Análisis Semana 7 NFL 2017 – Broncos vs Chargers

Pasaron 23 años para que el equipo de Denver regresara a Los Angeles para un juego de temporada regular y 25 para que volvieran a ser blanqueados. Hoy Broncos vs Chargers fue un partido de un solo lado con actuaciones pobres de las ofensivas, aunque los locales encontraron la forma de hacer un par de anotaciones ayudados de sus equipos especiales. El marcador finalizó 21-0.

El juego terminó cuando…

Desde el juego ante Dallas los Broncos no han podido anotar más de un touchdown ofensivo por encuentro, tomando eso en cuenta la situación se puso muy complicada cuando los Chargers lograron anotar por segunda ocasión y poner el marcador 14-0 a la mitad del segundo cuarto. La ofensiva de Denver tuvo muchos problemas para avanzar el balón y cuando lograban rebasar el medio campo cometían errores para echar todo por la borda. Ahí el juego estaba decidido.

Análisis del Broncos vs Chargers

Los equipos especiales de los Chargers fueron la clave

Para empezar, los primeros siete puntos de los locales fueron gracias a un regreso de patada de Travis Benjamin, donde lograron realizar buenos bloqueos para dejar el centro del terreno de juego libre para que el wide receiver de los Chargers lograra llegar a la zona de anotación.

También fueron clave las veces en las que dejaron a la ofensiva de los Broncos en situación complicada, al comenzar incluso en su propia yarda 1. Drew Kaser tuvo tres despejes que dejaron al rival dentro de la yarda 20 y una patada de 69 yardas de distancia.

Momento de pensar en el Plan B en Denver

Ha sido muy triste el accionar de la ofensiva de los Broncos en sus últimos encuentros y uno de los mayores responsables es el QB Trevor Siemian. Aunque es una realidad que en esta ocasión tuvieron bajas sensibles en la línea ofensiva y en el cuerpo de receptores, me parece que el quarterback de séptima ronda de Denver no ha tenido las herramientas suficientes para ejecutar de mejor forma.

Cualquier justificación que se le de a este jugador por lo mal que protege la línea ofensiva, por los pases que le dejan caer sus wide receivers o por lo mal que están jugando C.J. Anderson y Jamaal Charles en el juego terrestre, no rebasa su incapacidad para leer defensivas y ajustar antes de que comience la jugada. Le he visto en muchas ocasiones forzar los pases cuando los defensivos están pegados a sus receptores, le he visto falta de concentración al hacer engaños de acarreo y las decisiones que toma vienen a terminar con la continuidad de las series ofensivas.

Se nota que cuenta con un limitado playbook y conociendo a Mike McCoy, su coordinador ofensivo, debe de ser por su incapacidad de ejecutar jugadas más complejas.

Me parece que se avecinan fuertes cambios en la ofensiva de este equipo.

Philip Rivers ganó con lo mínimo

La ofensiva de los Chargers tampoco fue lo más efectiva pero se entiende por el nivel de la defensiva de los Broncos. Fallaron en conseguir el primer touchdown del juego cuando recuperaron el balón suelto de A.J. Derby y estando en la yarda 1 de Denver no lograron anotar en cuatro jugadas por tierra.

Lo que les salió bien fue copiar un poco el plan de juego de los Giants, quienes usando a sus tight ends lograron hacer daño a la defensiva de Broncos. Esta ocasión el líder en yardas por recepción fue Hunter Henry con 73 y Philip Rivers encontró la forma de hacerle llegar el balón con el poco tiempo que en ocasiones tenía dentro de la bolsa de protección.

El quarterback de los Chargers tuvo un día complicado pero su experiencia ayudó a su equipo. Consiguió dos anotaciones por pase y lo mejor para él fue que no lanzó intercepciones, algo complicado de lograr ante la defensiva de Denver.

La defensiva de los Broncos no puede hacer todo

Hace un par de años la defensiva de Denver lograba colaborar con puntos para rescatar el mal trabajo de la ofensiva. Este año no está siendo el caso.

La realidad es que la unidad encabezada por Joe Woods hace un trabajo impecable en muchas ocasiones pero pasa demasiado tiempo en el campo y tarde o temprano les llega el cansancio. Como en la última anotación del equipo de Los Angeles donde se vio que Chris Harris no pudo seguirle el paso al velocista Benjamin, quien cruzó todo lo ancho del terreno para conseguir el touchdown.

Este tipo de diferencia entre el nivel ofensivo y defensivo puede ocasionar división en el vestidor. Vance Joseph debe saber manejar la situación porque su equipo se encuentra en niveles diferentes dentro del terreno de juego.

El MVP y el villano del juego

MVP – Travis Benjamin, WR – Chargers

Este wide receiver de Los Angeles consiguió abrir el marcador del juego con un regreso de patada de despeje en el primer cuarto y fue el encargado de anotar los últimos puntos en una recepción de 42 yardas en el último cuarto. Su velocidad y habilidad fueron clave para conseguir hacer daño en equipos especiales y a la ofensiva.

Villano – Trevor Siemian, QB – Broncos

El quarterback de los Broncos una vez más fue incapaz de armar series ofensivas sostenidas y por primera vez en 25 años su equipo no pudo anotar un punto al rival. En dos ocasiones entregó el balón al rival y tuvo decisiones horribles que culminaron en una triste efectividad en terceras oportunidades.

Es un hecho que su puesto está en riesgo y creo que en estos días tendremos noticias al respecto.

¿Qué sigue?

Broncos

Su siguiente juego aumenta en dificultad, vuelve a enfrentar un rival divisional y esta vez será en el estadio Arrow Head frente a los Chiefs. Ambos vienen de perder dos juegos pero Kansas City se ve más completo y con mejor ofensiva. El año pasado Denver no les pudo ganar en ambos enfrentamientos de temporada regular por lo que el panorama no es nada alentador para los Broncos.

Chargers

Ahora viajarán a Foxborough para enfrentar a los Patriots, quienes se vieron mucho mejor ante Falcons. Sobre todo su defensiva que permitió un touchdown al final del encuentro del pasado domingo por la noche. Los de Los Angeles lucen como víctimas en este encuentro, pero en esta liga competitiva cualquier cosa puede pasar.

Jorge Tinajero

Socio fundador de Primero y Diez donde opera las entrañas del sitio además de hacer valiosas aportaciones de contenidos hablados y escritos. Aficionado a los Denver Broncos gracias a las épocas de John Elway que sembraron en él la idea de no claudicar a pesar de lo adversas que puedan parecer las circunstancias.