20 momentos que definieron la carrera de Tony Romo

A lo largo de 14 años con los Dallas Cowboys, Tony Romo se convirtió en un jugador polarizante; señalado como la causa de las desgracias del equipo por muchos y como piedra angular para evitar la debacle total por otros.

Estos son 20 momentos, buenos y malos, presentados en orden cronológico, que definieron la carrera de Tony Romo desde su llegada a la liga en 2003 hasta su reciente retiro. Sin ellos este personaje no representaría lo que hoy representa para muchos, no sería tema de discusiones y sería sólo un jugador retirado más en la liga, como hay varios cada año.

 

1. Undrafted Free Agent.

Una invitación llegó a la puerta de Romo para asistir al Scouting Combine de 2003, era uno de los 17 quarterbacks invitados al evento, sin embargo la de él era una invitación con la finalidad velada e ser un “brazo” que lanzara en los drills de todas las posiciones. No obstante, su estancia en la Universidad de Eastern Illinios y el haber ganado el premio Walter Payton en 2002 le valió el reconocimiento de Sean Payton, quien entonces era el Coordinador Ofensivo de los Cowboys dirigidos por Bill Parcells. Payton terminó por convencer al Head Coach para contratar a un Romo que no fue seleccionado en el Draft y llegaría a un depth chart que presentaba nombres como el de Quincy Carter y Chad Huchinson.

Su llegada al equipo fue para nada célebre, su permanencia en el equipo parecía poco probable y las posibilidades de que algún día fuera titular eran realmente remotas. En esto radica gran parte de la magia de su carrera.

 

2. Recibiendo el relevo.

El 23 de octubre de 2006, los New York Giants visitaban el Texas Stadium en un partido de lunes por la noche para cerrar la semana 7 de la temporada. Drew Bledsoe había guiado a la ofensiva de los Cowboys a un récord de 3-2, pero aquella noche el veterano simplemente lucía desangelado lanzando siete pases completos en 12 intentos, cero TDs lanzando (uno corriendo), una intercepción y había recibido cuatro sacks, uno de ellos para registrar un Safety.

Al final del segundo cuarto el público en el estadio comenzaba a corear el nombre de Romo de forma tímida y fue regresando del medio tiempo, con el equipo local recibiendo el balón que el número 9 tomó el campo para dirigir a la ofensiva ante una afición que parecía revitalizada, por lo menos hasta que en su primera jugada lanzó un pase que fue desviado y terminó siendo interceptado.

Al final, los Cowboys perdieron el encuentro 36-22. Tony Romo registró 14 completos de 25 intentos 227 yardas, dos TDs y tres intercepciones, pero mostró un estilo de juego que le daba vida nueva a la franquicia.

 

3. Cinco touchdowns en Thanksgiving.

El 23 de Noviembre de 2006 llegó la primera de dos ocasiones en las que Romo lanzaría para cinco touchdowns en un partido. En sólo su quinto encuentro como titular indiscutible del equipo, el clásico de Thanksgiving le presentaba a los Tampa Bay Buccaneers como rival y no decepcionó ni por un segundo. En el partido lanzó 22 pases completos en 29 intentos para 306 yardas con cinco TDs, lo que le valió un impresionante rating de 148.9 en el partido.

Para ese momento estaba claro que los Cowboys habían encontrado a su nuevo QB franquicia.

 

4. El momento que etiquetó a Romo

La temporada 2006 concluyó con unos Cowboys con récord de 9-7 que les aseguró un boleto a Playoffs como Comodines en la NFC. El partido se disputó el 6 de enero de 2007 en Seattle, ante los Seahawks.

El partido fue cerrado y cuando restaban un poco más de cuatro minutos de juego los Cowboys recibieron el balón estando sólo un punto abajo en el marcador. La serie ofensiva fue todo lo que pudieron haber deseado; consumieron tres minutos del reloj de juego y llegaron hasta la yarda 2 del territorio enemigo. Todo estaba en la pierna del pateador Martin Gramatica, quien intentaría un gol de campo que parecía de trámite para poner dos puntos arriba a los Cobwboys y dejar a los Seahawks con un minuto en el reloj y cero tiempos fuera.

