Foto: Archivo Primero y Diez / Getty Images

¿Quién es DeShone Kizer?

¡Listos o no, aquí vamos! El coach Hue Jackson le ha dado la confianza en Cleveland al novato QB DeShone Kizer, quien respondió de gran manera durante la pretemporada y se hizo con el puesto titular para enfrentar a los Steelers en la semana de Kickoff en la NFL.

¿Cuál es la historia del hombre número 27 en ser pasador titular de los Browns desde 1999?

Nacido el 3 de enero de 1996 en Toledo, Ohio, apenas a un par de horas de Cleveland, DeShone Kizer, –si me permiten la referencia– al igual que Daenarys Targaryen, está listo para break the wheel, esa infame ruleta que viene girando en los Browns desde 1999 y que ha proporcionado una tremenda cantidad de QB titulares. Sin buscar en Wikipedia soy incapaz de recordarlos a todos.

Los paralelismos entre Kizer y Daenarys no son del todo risibles. Ambos provienen de una casa (equipo) el cual llegó a ser el Westeros de la NFL, para conquistar y hacer arrodillar a los reyes (campeones) que dominaban hace muchos, muchísimos años (300 en la serie, 60 en la liga). Luego de varias dinastías que fundó Aegon The Conqueror (Paul Brown) y vio grandes héroes pasar, como Aemon Dragon Knight (Otto “matic” Graham) y Aegon The Unlikely (Jim Brown) una enorme tradición se vio derrumbada cuando Aerys The Mad King (Art Modell) dejó en ruinas a su dinastía (franquicia) para dar paso al reinado de una nueva casa, Baratheon (Ravens). Desde entonces, aquellos pocos pero leales a los Targaryen (Browns) esperan la llegada del príncipe prometido que los salve de la larga noche.

Luego de su éxito en Central Catholic High School, Kizer tenía en la puerta de su casa a los representantes de los mejores programas colegiales gracias a su puntuación de cuatro estrellas como pasador de doble amenaza. LSU, Nebraska, Penn State e incluso Alabama se pelearon por el pasador pero este eligió a los Fighting Irish de Notre Dame, cuyo entrenador Brian Kelly es considerado el genio ofensivo que ayudó a mejorar sus habilidades como pasador y escalar su desarrollo para llegar a la NFL.

En Notre Dame, Kizer tuvo números interesantes: 406 pases completos de 660 intentos para un porcentaje de 61.15%, 5 589 yardas, 45 TD, 18 INT, 1 029 yardas por tierra y 17 TD. Si bien Kizer demostró cualidades físicas, lamentablemente para su causa el equipo de Kelly se cayó en 2016 con un decepcionante record de 4-8. Pese a no tener la mejor temporada colectiva, El QB se declaró elegible para el Draft 2017 aun con un par de años de colchón para seguir jugando a nivel colegial.

Con un desempeño bueno a secas durante el Combine y su Pro Day, pese a ser quizá el pasador más completo en cualidades físicas, se vio desplazado en el Draft Board de muchos equipos por Mitch Trubisky, cuyo valor subió como la espuma por la urgencia de quarterbacks más desarrollados, el pedigrí ganador de Deshaun Watson y el deslumbrante brazo de Patrick Mahomes II.

DeShone Kizer era visto como un proyecto que requería mucho trabajo, pues sus decisiones no siempre eran las adecuadas en el campo, y el factor de sus 21 años de edad hacía temer un desastre al estilo Johnny Manziel, razón que terminó por decidir a coaches y managers alrededor de la liga.

Sin embargo, Kizer hasta el momento parece el “anti-Manziel”, se ha convertido en un líder dentro de los Browns gracias a su dedicación en los entrenamientos, con sus compañeros y sus coaches, la cual le dio la confianza de ir paso a paso durante la pretemporada y asestar un K.O. a Brock Osweiler –enviado a los Broncos– y robarle el puesto sobre la hora a Cody Kessler, un pasador querido y respetado entre la afición pero cuyo brazo no parece suficiente para triunfar en la NFL.

Hue Jackson tiene plena confianza en Kizer y parece el matrimonio perfecto. El coach tiene una buena reputación en el trabajo de quarterbacks y puede llevar a Kizer a competir en una división que no tiene respiro en esa posición. El de Notre Dame se convertirá el próximo domingo en el tercer pasador más joven en iniciar en la NFL con 21 años y 250 días, sólo detrás de Matthew Stafford (21 años, 218 días) y Drew Bledsoe (21 años, 203 días). Al mismo tiempo, Kizer romperá el record de la franquicia que pertenece a Bernie Kosar en 1985 (21 años y 322 días).

Kizer también buscara romper la mala racha de Notre Dame con los quarterbacks profesionales, pues desde Joe Theismann y Joe Montana sus pasadores no han podido triunfar en la NFL. Los más recientes en intentarlo fueron Jimmy Clausen, quien recientemente abandonó la NFL y Brady Quinn, quien llegó con bombo y platillo a la liga precisamente con los Cleveland Browns pero se convirtió en uno más del carrusel de decepciones de los Browns, luego fracasó como suplente de varios equipos y ahora es analista deportivo.

¿Romperá la rueda Kizer, entoncess? No lo sabemos, pero como seguidor de este equipo puedo afirmar que, por primera vez en muchos años, Cleveland está tomando buenas decisiones y tienen un plan a largo plazo con la llegada de Sashi Brown como GM y Hue Jackson como HC. Este Draft trajo mucho talento para los Browns, su prometedora defensiva y su renovada línea ofensiva podrían darle un respaldo a Kizer que logre catapultarlos como underdogs en la temporada 2017.

¿Sera DeShone Kizer el Príncipe Prometido o sólo un pretendiente más al trono? Déjanos tu opinión.

Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.