Foto: Youtube

Los 5 mejores quarterbacks del Draft NFL 2017

La clase de quarterbacks del 2017 está lejos de ser la mejor, pero ofrece prospectos que sin duda alguna podrían cambiar el rumbo de varias franquicias. Como clase previo al Draft, diría que es comparable a aquellas del 2011 y 2016, pues hay talento pero no productos terminados. Para obtener perspectiva, el mejor prospecto de esta clase es muy inferior a Andrew Luck, inferior a Carson Wentz y superior a Jared Goff, Teddy Bridgewater, Blake Bortles y Ryan Tannehill, todos siendo evaluados pre-NFL.

Estos son los 5 mejores quarterbacks del Draft NFL 2017

 
1.- Mitch Trubisky - North Carolina
Lo único que Mitch Trubisky no tiene es la experiencia como titular que algunos scouts requieren. En mi opinión, la muestra que tenemos es más que suficiente para concluir que Trubisky tiene todas las herramientas necesarias para ser un excelente titular en la NFL. Basta ver los juegos contra Florida State y Pittsburgh, donde el QB de North Carolina tuvo una actuación espectacular. Con todo y la poca experiencia, Trubisky cuenta con la mejor mecánica de pase y precisión de toda la clase, aparte del gran toque que le pone a sus pases profundos, algo que también lo diferencia del resto. Como valor adicional ofrece excelente movilidad y es un corredor bastante peligroso, a pesar no recibir el crédito merecido por el atleta que es. En 2016, Trubisky lanzó para 4.762 yardas, 30 TDs y 6 INTs, completando el 68% de sus pases.
2.- DeShone Kizer - Notre Dame
Kizer es sin duda alguna el QB con mayor potencial de todo Draft y no está cerca. Su tamaño, brazo y velocidad le han generado comparaciones a Cam Newton, aunque también, por su mecánica defectuosa e inconstante juego (incluyendo su record), a Josh Freeman. De todos los prospectos de la clase, Kizer tiene el mayor numero de ‘pases calibre NFL’, en los cuales muestra anticipación, potencia y colocación. De hecho, tuvo una tanda de estos en el primero juego de la temporada contra Texas. El techo de Kizer es mucho mayor al de Trubisky y probablemente termine siendo mejor en el siguiente nivel , no obstante, hay demasiados defectos en su juego que tomará tiempo perfeccionar.
3.- Deshaun Watson - Clemson
Es difícil creer que el quarterback que despedazó a una defensiva de Alabama repleta de altas selecciones de primera ronda sea el tercer mejor prospecto en su posición. El único problema en mi opinión es su precisión, algo fundamental en la NFL pues las ventanas son mas pequeñas y los defensivos mucho más rápidos. Por alguna razón, esto empeoro notablemente en 2016 relativo a 2015, cuando Watson parecía ser la primera selección global del Draft. El equipo que lo seleccione tendrá muchas herramientas con cuales trabajar, pues la habilidad atlética es espectacular y el liderazgo no tiene igual.
4.- Patrick Mahomes - Texas Tech
Patrick Mahomes es probablemente el prospecto en la posición más intrigante del Draft. Físicamente, el tipo parece estar hecho para la NFL y lo que ha mostrado en el campo no ha dejado nada que desear. El problema, como cualquier jugador ofensivo de Texas Tech, es que el sistema ofensivo de la universidad infla estadísticas y difiere significativamente de un esquema estilo profesional. Para Mahomes, el líder de yardas de la NCAA en 2016, será crítico demostrar en sus entrevistas que entiende conceptos y combinaciones de rutas básicas. De lograrlo, podría ser seleccionado al final de la primera ronda. No tendría ningún problema si fuera el caso pues el potencial lo amerita.
5.- Jerod Evans - Virginia Tech
Jerod Evans entra a la lista por su gran promesa. El talento es incuestionable pero es evidente que necesita un par de años en la banca (aunque cabe recalcar, que eso decían de Dak Prescott). Evans tiene las cualidades físicas que la NFL busca y trae valor agregado como corredor (les recomiendo ver su TD de 55 yardas por tierra contra ECU). Pasando el balón, me recuerda a otro Hokie, Tyord Taylor, solo que con un cuerpo que proyecta mejor en la NFL.
Alberto Mussali

Socio Fundador de Primero y Diez especializado en el Draft, por lo que terminando el Super Bowl y hasta abril/mayo su presencia es mucho más brillante y notoria en nuestras diferentes plataformas. Sus constantes visitas a la ciudad de Tampa Bay y aquella mítica defensiva del año 2002, hicieron que le jurara lealtad a la bandera pirata de los Buccaneers.