Por su historial de haber sido el QB de tercer equipo y después el de segundo, Tony Romo había mantenido sus responsabilidades como place holder para puntos extras y goles de campo. El centro fue bueno Romo recibió el balón y al momento de querer acomodarlo, simplemente resbaló de sus manos. Romo aún recuperó el balón e intentó correr, ya fuera para anotar de seis puntos o por lo menos conseguir un primero y goal pero fue tackelado por la espalda.

Aquel momento dio origen al estigma que Romo cargaría en adelante de ser un QB que no puede manejar la presión en momentos importantes.

 

5. 37 yardas, 4 de ganancia, Primero y Diez.

Una de las jugadas más icónicas de la carrera de Tony Romo se presentó el 30 de septiembre de 2007, cuando los Cowboys recibían la visita de los Rams en el Texas Stadium.

Desde formación escopeta Romo vio volar el centro por encima de su cabeza, el balón botaba y rodaba hacia atrás, hasta que un bote afortunado hizo que el balón cayera en sus manos y haciendo uso de su habilidad corrió 37 yardas para ganar cuatro, rebasar las cadenas y darle un nuevo set de downs a su ofensiva.


6. Cinco intercepciones, una victoria

Normalmente el equipo que tiene al QB que lanza cinco intercepciones en el partido se queda con la derrota, sin embargo en el partido de Lunes por la Noche contra los Buffalo Bills el 8 de octubre de 2007, Romo tuvo un partido para olvidar en términos de estadísticas individuales; lanzó 29 de 50 pases completos para 309 yardas, con dos TDs y cinco intercepciones además de un fumble.

Lo interesante fue que la defensiva de Dallas mantuvo el juego al alcance para que en el último cuarto anotaran 12 puntos sin respuesta incluyendo recuperar una patada corta con menos de 20 segundos por jugar seguido de una serie de tres jugadas en las que dejaron en posición a su pateador para intentar un gol de campo de 53 yardas que les aseguraría la victoria 25-24, mejorando así su récord a 5-0 en la temporada.

Romo finalizó el encuentro con 49.9 de rating, siendo la única victoria en su carrera en partidos en los que registró menos de 50 puntos de rating.

Este partido sirvió para probar que aun con un juego lleno  de entregas de balón, el QB contaba con la fortaleza mental para sobreponerse si contaba con la ayuda de sus compañeros de equipo.

 

7. 'Cabo Gate'.

Este es otro de los momentos más famosos. Tras una temporada en la que el equipo terminó con récord de 13-3 y como el primer sembrado de la NFC. La Ronda Divisional llevó a unos Giants que pasaban por un gran momento a visitar el Texas Stadium.

En un encuentro cerrado en el que los Cowboys estaban abajo en el marcador sólo por 4 puntos con menos de dos minutos por jugar, Romo tomó el balón desde medio campo y comenzó una serie que necesitaba terminar en la zona de anotación. El ataque llegó hasta la yarda 11 del rival y tras un tiempo fuera, Romo lanzó tres pases intentando remontar la desventaja, sin embargo el tercero de ellos fue interceptado dentro de la zona de anotación, lo que le dio el triunfo a los Giants y la eliminación a los Cowboys.

La narrativa sólo pudo girar en torno a cómo Romo, acompañado de su entonces novia Jessica Simpson y Jason Witten habían pasado el fin de semana previo en Los Cabos. El escándalo mediático y el hecho de que la derrota hubiera sido en un intento de comeback frustrado por una intercepción, sólo dio gasolina a la percepción de que Romo no podía manejar los momentos importantes.

 

9. El infame 44-6

La semana 17 de la temporada 2008 presentaba una oportunidad para los Cowboys de asegurar un lugar en Playoffs por tercer año consecutivo, lo que debían de hacer era vencer a su rival divisional, Philadelphia Eagles, como visitantes. Para ese momento el equipo había perdido dos de los últimos tres encuentros, lo que los colocó en la mencionada situación de ganar para avanzar o perder y quedar eliminados.

