Mis 5 momentos favoritos de la carrera de Terrell Davis

 

Terrell Davis es uno de los siete integrantes de la Clase 2017 dell Hall of Fame. Justo o no, el running back que dio la oportunidad de levantar el trofeo Vince Lombardi a John Elway vestirá su Yellow Jacket. Y es cierto, muchas dudas ha generado su nominación. La principal y más escuchada es el poco tiempo que duró su carrera. Una lesión de rodilla lo alejó de la posibilidad de seguir jugando en la NFL.

Y coincido. No fue mucho tiempo el que pudo jugar pero sí estuvo lleno de logros. Fue un jugador de impacto inmediato. Un completo robo en el Draft de 1995 de los Broncos. La base del éxito de su equipo para conseguir dos Super Bowls de forma consecutiva al final de la década de los 90. No podemos pensar en ese equipo de Denver sin tener en la mente a ‘TD’.

Fue un running back con poder pero también velocidad. Rompía tackleadas y mantenía el equilibrio. Explotaba la línea de golpeo con gran visión del terreno de juego. Era un jugador muy completo que encajó perfecto en el sistema de Mike Shanahan. Y como testigo de esa época, les comparto mis 5 momentos favoritos de la carrera de Terrell Davis.

Bonus: Milehigh Salute

Las buenas actuaciones de Davis se volvieron constantes desde su ingreso a la NFL. Se convirtió en el primer jugador en rebasar las 1 000 yardas como novato siendo selección de sexta ronda. Y le dio a Broncos una identidad con su celebración de touchdown.

El famoso Mile High Salute se popularizó gracias a Terrell Davis. Ese saludo militar que realizaba tras conseguir la anotación invadió Denver. Todos los fans a este equipo lo seguimos haciendo. Es un movimiento que asocias inmediatamente con Broncos. Incluso algunos rivales lo utilizaron para burlarse. Prepárense para verlo una vez más del mismo Davis al terminar su discurso de inducción al Hall of Fame.

5.- Juego Divisional AFC. Temporada NFL 1998

Todos pensaban en el duelo de quarterbacks de la Clase 83. Elway vs Marino. Siempre fue atractivo por donde lo quisieran ver. Pero ambos jugadores ya no gozaban de sus mejores momentos.

Miami le había ganado a Denver en temporada regular. Fue la segunda derrota en aquel año. Fueron exhibidos aquel lunes por la noche a unos días de Navidad donde habían contenido a TD a tan sólo 29 yardas terrestres. Ahora se verían las caras en el viejo Mile High Stadium en la ronda divisional.

Y la tarde fue de Terrell Davis. Una actuación donde se notaba su deseo por destrozar al rival con quienes tenía cuentas pendientes. Y lo conseguía cada vez que tenía el balón en sus manos. Aún tengo presente el corte que hizo sobre DB Sam Madison para conseguir su segundo touchdown de la tarde. Prácticamente le quebró la cintura. Impresionante.

Después de tener un acarreo en el último cuarto, ya no hubo necesidad de mantener a Davis en el terreno de juego. Terminó con 199 yardas por tierra y dos anotaciones. Una gran actuación como nos acostumbró en playoffs.

4.- Bienvenido al Club de las 2 000 yardas

Fue en la Temporada 1998 cuando ingresó al club de las 2 000 yardas por acarreo. Para ese entonces únicamente tres jugadores habías rebasado la marca. O.J. Simpson (en 14 juegos), Eric Dickerson y Barry Sanders. Esa Temporada fue el turno de Terrell Davis.

Tuvo grandes juegos que permitieron alcanzar esa marca como cuando destrozó a Cowboys con 191 yardas o a Seahawks con 386 yardas en dos juegos. Otros no tanto como en el juego en Miami (29 yardas) y los dos juegos contra Chargers quienes no le permitieron más de 74 yardas en cada enfrentamiento ese año.

Siendo beneficiado por el sistema de Shanahan, Davis tuvo la mayor cantidad de acarreos para un miembro de dicho Club que le permitieron alcanzar la marca. En 11 juegos rebasó las 100 yardas. En siete rebasó las 140 yardas. Y de todos los miembros de ese club, es el que más anotaciones consiguió en el año de las 2 000 yardas (21 TD). Esa temporada de ensueño terminó con su segundo anillo de Super Bowl, siendo el Más Valioso de la Temporada y el Jugador Ofensivo del Año.

