Roethlisberger todavía lo tiene, y también los Steelers. De hecho, yo diría que son el equipo más completo en la NFL.
  9. No hay mucho agrado por los Jets esta semana. No sólo dejaron ir una ventaja de 14 puntos en el último cuarto por primera vez desde 1995, sino que los castigaron 12 veces y perdieron por una incomprensiblemente estúpida intercepción de Josh McCown.
  10. ¿Qué tan malo es Indianapolis? Así de malo: Blake Bortles no había tenido un partido de 282 yardas en esta temporada (lo más que había tenido eran 244). Tuvo 282 el domingo en la primera mitad. Y esto con una ofensiva que no tuvo a su mejor jugador, el corredor novato Leonard Fournette.
  11. Sin Cliff Avril, no hay problema. Fue otra gran actuación de último cuarto de Seattle, que es más difícil de descifrar que Clayton Kershaw. Los Seahawks han permitido un total de nueve puntos en el último cuarto en toda la temporada.
  12. Una pregunta, ¿A quién le iban los fans de football en St. Louis, a los Rams o a los Cards?
  13. En Miami, los fans de los Dolphins están emocionados de nuevo, y es por esto: en las últimas dos semanas han logrado venir de atrás 17 puntos en Atlanta y 14 puntos contra los Jets. Además, han ganado nueve de sus últimos 11 partidos en casa, su mejor récord desde que ganaron 11 de 12 en 2002. No, todavía no los veo a gran nivel, pero es un inicio.
  14. Nunca, nunca hay que subestimar a Chicago en casa. Los Bears le ganaron a Pittsburgh y Carolina ahí, pudieron haber vencido a Minnesota y debieron vencer a Atlanta. Razón: la defensa. Han permitido un promedio de 15.8 puntos por partido en el Soldier Field y 29.3 fuera de casa.
  15. ¿Cómo se gana sin un QB? Pregúntenle a Chicago. El novato Mitch Trubisky completó 4 de 7 pases, consiguió 5 primeros y dieces y un gol de campo, aun así, le ganaron a Carolina. Pero eso pasa cuando tu mejor ofensiva es la defensiva.
  16. Baltimore es tan bueno como su defensa, y esta unidad que logró 10 entregas en las primeras dos semanas, las dos victorias, tiene sólo 3 en los cinco partidos desde ello.
  17. Sin Aaron Rodgers, los que más pierden en Green Bay son los receptores Jordy Nelson y Davante Adams. Se combinaron para 25 yardas en tres recepciones. 19 menos de las que tuvo Hundley por tierra. Acostúmbrate, Green Bay.
  18. “Lo único que puedo decir es que no nos den por muertos,”dijo Hundley después del juego. Muy tarde, ya lo hice.
  19. No, no es un error, New Orleans… sí, New Orleans, está solo en la cima del Sur de la NFC, y no sólo por Drew Brees, sino también por esa defensa que ha permitido 17 puntos o menos en sus últimos cuatro partidos, puras victorias.
  20. Garantizado, no es sólo la NFL la que quiere que la audiencia de Elliott sea movida al 30 de octubre, son también los Redskins que juegan contra Dallas el siguiente domingo 29 de octubre.

Lo mejor del domingo

El mejor momento del domingo no ocurrió en un partido. Sucedió en el medio tiempo del 49ers vs Dallas, en Santa Clara, donde San Francisco rindió honores a su exreceptor Dwight Clark, quien padece de Esclerosis Lateral Amiotrófica. Por petición de Clark, los 49ers trajeron a 37 de su compañeros que ganaron el Super Bowl en 1981, incluyendo al quarterback del Salón de la Fama, Joe Montana y le rindieron tributo al hombre detrás de “The Catch”, recordando una década de Super Bowls en San Francisco.