Aquella tarde nada salió bien para los de la Estrella Solitaria, Tony Romo pasó para sólo 183 yardas completando 21 de 39 pases, no registró anotación, lanzó una intercepción y perdió dos fumbles, uno de los cuales sería regresado hasta la zona de anotación. Una vez finalizado el partido, Romo quiso minimizar el hecho declarando que “si eso es lo peor que me va a pasar jamás, entonces habría vivido una vida bastante buena”.

La mezcla del muy pobre desempeño del equipo y del QB particularmente, mezclado con esa declaración, prendió fuego a la narrativa del Romo que no podía con la presión.

 

9. "Tony Houdini"

Esta jugada aparece en prácticamente todos los montajes de highlights de Tony Romo. En apenas el tercer encuentro de temporada regular del Cowboys Stadium, los Falcons llegaron de visita sólo para ser superados 37-21.

En una jugada de zona de goal, Romo escapó a cuatro defensivos de Atlanta que estuvieron a punto de capturarlo detrás de la línea sólo para hacer un acto de escapismo digno de Houdini y encontrar a Patrick Crayton en la zona de anotación.

Esta clase de rasgos fueron distintivos de la carrera del QB; una habilidad envidiable para escapar de la presión y jugar fuera del diseño de la jugada tan bien como lo hacía dentro del mismo.

 

10. Venciendo tres veces

En la temporada 2009 Romo lideró a un ataque que anotó 78 puntos a su rival divisional, Philadelphia Eagles, mientras que su defensiva permitió únicamente 30.

En dos de los tres encuentros, Romo superó los 100 puntos y brilló en cada momento de los tres partidos mostrando eficiencia y habilidad para realizar jugadas grandes, pero lo más importante fue que le dio a los Cowboys su primera victoria en Playoffs en 13 años, un estigma que cada vez era más pesado para la franquicia. No es poca cosa que haya sido Tony quien regresó las victorias en enero al equipo.

 

11. Visita a la Revis Island

La temporada 2011 comenzaba con nuevos bríos para los Cowboys, ya que estrenaban Head Coach permanente en Jason Garrett. El primer partido de domingo por la noche de aquiella temporada presentaba al equipo de Dallas visitando New York para enfrentar a los Jets.

Todo parecía ir en orden para los de la Estrella Solitaria cuando en el último cuarto tenían una ventaja de 24-10 en el marcador, pero una serie de eventos por demás desafortunados para ellos que incluyó patadas de despeje bloqueadas, fumbles e intercepciones, implicó que los Jets anotaran 17 puntos sin respuesta y terminaran derrotados 27-24.

A la mitad del último cuarto cuando buscaban ponerle el último clavo al ataúd de los Jets, Romo perdió el balón en la yarda 2 de su rival. Más adelante, ya con la desventaja de 3 puntos que sería definitiva, y con la posibilidad de darle la vuelta al marcador, o por lo menos empatarlo, Tony visitó la “Revis Island” cuando quedaba un minuto de juego y lanzó una intercepción que sentenciaría el encuentro a favor de los locales.

Este par de desatinos volvían a poner a Romo como el gran villano.

 

12. Tiempo Extra en San Francisco

Sólo una semana después de lo ocurrido en New York, los Cowboys tenían su segundo encuentro de la temporada y el segundo también como visitantes, pero esta vez del lado opuesto del país, en San Francisco, en donde enfrentarían a los 49ers.

Después de una primera mitad con un inexplicable mal desempeño de Tony Romo en el campo, el QB no regresó al terreno de juego para el inicio del tercer cuarto debido a que en una jugada temprano en el encuentro había sufrido una ruptura de costilla que le había perforado un pulmón.

