El legado de Robert Kraft deja más que sólo ganar

Por Ron Borges, de Talk of Fame Network

Sin importar que tan exitoso sea un equipo, su dueño debe de hacer algo más que simplemente estar asociado a un equipo ganador para llegar al Salón de la Fama. Esto es verdad hasta en el caso de Robert Kraft, que le dio la vuelta a una franquicia perdedora y sin dinero después de comprarla en 1994.

Para llegar a Canton, un dueño tiene que hacer una contribución al juego mucho más grande que sólo ganar el trofeo Lombardi. aunque no se puede ignorar el hecho de que ganar cinco Super Bowls y construir un equipo que lo ha jugado ocho veces en 23 años es algo admirable, pero no puede ser todo el legado de un dueño.

Para Robert Kraft ha logrado mucho más.

La mayoría de los fans de los Patriots estarían de acuerdo en decir que Kraft salvó a la franquicia de New England cuando fácilmente pudo haberles dado la espalda. Rechazó una oferta de $75 millones de dólares que le hubiera permitido a James B. Orthwein, que en ese entonces era el dueño de los Patriots, mover la franquicia a St. Louis. Esa decisión, combinada con una en 1994 en la que se pagó un record de $172 millones de dólares por un equipo que sus asesores financieros le dijeron que sólo valía $115 millones, mantuvo a los Patriots en New England seis años después de haber comprado su estadio en bancarrota por $22 millones.

El estadio era un edificio tan extinto como el equipo, con asientos de metal y muy pocas suites de lujo. Pero eso era lo que Kraft quería, un contrato irrompible con los Patriots en 2001.

Cuando los dueños del equipo Billy Sullivan y Victor Kiam intentaron moverlo a Jacksonville, Kraft uso el contrato para bloquearlos. Cuando Orthwein se ofreció a comprar su libertad para moverse a St. Louis, Kraft se negó.  Si no se hubiera negado, en un año la AFC se hubiera quedado con sólo un mercado de televisión – Nueva York – cuando la NFC tenía a Nueva York, Dallas, Washington, Philadelphia, Chicago, Atlanta y San Francisco.

Si ese hubiera sido el caso, se  hubiera reducido de forma significante el costo de TV por paquete para los juegos de la AFC o se hubiera realizado o un re alineamiento a la fuerza. Uno puede imaginar como hubiera sido la naturaleza de esas negociaciones y el caos que hubiera causado.

Después de tres años de haber comprado al equipo, los Patriots de Kraft  aparecieron en el Super Bowl XXXI, ganando el primero de ocho campeonatos de conferencia. Ese es el máximo en la era del Super Bowl y los cinco campeonatos del equipo con Kraft empatan a los 49ers con el Hall of Famer Eddie DeBartolo Jr como más campeonatos por un mismo dueño.

Ganar se ha convertido en costumbre en New England, así como era perder hace algunos años. En los primeros 33 años de existencia de los Patriots, llegaron a los playoffs solamente seis veces, jugaron una vez en su casa en postemporada y sufrieron dos de las peores derrotas en la historia de juegos de campeonato, primero perdiendo el título de la AFL 51-10 contra los Chargers en 1963, y luego siendo desmantelados por los Chicago Bears con un resultado de 46-10 en el Super Bowl XX. En los 23 años de Kraft como dueño, los Patriots han llegado a playoffs 18 veces, conquistado 14 títulos divisionales, ocho títulos de conferencia y cinco Super Bowls.

Cuando comenzó la dinastía de este equipo en enero del 2002, Kraft estaba acabando la construcción de un estadio de $350 millones de dólares que se convirtió en el nuevo modelo para construcción de inmuebles en la NFL.

Sin embargo debería de tomar más de un enfoque en tu franquicia para que un dueño llegue al Hall of Fame, por lo cual sólo hay 14 en Canton, de los cuales la mitad son fundadores de la NFL o la AFL. Mientras que Kraft no fue parte de ellos, el puede reclamar que hizo mucho más diciendo que salvó a New England y comenzó una dinastía.

El desempeño un papel clave en las negociaciones del contrato más lucrativo con la televisión, por lo tanto ayudando financieramente a los 32 equipos de la NFL. El fue instrumental en acordar el Contrato Colectivo (CBA) más largo en un tiempo de crisis personal. Muy pocos olvidarán el trato cálido que el ejecutivo de la asociación de jugadores de la NFL y el centro de Indianapolis, Jeff Saturday, tuvo con Kraft en el momento en que su esposa murió mientras estaba entre estar en a cama con ella y negociaciones de la liga.