“Sólo quería ver a mis compañeros una vez más,” dijo Clark. No fue tan alejado al tributo que se le brindó en octubre de 1999 al excoach de la línea ofensiva, Bobb McKittrick, que tenía cáncer en aquel entonces, misma enfermedad que le quitó la vida tiempo después. Ambos eventos fueron muy emotivos, pero éste, éste fue muy difícil. Hay muy pocos fans que no saben o conocen “The Catch” o existe quien creció queriendo ser Dwight Clark por aquel momento de brillantez.

Conozco a Dwight, lo cubrí, me encantó estar cerca de él y pienso en él todos los días. Les doy las gracias, San Francisco, por recordarnos cuánto significa para nosotros y para el football profesional. “Necesito sus oraciones y sus pensamientos,” dijo Clark a la gente el domingo. Tendrá ambas, SIEMPRE.

Ganadores

El Coordinador Defensivo de New England, Matt Patricia. Hubo un cambio, ninguna pregunta inició con un… “Así que, Matt, ¿qué tan preocupado estás por tu defensa?”

El DE de Minnesota, Everson Griffen. Es la séptima semana que consigue un sack. De hecho, tuvo dos el domingo.

El safety de Chicago, Eddie Jackson. Regresó un fumble para anotación de 75 yardas. Regresó una intercepción para anotación de 76 yardas. Para acabar pronto, él fue la ofensiva de Chicago. Es el primer jugador defensivo en regresar un fumble y una intercepción para anotación en el mismo partido, y ambas de 75 o más yardas.

El WR de Atlanta, Julio Jones. Sí, perdió, pero anotó su primer touchdown y contando para el mejor receptor de Atlanta.

La defensa de los Steelers. Miren lo que sucedió en la segunda mitad. En seis series ofensivas Cincinnati consiguió un primero y diez y 19 yardas, 2 intercepciones y 4 sacks, además de ningún punto. Combinen esa ofensiva con Roethlisberger, Antonio Brown y Le’Veon Bell y tienen un contendiente al Super Bowl.

El RB de Buffalo, LeSean McCoy. No había tenido un solo TD en cinco partidos, tuvo dos el domingo.

El RB de Green Bay, Aaron Jones. Parece que eso lo asegura, Jones es titular en Green Bay, no Ty Montgomery.

El K de Tennessee, Ryan Succop. No sólo consiguió el FG de la victoria en tiempo extra, sino que es su séptimo gol de campo ganador y no ha fallado uno sólo dentro de 50 en 55 intentos consecutivos. “El tipo es dinero,” dijo Mariota. Estoy de acuerdo.

El QB de Miami, Matt Moore. Los críticos de Culter querían que jugara y les concedió el deseo. Moore respondió con una victoria desde atrás e iniciará contra Baltimore el jueves.

El WR de Dallas, Dez Bryant. Está empatado con el miembro del Salón de la Fama Bob Hayes con más recepciones en la historia de Dallas con 71.

 Perdedores

El OT de Cleveland, Joe Thomas. Salió del campo con una lesión de tríceps después de 10 363 jugadas consecutivas, un récord que jamás será roto. Ahora la siguiente pregunta: ¿iniciará el próximo juego?

El QB de Arizona, Carson Palmer. Con el tiempo de su carrera agotándose, se le agotó el tiempo esta temporada. Díganle adiós a los Cardinals.

EL QB de Miami, Jay Cutler. Lo siento Jay, pero ese puesto ya se cubrió.

El LB de Cincinnati, Vontaze Burfict. Otro día, otro incidente. Ahora fue por patear al FB de los Steelers, Roosevelt Nix, en la cabeza. “Ese tipo tiene que irse,” lamentó el corredor de los Steelers Le’Veon Bell. De acuerdo. Otra suspensión de tres juegos por un incidente en la pretemporada no le dejó la menor lección. Ni la suspensión por múltiples violaciones a las reglas de seguridad de jugadores. Es tiempo de darse cuenta de que Burfict y sentido común no van de la mano. El tipo se tiene que ir.