Con su equipo abajo 21-14 en el marcador, Romo volvió al campo de juego en el último cuarto del partido para intentar hacer algo de magia. Los 49ers anotaron tres puntos más y fue ahí donde todo comenzó. Primero Romo ejecutó un drive de 80 yardas en nueve jugadas en el que lanzó cinco de siete pases completos y culminó con un pase de TD a Miles Austin.

Lesiones en el cuerpo de receptores provocaron que Dez Bryant no participara en el encuentro y justo después de la mencionada anotación, Miles Austin tuvo uno de sus frecuentes problemas en el tendón de la corva, por lo que lo que tenía su disposición era  Dwayne Harris, Kevin Ogeltree y Jessee Holley.

Un drive más para anotar el field goal del empate obligó a llevar las cosas a Tiempo Extra. Tras una primera serie fallida por parte de San Francisco, Tony recibió el balón en su propia yarda 22 y en la primera jugada lanzó un pase al receptor más improbable, Jessee Holley, el ganador del reality show “4th and Long” de Michael Irvin. Más de 70 yardas después, Holley fue tackleado dentro de la yarda 5 del rival, lo que dejó una situación fácil para que Dan Bailey pateara el gol de campo de la victoria.

Este es probablemente mi momento favorito de Tony Romo, ya que no sólo demuestra una fortaleza sin par al regresar al campo con una costilla rota y un pulmón perforado, sino que el mismo Holley cuenta que la jugada descrita fue mandada por el mismo Romo en el huddle, cambiando la señal que había recibido desde la línea lateral y basándose en lo que había visto que la defensiva rival le estaba presentando. Esto implicaba un nivel de confianza tremendo en su conocimiento y también en un receptor como Holley, con quien tenía la mínima química por estar enterrado muy profundo en el depht chart de los receptores.

Sin duda, aquí vimos a Tony Romo en su máximo esplendor.

 

13. Tres intercepciones y estás fuera.

La temporada 2012 estuvo llena de altibajos para los Cowboys y aun así llegaron a la semana 17 con un escenario en el que disputaban el título de la NFC East contra los Washington Redskins como visitantes.

Este fue un partido pesadilla para Romo en el que lanzó tres intercepciones, la más descorazonadora vino en el último cuarto con un poco más de tres minutos por jugar con el equipo atrás en el marcador 21-18. Con el pass rush en la cara, Romo intentó lanzar un pase a su válvula de escape y  el balón fue directo a las manos del defensivo, lo que esencialmente selló la victoria para los Redskins, quienes sacaron 7 puntos más de esa entrega de balón y aseguraron el título de la división dejando fuera de Playoffs a los Cowboys.

Sin importar las numerosas ocasiones en las que lideró a su equipo en situaciones similares en el último cuarto, la gente continuaba señalando con agudeza momentos como este para afirmar que no podía con los momentos importantes.

 

14. Paso a paso vs. Peyton Manning.

Con 99 puntos totales en el marcador, este es uno de los mejores partidos de temporada regular que recuerdo haber visto.

La semana 5 de la temporada 2013 llevó a los Broncos a visitar el AT&T Stadium en aquella temporada de récords ofensivos para el equipo liderado por Peyton Manning.

Con un poco más de siete minutos por jugar en el tercer cuarto, los Cowboys estaban atrás en el marcador 35-20, las suerte parecía estar echada en lo que aparentaba como una paliza por parte de los visitantes. Sin embargo, gracias a tres pases de touchdown en un periodo de ocho minutos, los locales tomaron la delantera 41-38, no obstante, en los tres minutos finales permitieron 10 puntos que fueron la diferencia para terminar con la derrota.

A pesar de que muchos se empeñarán en señalar la intercepción lanzada pro Romo en el último cuarto con dos minutos por jugar, vale mucho más la pena concentrarse en el hecho de que el jugador no seleccionado en el Draft de 2003, siguió paso a paso a la primera selección global del Draft de 1998, a quien algunos consideran como el mejor de todos los tiempos en su posición.