3.- Juego Wildcard AFC. Temporada NFL 1997

Tiempo de venganza. Al menos así lo veía en esa ocasión cuando Jacksonville volvía a visitar Denver en Playoffs. La temporada pasada y después de 13 victorias en temporada regular, Broncos perdía en casa ante uno de los equipos de expansión de la NFL en el juego divisional. Jaguars dio una de las derrotas más dolorosas que yo recuerdo. Fue la última vez que vi a Broncos con su uniforme naranja con casco azul claro y el logo con la ‘D’ (sin llamarle uniforme retro claro está).

En aquel encuentro de playoffs, Davis fue limitado a 91 yardas y un touchdown. Esta ocasión fue un juego distinto. Y lo hizo sentir el número 30 de Broncos. Fueron 184 yardas por tierra en 31 acarreos con dos anotaciones para ayudar a su equipo a vencer a Jacksonville y seguir su camino en playoffs. Fue un gran juego del running back quien mostró en todo momento su gran habilidad para llevar el balón. Por cierto, solo jugó tres cuartos por lesión.

Si bien no fue un juego fácil, finalmente Broncos ganó 42-17. Davis continuaba haciendo historia.

2.- Juego de Campeonato de la AFC. Temporada NFL 1997

Un juego muy complicado para Broncos el de esa ocasión. Se jugaba en el legendario Three Rivers Stadium en Pittsburgh contra una de las mejores defensivas contra el ataque terrestre. Steelers no había permitido un running back de más de 100 yardas terrestres en toda la temporada. Davis consiguió 75 yardas y un touchdown en el enfrentamiento de temporada regular entre ambos equipos.

Elway resultó interceptado en la segunda jugada de la primera serie ofensiva del juego. Tras fallar Pittsburgh el field goal, vino la magia de Terrell Davis. Primer balón que tuvo en sus manos, primer acarreo explosivo que dio el tono de lo que sería su actuación. 43 yardas en su primer acarreo y esa serie terminó en touchdown del mismo TD.

Davis terminó con 139 yardas y una anotación. Actuación que ayudó a su equipo a ganar el campeonato de la AFC y avanzar al quinto Super Bowl en la historia de Broncos.

1.- Super Bowl XXXII

Quien sabe lo que es sentir una migraña, debe tener en alto la actuación de Terrell Davis en este juego. El nombramiento como MVP de esta edición de Super Bowl es más que merecido.

TD consiguió 156 yardas por tierra y tres touchdowns por la misma vía (récord de Super Bowl). Considerando que jugó tres cuartos por su migraña, resultó en una gran actuación. Estoy seguro que el récord de 204 yardas en un Super Bowl de Timmy Smith pudo haber estado en riesgo si TD hubiese jugado todo el encuentro.

Las cosas resultaron así y su regreso en la segunda mitad le devolvió la esperanza a su equipo (y a John Elway). Tan importante fue este gran running back para su equipo que sin él, la ofensiva de Broncos consiguió 13 yardas en el segundo cuarto.

  • LeeSan Dro Guti

    Buen día….

    No soy fan de los Broncos, pero, se te pasó una jugada: era pretemporada, en Tokio creo, los Broncos jugaban Vs 49ers, Davis como novato y en equipos especiales hizo una de las mejores tacleadas (fuerte, dura, pero limpia) al regresador de patadas de SF; ahí todo el mundo pensamos, a caray, ¿quién es este muchacho?.

    Sobre su nombramiento es más que justo, si se trata de aportar al americano algo relevante y único, TD lo hizo, 2 SB, temporadad de 2000 yaradas y ser uno de los RB más dominantes que me a tocado ver jugar.

    Para mí, sienta un antecedente que se puede aplicar, por ejemplo para Gronkowski, excelentes jugadores, pero su forma de jugar y las lesiones, detuvieron (caso Davis) o han detenido (caso Gronkowski) su carrera.

    Pero honor a quien lo merece y TD, para mí, siempre fue alguién seguro para el HOF.

    Buen artículo Jorge; saludos¡¡¡

    • Jorge Tinajero Esparza

      Muchas gracias. El tema con esa jugada que comentas fue que se volvió relevante una ves que se convirtió en el running back dominante. El escenario tampoco ayudó (pretemporada). Fue buena jugada pero no una gran actuación.

      Saludos!

Jorge Tinajero

Socio fundador de Primero y Diez donde opera las entrañas del sitio además de hacer valiosas aportaciones de contenidos hablados y escritos. Aficionado a los Denver Broncos gracias a las épocas de John Elway que sembraron en él la idea de no claudicar a pesar de lo adversas que puedan parecer las circunstancias.