El K de Dallas, Dan Bailey. Fuera con una lesión en la ingle, y sí, es un gran problema para un pateador, especialmente este pateador.

El RB de Arizona, Adrian Peterson. Hace una semana se llevó la lotería, ahora vio su suerte, Palmer se fue y Peterson viene de un juego de 21 yardas por tierra. Los Cards están fritos.

La defensa contra el pase de Carolina. Es el sexto partido consecutivo que los Panthers no logran una intercepción (récord de franquicia). Concedido, Mitch Trubisky no les dio grandes oportunidades. Lanzó siete veces…

Sí, Atlanta, hay resaca de Super Bowl

Cuando se le preguntó a los Falcons si creían en la resaca del Super Bowl o en las maldiciones, ellos negaron que existiera tal cosa, pero dijeron que estarían preparados para lidiar con ello, con Matt Ryan diciendo a TOF Network este verano que iba a ser difícil, pero eso lo haría tan grandioso. Pues por lo menos estaba medio bien.

El reto es muy, muy difícil. Pero ¿grandioso? Su derrota de 23-7 contra New England fue la tercera consecutiva para los Falcons, algo que no sucedió la temporada pasada y fue la quinta vez que no lograron anotar más de 23 puntos, algo que lograron 13 veces en 2016 además de sus 540 puntos. Atlanta promedió 33.8 puntos por partido el año anterior. Ahora tienen 31 en sus últimos tres partidos, todos fueron derrotas. Así que no me digan que no hay tal maldición del Super Bowl, Atlanta lo está experimentando, ahora la pregunta es: ¿cómo se cura? El reto, Matt Ryan, se volvió mucho más complicado.

 Calificaciones del domingo

A

Sacksonville. Si, los Jags están de vuelta en sacks, y ahora Jacoby Brissett sufrió 10 esta semana, empujándolos a ser líderes en sacks con 33 en la temporada. A este ritmo, los Jags van a romper un récord de la NFL con 75 y tal vez vayan a la postemporada por primera vez desde 2007.

La defensa de Chicago. Los Bears se empiezan a ver como los Midway Monsters de nuevo, con 5 sacks y 4 entregas forzadas, dos de ellas regresadas a touchdown.

El RB de los Rams, Todd Gurley. Tal vez sea el mejor corredor de la NFL el día de hoy. Es la versión de Marshall Faulk de esta década. Gurley consiguió 154 yardas en la ofensiva anotando por octava vez este año convirtiendo a los Rams en la segunda cosa más agradable de ver después de los ocasos del muelle de la playa de Manhattan.

El RB de Pittsburgh, Le’Veon Bell. Había una vez, y no hace mucho tiempo, en que un fan de los Steelers que se preguntaba qué sucedía entre él y los Steelers. Ya no más, Bell produjo 191 yardas de ofensiva y tuvo 38 toques, incluyendo 35 acarreos, y fue prácticamente imparable mientras Pittsburgh conseguía otra victoria divisional.

El K de Minnesota, Kai Forbath. Tuvo seis goles de campo incluyendo dos de más de 50 yardas, se quedó a uno del récord de franquicia. Con esa defensa y Kai Forbath, los Vikings están en solitario como líderes de su división.

El QB de New England, Tom Brady. Casi nueve meses después, Altanta sigue sin saber cómo manejarlo. Brady fue Tom Terrific otra vez el domingo, fallando sólo 8 de 29 pases y 2 touchdowns más en una extraordinaria victoria en casa. Eso lo pone 64 de 91 contra Atlanta este año calendario con 715 yardas, 4 TD una intercepción y el mejor regreso en la historia del Super Bowl.

B

El QB de los Chargers, Philip Rivers. No fue un gran momento, sólo otra sólida actuación de un gran jugador. Dos TD sin intercepciones y los Chargers consiguieron su tercera victoria consecutiva. No miren ahora, pero la franquicia que L.A. no quería está a dos victorias de liderar su división.

