Foto: Archivo Primero y Diez / Getty Images

¿Quién es Jared Goff?

¿Quién es Jared Goff?

Los Angeles Rams son ya una de las gratas sorpresas en el primer cuarto de la temporada NFL 2017. Un equipo joven, dinámico y sobre todo sólido ha sorprendido a todos como líder de su división. Gran parte de su éxito se debe al recluta numero 1 global del Draft 2016: Jared Goff

Próximo a cumplir 23 años, Jared nació el 14 octubre de 1994, Jared nació en Novato, California. Hijo de Jerry Goff, un discreto beisbolista que tuvo la oportunidad de jugar en la MLB con los Montreal Expos, Pittsburgh Pirates y Houston Astros.

Goff padre se desempeñaba como cátcher, por lo que, seguramente, una de las primeras habilidades de Jared fue la de lanzar la pelota hasta convertirse en parte primordial del desarrollo atlético del ahora quarterback de los Rams. El trabajo duro y la responsabilidad fueron valores clave para Jerry, quien se describe a sí mismo como un jugador decente pero que gracias a dichos valores logró que se le abrieran las puertas de las Grandes Ligas.

Bajo estas premisas, Jared se inscribió al Marin Catholic High School, mismo colegio que viera caminar entre sus pasillos al histórico QB de los Chargers, Dan Fouts. Ahí, Goff lanzó para 7 686 yardas, 93 TD, 18 Intercepciones y 62.2% de pases completos.

Sus números le valieron una buena reputación como QB de estilo profesional rumbo al football colegial, sin embargo muy pocos equipos voltearon a verlo. Entre ellos estuvieron las universidades de Fresno State, Washington State, Boise State y California. Jared optó por quedarse en casa y se enroló en California, donde se convirtió en el primer freshman en iniciar para los Golden Bears desde la Segunda Guerra Mundial.

En California los resultados fueron encontrados para Goff: por un lado presentó un desarrollo individual importante rumbo al profesionalismo pero los logros colectivos no fueron los mejores, considerando que la Universidad de California no está entre la élite del football colegial.

Rumbo al Draft 2016, Jared Goff fue considerado el mejor quarterback de la camada y un digno representante para el primer pick global, sin embargo tuvo que sostenerse con las uñas a esta posición pues otros pasadores como Carson Wentz o Paxton Lynch amenazaban con quitarle la distinción.

Sin embargo, su puntería, presencia en el bolsillo y sobre todo el nivel de competencia le dieron ventaja a Goff sobre Wentz o Lynch y pudo prevalecer como el primer pick global, seleccionado por los Rams, franquicia que estaba lista para regresar a la ciudad de Los Angeles tras 11 años en St. Louis.

Así, en 2016 Goff llegó a la NFL bajo el mando del coach Jeff Fisher, uno de los mejores entrenadores contemporáneos, pero cuya fórmula se ha visto desgastada en la última década y nunca ha sido conocido precisamente por el desarrollo de jóvenes pasadores. Luego de una temporada con récord de 4-12 y ante la alta inversión de la gerencia en Goff, los Rams decidieron buscar otra filosofía de juego y cortar lazos con Fisher para darle un mentor más adecuado a su flamante QB que mostraba carencias y dudas notables en su juego.

El elegido se convirtió en el entrenador en jefe más joven en la historia de la NFL. Con 30 años, Sean McVay tenía en sus manos la responsabilidad de ser el gurú de Jared Goff y evitar que se convirtiera en el siguiente gran bust. Las credenciales de McVay vienen como coordinador ofensivo de los Washington Redskins desde 2014, donde bajo su tutela Kirk Cousins por fin se consolidó como quarterback titular.

Ya en 2017 y con McVay en el timón, la mejora de Goff ha sido significativa. Apenas un año antes, de los 7 encuentros que disputó en 2016 como novato apenas tuvo 54.6 por ciento de pases completos y 7 intercepciones por 5 touchdowns, y lo más importante: 7 derrotas. Este año en cambio lleva marca de 3-1, porcentaje de 66.7 pases completos y 7 touchdowns por solo 1 intercepción.

La mejora de Goff desde el bolsillo ha impactado el juego terrestre, donde el RB Todd Gurley ha retomado el nivel que mostro novato. En general, la sinergia del equipo ha mejorado notablemente y gracias a ello se encuentran de momento como líderes divisionales, con un importante reto este fin de semana contra los Seattle Seahawks, que podría significar el primer gran examen de Goff como profesional.

Hasta el momento, Goff se ha desarrollado como un jugador de equipo, cuyos valores heredados por su padre han rendido frutos en su carrera desde High School. En una NFL en etapa de transición, donde los quarterbacks como Manning, Brady, Brees, Rivers y Roethlisberger están llegando al ocaso, Goff levanta la mano como valor a considerar en la siguiente década.

Por lo pronto, Jared Goff tiene muchas razones para sonreír, entre ellas ganarse poco a poco el amor de Los Angeles por sus Rams y, ¿por qué no? convertirse en el nuevo ídolo de la ciudad.

Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.


Publicaciones Relacionadas