Foto: Getty Images

Análisis de la semana 4 NFL 2017 – Rams vs Cowboys

Tras un partido interesante con dos mitades muy distintas entre sí, el equipo de Los Angeles Rams se llevó la victoria como visitante ante los Dallas Cowboys 35-30.

El partido se acabó cuando.

El QB Dak Prescott, en cuarta y diez por avanzar, lanzó un pase de unas cinco yardas esperando que su corredor Ezekiel Elliot eludiera un par de defensivos y consiguiera la primera oportunidad, sin embargo se quedó una yarda corto y los Dallas Cowboys entregaron el balón con 27 segundos en el reloj y una desventaja de cinco puntos en el marcador.

Análisis del Rams vs Cowboys

Una historia distinta en cada mitad

La tónica a la que los Cowboys nos estaban acostumbrando era la de comenzar lento los partidos y mejorar en la segunda mitad, mientras que los Rams ha sido un equipo que se ha mantenido cerca en cada partido disputado.

En esta ocasión las cosas lucieron distintas; los Cowboys fueron exactamente el equipo ofensivo que se esperaba que fueran. Durante los primeros dos cuartos Prescott completó 11 de 15 pases para 155 yardas, encontró constantemente a su WR Dez Bryant, mientras que Elliott se mostró muy competente acarreando el balón y también atrapándolo.

Por su parte los Rams conseguían únicamente field goals, no podían mover el balón de forma sostenida y su defensiva simplemente parecía no tener respuesta para lo que presentaban los Cowboys.

La tuerca dio la vuelta cuando el novato Ryan Switzer no pudo recibir una patada de despeje y los Rams recuperaron la posesión con un campo corto por cubrir. De ahí en adelante, el segundo medio presentó un Prescott que acertó en nueve de 21 pases para 97 yardas, que sobrevoló a sus receptores en múltiples ocasiones, receptores que soltaron pases y una ofensiva que sólo convirtió dos de siete terceras oportunidades.

Mientras tanto los Rams ejecutaron de maravilla en las tres fases del partido; ofensiva, defensiva y equipos especiales conectaron para remontar la desventaja en el marcador y hacerse con la victoria. Una estadística ilustrativa es que el corredor Todd Gurley consiguió 152 yardas sólo en la segunda mitad.

El juego en las trincheras

Es una percepción común el nombrar a la de los Cowboys una de las mejores líneas ofensivas de la liga, sin embargo esta tarde – y durante los tres partidos previos, para ser sinceros – este cuadro no se ha visto tan dominante como en los años anteriores. En la segunda mitad simplemente no pudieron abrir huecos para Elliot y Prescott constantemente tuvo que improvisar para lanzar pases. Los frontales de los Rams, especialmente Michael Brockers y Aaron Donald causaron muchos problemas durante todo el partido.

Del otro lado, la línea ofensiva de los Rams abrió espacios constantemente para que Gurley explotara y tuviera una tarde espectacular. Además, a pesar de que DeMarcus Lawrence consiguió un sack-fumble para mantener viva su racha por cuarto partido consecutivo, fuera de eso el QB Jared Goff rara vez se vio presionado al lanzar.

Todd Gurley está convertido en toda una estrella.

A pesar de que el rendimiento estadístico de Ezekiel Elliott fue bastante destacado con más de 130 yardas totales y dos TD, en esta ocasión el mejor corredor en el campo del AT&T Stadium fue Todd Gurley.

No sólo terminó el partido con 215 yardas totales, sino que se convirtió en el punto focal del ataque de los Rams; corrió, recibió, bloqueó y además creció y se fortaleció conforme avanzó el partido. En el primer cuarto consiguió sólo 14 yardas, 27 en el segundo, 44 en el tercero y 36 en el último.

Al parecer todo ese talento del que se hablaba desde su llegada a la liga, está puesto en su mejor uso bajo el mando de Sean McVay.

Jared Goff ejecutando perfectamente la ofensiva.

Los pocos partidos de experiencia que obtuvo la temporada pasada parecen haber servido, pero más que eso, el sistema que el head coach Sean McVay ha implementado en los Rams en el que constantemente se usan formaciones ‘bunch’ (tres receptores cerca entre sí y pegados a la línea de golpeo) y ‘stacked’ (un receptor colocado casi detrás de otro), le viene de maravilla por facilitar las lecturas.

Constantemente luce calmado detrás de la línea y toma decisiones acertadas pasando rápido el balón, extendiendo la jugada cuando hace falta y lanzando hacia afuera del campo cuando no hay opción viable de pase.

Vimos lo que McVay pudo lograr con Kirk Cousins, ahora veremos si puede llevar a Goff a un lugar interesante.

Los equipos especiales marcando deferencia.

Para los Cowboys el buen desempeño de sus equipos especiales había sido una constante, sin embargo en este partido es posible atribuirle directamente 10 puntos del rival a malas jugadas en esa fase.