En el momento en el que el equipo de Dallas parecía estar fuera del encuentro por el abultado marcador, Romo montaba un drive que terminaba en puntos de forma fácil y rápida regresándole la esperanza a su equipo. Sus estadísticas en el partido (25 de 36 para 506 yardas, 5 TDs, 1 int. y un rating de 140) fueron incluso mejores que las de Manning (33 de 42 para 414 yardas 4 TDs, 1 int. y un rating de 129.6).

Este partido encapsula muy bien la historia de la carrera de Tony Romo. Un jugador con bajísimas probabilidades de éxito que podía estar a la altura de los más grandes de su época, pero que por diversas razones nunca pudo afirmar su pertenencia a dicho grupo.

 

15. Victoria con la espalda rota.

Otra muestra de dureza por parte de Tony Romo, quien en la semana 16 de la temporada 2013 enfrentó de visita a los Redskins para buscar mantener vivas las esperanzas del equipo por un lugar en Playoffs.

Con una actuación discreta pero efectiva, Romo llevó a su equipo a una remontada en el último cuarto. Se encontraban 20-14 abajo y sólo unos segundos después de iniciado el último periodo 3 puntos más se agregaron a la causa rival, por lo que la remontada tendría que ser de 9 puntos.

Romo tuvo dos series ofensivas en el último cuarto y con ejecuciones maestras, ambas terminaron en puntos, primero en un gol de campo tras una serie que consumió más de ocho minutos de juego y luego recorriendo 87 yardas para el touchdown de la victoria que vino en una cuarta oportunidad después de tres intentos fallidos muy cerca de la línea de goal.

En esa última serie, era evidente que Tony estaba jugando con dolor, cada movimiento que hacía denotaba que estaba lesionado. Posteriormente sabríamos que tenía una lesión en la espalda, que hoy día conocemos como uno de los principales motivos para su retiro.

Rudeza y maestría en la ejecución de la ofensiva fue lo que Tony Romo mostró en esta oportunidad.

 

16. J.J. Who?

Otra de las joyas que constantemente aparecen en cualquier montaje de highlights de Tony Romo.

Uno de los sellos de la casa del QB era su espectacular “spin move” para escapar de la presión. En ocasiones daba la impresión de que tuviera ojos en la espalda y sólo un instante antes de recibir el golpe escapaba por la puerta trasera dejando al defensivo abrazando el aire.

Este movimiento lo hizo un sinnúmero de veces, pero el hecho de haberlo conseguido contra J.J. Watt, que en la temporada 2014 estaba en los cuernos de la luna y en medio de una temporada que le valdría su segundo reconocimiento como Jugador Defensivo del Año, fue simplemente espectacular. El que la jugada haya terminado en un TD de 43 yardas a Terrance Williams es la cereza del pastel.

Para ese punto se la temporada de ensueño de los Cowboys estaba tomando una muy buena inercia.

 

17. “Romoing”

Habiendo asegurado el título de la NFC East y el tercer lugar en la NFC, los Cowboys recibieron a los Lions en la Ronda de Wilcard de la temporada 2014.

Después de una primera mitad en la que poco salió bien, los Cowboys llegaron a estar abajo en el marcador 20-7 a la mitad del tercer cuarto. Con un poco más de ocho minutos por jugar en el tercer periodo, Tony Romo encendió el switch y en sus siguientes tres posesiones llevó a su equipo a sacar puntos (TD, FG, TD) para conseguir la victoria 24-20.

La última serie ofensiva fue una ejecución de 60 yardas consumidas en aproximadamente seis minutos de juego que culminó con un pase de touchdown de ocho yardas a Terrance Williams que Romo vio desde el piso y festejó boca abajo levantando sus brazos paralelos al suelo en señal de victoria, una posición que se conoció como “Romoing”.

La defensiva fue capaz de cerrar el encuentro con un fumble recuperado y los Cowboys consiguieron así su segunda victoria en Playoffs en la era Tony Romo.

