El último día de los Chargers en San Diego

¿Qué significa irse de San Diego para Philip Rivers?

Por Clark Judge, de Talk of Fame Network

Los Chargers bajaron la cortina el pasado jueves en su último mini-camp en San Diego, y no hubo fiesta de despedida, ni lluvia de confeti ni despedidas. En cambio, la ciudad se encogió de hombros. El enojo y dolor que acompañó a las noticias de su salida a Los Ángeles ya no se puede ver. No hubo manifestantes en esta última semana. Los medios nacionales se quedaron en casa. El columnista senior del San Diego Union-Tribune’s, Nick Canepa, no apareció en ninguno de los tres días del mini-camp de esta semana.

“Hasta donde me concierne ellos han estado fuera desde el 15 de enero” dijo Nick Canepa. “Solamente porque sus oficinas están ahí, ¿Qué significa para mí? Lo siento, pero no vi ninguna razón para ir”

Bueno, yo fui. Quería ver como la cara de la franquicia, el quarterback Philip Rivers, estaba manejando el regreso del equipo a Los Angeles después de 56 años. Rivers ha sido un miembro de los Chargers…los San Diego Chargers…en sus trece temporadas como profesional, y el campo de entrenamiento Murphy Canyon ha sido la casa del equipo por los últimos 20 años.

“Emocional, creo que es la palabra” Rivers dijo el miércoles, en la víspera de su último entrenamiento en San Diego. “Hay muchas emociones envueltas en esto. De forma pública, Qualcomm Stadium es donde están todos los recuerdos. Pero este campo de entrenamiento realmente ha sido casa. Más de trescientos días he entrado a este lugar, con todas las instalaciones , las salas de junta, los vestidores. Antonio Gates y yo hemos estado en los mismos vestidores por 13 años”. 

“Tienes todos tus recuerdos como profesional aquí. Pero también tiene muchos recuerdos familiares. Mis hijos me pidieron ayer en la noche que los trajera y los llevara a la alberca en la parte de atrás. Ellos han dibujado en los pizarrones blancos. De hecho, una vez mi hija mayor, debe de haber tenido 5 o 6 años, y esto fue hace 8 o 9 años, dibujos un mensaje para mí, Charlie Whitehurst y Billy Volek. No recuerdo en que año. Decía “Vamos Chargers, vamos papá” … y se quedó toda la temporada”, continuó Rivers

“Entonces estaban hablando sobre sus memorias aquí, y dijeron “Papá, podemos ir una vez más” Nos gustaba venir a andar en bici en los fines de semana porque es como un gran parque cuando no hay nadie. Así que ellos también tienen memorias aquí. Que lo hace mucho más especial, venir aquí fue parte de su niñez. No quiero exagerar, pero tienes muchos pensamientos corriendo por tu cabeza.

Le pregunté si tristeza es uno de ellos, el sacudió la cabeza.

“Es difícil usar la palabra ‘triste’”, dijo. “Hay muchas cosas mucho peores que por lo que estamos pasando. Pero creo que es difícil. ¿Qué es lo que más voy a extrañar? No sé si te puedo dar algo tangible, pero cuando estas en una comunidad por 13 años y manejas a casa y a tu trabajo… son cosas que das por sentado que se convierten en parte de tu rutina.”

“Y luego está la comunidad. Más de 13 años construyendo una relación con la comunidad donde sientes que es casa. Esa parte es difícil. ‘Dar por sentado’ es probablemente algo muy fuerte, pero es todo lo que conozco en el football profesional. Y todo está cambiando, aunque este con la misma organización. Así que creo que ‘agradecido’ es la gran palabra para mí porque es muy raro quedarte en un lugar por trece años. Aunque el equipo no se haya trasladado, 13 años en un lugar, con un vestidor es algo de lo que estoy muy agradecido”, dijo Rivers

Por esa razón, Rivers se niega a mover a su familia al norte. Tiene una esposa y ocho hijos, y ellos son el centro de qué hacer después. Y lo que él cree que hará es quedarse con su casa en San Diego para no trasladar a todos sus hijos y tal vez averiguar cómo ir a las instalaciones de su equipo a su casa contratando un chofer.

“Ese es mi plan” dijo. “No hemos decidido oficialmente, pero estamos en eso. Creo que nos debemos apurar y hacerlo. Pero hemos ido allá. Hemos visto casas. Hemos visto escuelas. Hicimos nuestra tarea y no queremos hacer una decisión apresurada porque creo que debemos de estar juntos. Para los niños, es un gran paso porque ya crecieron. Los más grandes estaban muy emocionales cuando se enteraron porque para ellos es dejar todo lo que conocen. La mayor es una estudiante de primer año en preparatoria. Siete van a estar en la escuela el próximo año, y la comunidad, con nuestra iglesia y todo lo que no tiene que ver con el football, con mi esposa y todo lo demás…tiene mucha importancia.”, continuó el quarterback de los Chargers

“Espero tener cuatro o cinco años más de juego, pero definitivamente estoy en la recta final. No vas a reconstruir lo que tienes aquí en un corto periodo de tiempo. Así que que eso nos da más oportunidad de quedarnos aquí, en casa”

Pero una de las casas de Philip Rivers, quarterback de los San Diego Chargers, acaba de cerrar. Los jugadores ya no entrenan ahí. Los medios ya no van. El único interés con el edificio es lo que le pasará después. Con una posible franquicia de la MLS ocupándolo posteriormente.

Naturalmente, Rivers tiene muchas memorias que se lleva del edificio. Pero siempre me pregunto que cuando esto pasa, que cosa tangible te puedes llevar de ahí.

“Es gracioso” dijo. “Estaba pensando en eso. Me voy a llevar la placa del nombre, que ha estado ahí por siempre. Quite todas las fotos que tengo con mi esposa y mis hijos. Me los lleve a casa. Pero estoy seguro de que habrá algo”

“No hemos visto el cuarto de quarterbacks ni las cosas que hay ahí. No sé, tal vez un taburete. Estábamos hablando de eso en el campo de entrenamiento: ‘Entierras un balón de football para que te puedas ir’, ‘Sabías, que este ha sido mi lugar por mucho tiempo’ Pero no sé, el jueves será el último día , pero todavía tenemos el edificio por el resto del mes, así que estoy seguro de que vender muchas veces en las próximas semanas. Mis hijos me dijeron ayer: ‘¿Podemos ir una última vez?’

“Como cualquier cosa que se mueva, es la gente lo que recuerdas. Sí, este es el edificio, pero es por la gente, las amistades, los compañeros de equipo y las discusiones que tuvimos aquí que es especial.

“Todas esas veces que te sentaste en la sauna en un día caluroso. Podría seguir y seguir. Desde el centro anterior Nick Hardwick a Lorenzo Neal a LaDainian Tomlinson a Kris Delman, podría nombrar a todos. Tienes recuerdos de ellos, de nosotros, juntos aquí. Y por eso es especial”.

Nota: Puedes leer la entrevista completa en inglés en el sitio de Talk of Fame Network

Talk of Fame Network

Talk of Fame Network es un programa de radio y una página de internet que tienen como objetivo hablar sobre el Salón de la Fama de la NFL. Sus integrantes son Ron Borges, Clark Judge y Rick Gosselin, quienes tienen en conjunto más de 100 Super Bowls de experiencia y forman parte del comité del Hall of Fame (este año Ron Borges presentó el caso de Ken Stabler). Realmente les recomiendo escuchar su podcast y visitar constantemente su página. El contenido es espectacular.


Publicaciones Relacionadas