La primera fue un regreso de kickoff de 66 yardas que colocó a los Rams en la 35 de su rival, dándoles prácticamente tres puntos automáticos. La defensiva apretó y un field goal fue lo único que pudieron conseguir en esa ocasión, sin embargo lo más importante fue que se mantuvieron cerca en el marcador, a sólo 4 puntos de diferencia.

La segunda es el ya mencionado error de Ryan Switzer, quien con el ímpetu de un novato quiso hacer demasiado en una situación en la que era mejor asegurar el balón que intentar sorprender y ganar más yardas. En ese momento los Cowboys recibirían el balón con una ventaja de 11 puntos en el marcador que buscaban ampliar para comenzar a enterrar a su rival, en cambio, su error derivó en 7 puntos en contra.

Dak Prescott es como una montaña rusa.

Con cimas muy altas y valles muy bajos el QB de los Cowboys tiene a los aficionados de su equipo con gran incertidumbre. Es difícil descifrar si esta es su ofensiva, una que en la que él comanda y tiene el control total o si ha dado un franco paso hacia atrás en su desarrollo.

Es notoria la intención del coordinador ofensivo Scott Linehan de darle mayores responsabilidades, sin embargo, aunque ha mostrado mejora en áreas como lanzar sobre la carrera, aun batalla mucho cuando la defensiva envía cargas retardadas o desde ángulos inesperados, ya que esto provoca malas decisiones o lanzamientos imprecisos que a veces terminan constando una entrega de balón o el final de un drive.

A estas  alturas es prácticamente imposible saber qué le depara el resto de la temporada.

Los Rams se ganan el spotlight

El head coach Sean McVay ha colocado a cada jugador en la mejor posición para ser exitoso a la ofensiva; los 142 puntos que ha conseguido hasta el momento son el mayor número para cualquiera en su posición en sus primeros cuatro encuentros con un equipo nuevo. Su ataque promedia 35.5 por partido y luce realmente bien.

A la defensiva, aunque aun permiten demasiados puntos, están haciendo las jugadas importantes, la influencia del coordinador defensivo Wade Philips es notoria y tiene elementos que marcan diferencia en los tres niveles de la defensiva.

Tras una victoria tan bien conseguida como esta y con un récord de 3-1, cuya única derrota vino en las instancias del último cuarto, los Rams están oficialmente en una posición en la que el resto de la liga y los que la seguimos de cerca debemos de considerarlos como un equipo a seguir.

El héroe del partido

Greg Zurlein – K -Los Angeles Rams

Con siete FG concretados, su pierna anotó el 60% de los puntos de su equipo. En una buena tarde para los Rams, no hubo nadie más certero de Greg “The Leg”.

El villano del partido

Terrance Williams – WR – Dallas Cowboys

En dos ocasiones clave soltó pases que pegaron en sus dos manos; primero en un intento de conversión de 2 puntos que habría empatado el partido en el fondo de la zona de anotación no pudo asegurar el balón y luego en el drive final cuando los Cowboys intentaban darle la vuelta al marcador soltó de forma inexplicable un pase perfecto de Prescott, tras el cual pudo haber ganado una buena cantidad de yardas después de la atrapada, ya que sólo tenía un hombre enfrente.

¿Qué sigue?

Los Angeles Rams

Regresan a casa para recibir a un rival divisional, los Seattle Seahawks que vienen de vencer de forma convincente a los Colts en domingo por la noche. Este partido podría tener grandes implicaciones en el balance de poder de la división Oeste de la NFC.

Dallas Cowboys

Por segunda semana consecutiva estarán en casa, en esta ocasión por tercera vez al hilo, enfrentarán a un equipo que viene de jugar en jueves por la noche y  por tanto ha tenido 10 días de preparación. Esta vez serán los Green Bay Packers  los que se meterán al AT&T Stadium en un encuentro en el que los locales intentarán evitar la marca perdedora.

Lee más análisis de los juegos la Semana 4 de la NFL

  • Fernando Glf

    Ambos equipos adolecen de una buena defensa, aumque los Rams en apaiencia tienen mayor talento. El problema que veo en Dallas es que su defensa es cuando más sospechosa, permiten muchos puntos de algún jugador como hoy Gurley, la ofensiva no tiene problema, si bien Prescott no será un QB elite, mientras Zek este sano y la OL juegue en su nivel, Dak puede funcionar, pues si Dez tiene doble cobertura Williams y Beasley o en todo caso Witten est´ara´n descubiertos, pero la defensa es lo que los separa de llegar al SB. La próxima semana contra GB será un espectaculo de puntos y veremos si pueden meter más que el rival.
    Los Rams como han cambiado com McVay, Goff parece un QB que puede ser de lo mejor (algo que aun tengo dudas). Pero la llegada del LT como lo ha ayudado a tener tiempo, y con la suma de Watkins y Woods, así como el TE, es ua ofensiva que con Gurley sano está devastando la liga, aunque su defensa, salvo los frontales, es malona, el cambio a esquema 3-4 los ayudó a ocultar un poco el problema de sus Linebackers, cuidado Settle que si siguen así, los Rams se pueden quedar con la división.

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.