"Romoing"

 

18. Héroe de último minuto

La temporada 2015 se suponía como la ideal para que los Cowboys capitalizaran lo logrado el año anterior y en la semana inaugural, en el primer partido de Domingo por la Noche del año se enfrentaron en casa contra los Giants.

La ofensiva de los Cowboys, a pesar de lucir bien, no concretaba con anotaciones de 6 puntos, lo que los colocó a mediados del tercer cuarto en una desventaja de 16-6. En el último cuarto, tras una intercepción que terminó costándole siete puntos en contra a los Cowboys, Tony Romo tuvo dos series ofensivas más en el partido, ambas fueron sumamente eficientes y terminaron en TDs de Jason Witten.

La última de ellas con sólo 1:29 ene l reloj de juego y sin tiempos fuera por pedir. Romo comenzó en su propia yarda 28 y cinco jugadas después ya se encontraba en la 11 de su rival con sólo 13 segundos restantes en el partido. El centro fue malo, muy abajo, el balón quedó a la deriva por un instante, pero un bote afortunado hizo que Romo lo recuperara y sin perder la compostura ni por un instante encontró a Witten en el centro del campo quien pudo cruzar la línea de goal para sellar la victoria de los Cowboys.

La temporada prometía, el problema vino cuando un poco más adelante sufriera una lesión que lo dejaría fuera de acción y  a los Cowboys en una situación muy precaria, sin embargo este momento es ilustrativo de los 30 drives de la victoria que ejecutó a lo largo de su carrera, de hecho de 2006 a 2014 - años en los que en realidad jugó - ningún QB tiene más victorias en el último cuarto o Tiempo Extra que las 27 que él registró.

 

19. El pase de relevo.

El 15 de noviembre de 2016, Tony Romo convocó a una conferencia de prensa en The Star, las instalaciones centrales de los Dallas Cowboys. El evento se centró en el QB leyendo una declaración en la que respaldaba completamente al novato Dak Prescott para ser quien liderara al equipo en adelante, poniendo así cualquier controversia a un lado.

Después de todo Romo ya estaba recuperado de su más reciente lesión de espalda y los medios alimentaban una narrativa en la que se hablaba de su posible regreso y la creación de una disputa por el liderazgo de la ofensiva.

Algunas frases de la declaración:

  • “Tu siustituto potencial ha llegado, has estado lesionado dos años consecutivos y ahora estás instalado a mediados de los treintas… es en estos momentos en donde te das cuenta de quién eres en realidad…”
  • “Verán, el football es una meritocracia, no se te regala nada, te ganas todo, día con día, una y otra vez tienes que demostrarlo…”
  • “(Prescott) se ha ganado el derecho a ser nuestro titular…”
  • “Alguna vez yo fui ese chico, tratando de probar mi valía, lo recuerdo como si fuera ayer…y si recuerdo algo sobre aquél tiempo es a la gente que me ayudó en el proceso, si puedo ser eso para Dak, lo seré…”
  • “Finalmente se trata del equipo, es lo que hemos predicado todas nuestras vidas…”
  • “He aprendido que todos tenemos que librar dos batallas, una con el hombre que está frente a ti y la otra con el que está dentro de ti, creo que una vez que controlas al que está dentro de ti, el que está frente a ti no importa en realidad…”

Un movimiento con clase y que reafirmó que es, antes que nada, un jugador que antepone los intereses del equipo sobre los personales. Bien pudo haber demandado una competencia abierta para ganar el puesto o incluso un corte o intercambio con otro equipo, pero en vez de eso, salió a dar su respaldo al futuro de la franquicia.


20. El ultimo baile.

Semana 17 de la temporada 2016. Los Cowboys ya habían asegurando para entonces el primer lugar de la NFC para recibir todos los Playoffs en casa y atendían el compromiso de visitar Philadelphia para el partido final de la temporada regular. Los jugadores titulares jugaron sólo unos minutos en el mejor de los casos.

En esta circunstancia, al inicio del segundo cuarto, el jersey número 9 marchó hacia el campo para comandar la ofensiva. Un esfuerzo de siete jugadas que recorrió 81 yardas en 2:45 minutos y terminó en touchdown.