C

El QB de los N.Y. Jets, Josh McCown. Concedido, lanzó 3 TD e iba por otro, pero… ¿Por qué lanzar ese pase Josh, por qué?

El QB de San Francisco, C.J. Beathard. El pobre hombre fue tratado como una piñata en la primera mitad y aun así logró anotar un touchdown en el partido. No, no creo que sea el futuro del equipo, pero ganó puntos por fortaleza.

D

El QB de Carolina, Cam Newton. En sus últimos seis cuartos, sólo tiene 1 pase de touchdown, 4 intercepciones y 2 derrotas, o nada de qué hablar.

El WR de Cincinnati, A.J. Green. ¿Dónde estaba? El más importante desde que Bill Lazor tomó el puesto de coordinador ofensivo apenas logró 3 recepciones y 41 yardas.

E

El coordinador ofensivo de Baltimore, Marty Mornhinweg. ¿Juego aéreo? ¿cuál juego aéreo?

El DL de Atlanta, Adrian Clayborn. Cometió un castigo infame contra el quarterback que borró una intercepción de Tom Brady y se convirtió en TD de New England. Hace una semana, Grady Jarrett hizo lo mismo con Jay Cutler; hay que jugar con más inteligencia, muchachos.

F

El HC de Indianapolis, Chuck Pagano. Empieza la cuenta regresiva. Pagano será el primer coach cesado porque eso pasa cuando pierdes tres partidos seguidos por 27 o más puntos.

El CB de los Jets, Buster Skrine. Fue víctima de los pases de touchdown del último cuarto y cometió tres castigos mientras que los Jets se autodestruyeron dejando ir una ventaja de 14 puntos, pero eso no fue todo, permitió un pase que puso la mesa para el primer TD de Miami y cometió interferencia en el segundo. Para que entiendan: hizo todo lo que pudo para que ganara Miami.

El HC de Cleveland, Hue Jackson. Su pobre manejo de quarterbacks es alarmante. Ahora ha ido de DeShone Kizer a Kevin Hogan… de nuevo con Kizer y ahora con Cody Kessler. Disculpen, pero esa no es manera de inspirar confianza en el jugador con la posición más importante de equipo; elige a alguien, Hue, y apóyalo.

Hall of Famer

El RB de Dallas, Ezekiel Elliott. Viene del Bye y produce su segundo juego de 200 yardas y con 3 TD, con dos por tierra y otro con un pase corto que se convirtió en 72 yardas y la anotación. Miras un juego como este y entiendes por qué Jerry Jones no quiere que se una a Marshawn Lynch en las gradas.

Hall of Shamer

El coordinador ofensivo de Atlanta, Steve Sarkisian. Los Falcons no anotaron en la segunda mitad la semana pasada y no anotan en los primeros tres cuartos esta semana, contra los Pats, equipo que no había permitido menos de 300 yardas a ninguno de los QB que había enfrentado.

Hagan la cuenta, son cinco cuartos y medio sin anotaciones del equipo que más lo hizo el año pasado y tuvo al MVP. Terrible. Las jugadas mandadas son realmente patéticas, cuando los Falcons perdían por 20 y llegaron a la yarda 1 de New England: en tercera y gol manda un pase rolado, incompleto; en cuarta y gol manda una reversible con Taylor Gabriel. DALE EL MALDITO BALÓN A DEVONTA FREEMAN.

Talk of Fame Network

Talk of Fame Network es un programa de radio y una página de internet que tienen como objetivo hablar sobre el Salón de la Fama de la NFL. Sus integrantes son Ron Borges, Clark Judge y Rick Gosselin, quienes tienen en conjunto más de 100 Super Bowls de experiencia y forman parte del comité del Hall of Fame (este año Ron Borges presentó el caso de Ken Stabler). Realmente les recomiendo escuchar su podcast y visitar constantemente su página. El contenido es espectacular.


Publicaciones Relacionadas