 “Kraft es un hombre que nos ayudó a salvar el fútbol americano y estamos muy agradecidos por eso” dijo Saturday “Sin él este trato no se hubiera dado”.

Robert Kraft se paró en el mismo podio con Saturday, el líder del sindicato de jugadores DeMaurice Smith, el comisionado Roger Goodell y otros por el requisito de todos en medio de Shiva, el período de 7 días para estar de luto, después de la muerte de su esposa con la que estuvo casado 48 años. Estaba completamente triste y claramente roto por dentro, usando una corbata negra debajo de su traje como signo tradicional de luto. Hasta en su época de luto, Kraft estaba ahí para el deporte, como siempre había estado para su equipo.

“Lo necesitábamos en el proceso porque cuando el habla, la gente escucha” dijo el dueño de los Giants John Mara. “Cuando se levantó y habló en alguna de nuestras sesiones de negociación, los jugadores prestaban atención y respetaban lo que decía. Tenía una gran influencia en el proceso”

Fue Kraft el que creo pequeños grupos similares de negociadores después de que el proceso  ya había comenzado, insistió en que no hubiera abogados presentes porque creía que abogados en los dos lados eran tan intratables que no se pudo hacer un trato.

El tenía cenas privadas con representantes de jugadores para intentar convencerlos de que él tenía el interés del juego en mente. Le dio un viaje a Smith en su avión para crear un enlace entre ellos. Más de una vez el le dijo a algunos de los dueños más difíciles de la NFL que estaban equivocados y tuvo que modificar sus posturas.

“Yo diría que el es el mayor jugador de su lado” dijo el presidente de la NFLPA, “Sin él, alguien más hubiera tenido que dar un paso adelante, y no se quien hubiera sido”.

Un ejemplo de esto llegó cuando dos partes accedieron a un contrato del sistema de los novatos y menos tiempo en los contratos de novatos, uno de los grandes bloqueos para llegar a un trato. Después de que se completó, Kraft regresó con su esposa. Pero después los dueños y jugadores recapacitaron, los representantes de los dueños rechazaron el nuevo sistema. Después de una conversación por teléfono fallida con los demás dueños, Kraft voló de regreso la siguiente mañana e hizo su caso para poder llegar a una posición más razonable.

Hacer que las cosas tengan sentido no siempre es fácil, sin embargo, en 2007 después de que su equipo fuera penalizado por el episodio de Spygate, Kraft no amenazó al comisionado con retarlo a ir a corte. En cambio fue con Bill Belichick y le preguntó qué ventaja había conseguido con dicha información.

Cuando Belichick respondió “Uno por ciento” Kraft le contestó “Eres un canalla”.

Después procedió a disculparse con los dueños de la liga y la oficina de la liga por lo que su equipo hizo en este embarazoso episodio. Fin de la historia pero no el fin de su curriculum para el Hall of Fame.

Hizo clara su falta de confianza en las oficinas de la liga cuando el veredicto del  “Deflategate” causó una suspensión de 4 juegos para Tom Brady pero también rechazó la opción de acción legal. Eso hizo a los fans enojar pero él insistió en que no iba a retar la autoridad del comisionado incluso cuando sintió que lo que paso fue injusto y simplemente estuvo mal.

Para poner los logros de Kraft en la perspectiva que merecen, uno tiene que entender la triste historia de los Patriots antes de su llegada. Entre su creación en 1960 y 1993 el club tenía un porcentaje de .450 (225-276-9) y llego a playoffs seis veces. Entre 1989 y 1993, estaban tocando fondo con un porcentaje victorias de .238 (19-61)

En ese offseason Kraft compró al equipo. Su porcentaje de victorias después es de .691.

Es justo decir que la decisión de Robert Kraft rechazando los $75 millones de Orthwein forzaron la venta de los Patriots hacia él.  Y luego su decisión de pagar un record de $175 millones por el equipo contra el consejo de sus asesores financieros cambio la historia de los Patriots y de la NFL.

Y eso es sólo el comienzo.

Un hombre así merece que lo escuchen enfrente del comité del Salón de la Fama. Si lo logra, entonces debería de tener un busto en Canton también.

Talk of Fame Network

Talk of Fame Network es un programa de radio y una página de internet que tienen como objetivo hablar sobre el Salón de la Fama de la NFL. Sus integrantes son Ron Borges, Clark Judge y Rick Gosselin, quienes tienen en conjunto más de 100 Super Bowls de experiencia y forman parte del comité del Hall of Fame (este año Ron Borges presentó el caso de Ken Stabler). Realmente les recomiendo escuchar su podcast y visitar constantemente su página. El contenido es espectacular.