La serie ofensiva tuvo de todo. Intentos de pases largos ante coberturas personales, un checkdown a su RB, una jugada por tierra y la culminación fue una jugada ejecutada con excelencia en un engaño de pase hitch a Terrance Williams que termina corriendo una trayectoria de fade hacia la zona de anotación y recibiendo una belleza de pase para anotar 6 puntos.

Ese es (por lo menos hasta el momento) el último pase de la carrera de Tony Romo, la cual comenzó con una intercepción y terminó con un touchdown.

  • Arturo Jara

    ojito remi y todo.
    A mí me faltó el Divisional 2014. Después de vencer a Detroit, Dallas viaja a la Frozen Tundra para enfrentar a Green Bay y a Aaron Rodgers. Un juego donde parecía que Dallas iba ganando pero vendrían la voltereta de GB gracias a un FG fallado por Bailey, un fumble de Murray cuando tenía el campo abierto para un TD y con una defensiva que no pudo presionar a un Rodgers que estaba jugando con una lesión en la pierna y que no estaba al 100. Aun así Tony supo llevar a la ofensiva a una última serie que terminaría con polémica jugada de Dez, donde en una 4a y largo, Romo lanza un gran pase que Dez Atrapa dejando al equipo en la yarda 1 y que fue revertida por que “no se completó el proceso de recepción” aunque todos sabemos que DEZ CAUGHT IT.
    Un momento donde Romo y la ofensiva supieron venir de atrás y poner al equipo en una situación en la que una decisión polémica impidió que Dallas avanzará al juego de campeonato de la Nacional.

  • Luis lopez hernandez

    Como leí por ahi en un diario, la carrerra de romo fue inolvidable, mas no gloriosa.

  • LeeSan Dro Guti

    Buena tarde…

    No soy fan de los Vaqueros, pero tengo muchos años (31) siguiendo a los Pat´s, se lo que es tener un equipo malo y ver como pasan los QB´s que no dan resultado hasta que llega uno (Bledsoe), el cual levanta al equipo y por diversos motivos es relvado por “alguien” más.

    Mi comentario va en el hecho de que reconozco que Romo es o fue diferente, el tenía calidad y la demostraba en el campo, siento que sus logros y más sus errores son exagerados; lo que si debo identificar y es obligación de cualquiera que veamos americano, es manifestar que el principal problema de Romo fue que su “gerencia” nunca, pero nunca supo armar eficientemente un equipo para competir hasta el 2016.

    Romo tuvo sólo 2 buenos equipos (2007 y 2014) y aún así considero que hicieron más de lo que su roster tenía; identifico que el tiene parte de la culpa en los fracasos, como alguna vez lo tuvieron el mismo Staubach, Marino, Aikman, Manning, Brady y Montana (recordemos que estos grandes no fueron campeones siempre que jugaron o juegan).

    Lamentablemente comparo a NE con Dallas, que no debe ser justo, pero siento que en algún punto entre 1997 y 2014 Jerry Jones perdió la brújula para armar equipos; no quiero decir que no lo intentó, pero sus drafts, agencia libre y trades fueron regulares en el mejor de los casos; perdieron muy buenos años de Romo, Ware, Witten y Bryant por mencionar algunos, todo, a mi parecer, por una forma desordenada y visceral de formar equipos.

    Hoy Dallas va por buen camino, a pesar de las perdidas defensivas, siento que algo ya hizo click en la gerencia, se ha traido gente valiosa y vendrán mejores reclutamientos.

    De los entrenadores, la verdad no soy fan de Garret, pero creo que Dallas ha estado bien a secas en ese sentido, alguien más pudo ayudar mucho a la causa (retener a Sean Payton); pero el hubiera solo existe como cuento, no pasó y hoy debemos reconocer que se retiró otro buen QB, el cual no pudo ser campeón por factores 100% fuera de su juego.

    Al César, lo que es del César.

    Saludos¡¡¡

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.