10 posibles joyas escondidas de la Agencia Libre

La primera ola de agentes libres contratados suelen atraer los contratos más jugosos y los encabezados más llamativos, pero siempre hay jugadores que demandando menos juegan un papel importante para el equipo que los contrata.

Esta es una lista, en orden alfabético, de 10 posibles joyas escondidas de la Agencia Libre en 2017.

 

Bennie Logan, DT.

Un jugador que podría reforzar de manera perfecta una frontal defensiva que flaquee al detener la carrera. Con un cuerpo grande, buena explosividad y fuerza, Logan se presentará como una opción muy atractiva.

Quien lo haya visto de cerca puede comprobar que cada vez que los enfrentaba, la alabada línea ofensiva de los Cowboys tenía problemas para contenerlo en el juego por tierra.

 

Bryan Hoyer, QB.

La clave con este hombre es darle el rol correcto. El equipo que lo contrate no puede pensar en él como la solución a sus problemas en la posición de quarterback, pero si lo colocan como un puente para conseguir al nuevo QB franquicia o como backup para un jugador joven, su adición será sumamente valiosa.

 

Cordarrelle Patterson, WR.

Se trata de una de esas selecciones de primera ronda que no debieron serlo. Si Patterson hubiera sido tomado de la mitad de la segunda ronda en adelante la narrativa alrededor suyo sería muy distinta.

Ahora llega a la agencia libre tras haber mostrado una tremenda habilidad en regresos de kickoff, campo en el que promedia más de un TD por temporada y cuenta con un regreso de más de 100 yardas en tres de sus cuatro años en la liga.

Con un contrato de prueba en algún equipo que le dé uso como arma ofensiva alineándose como receptor, corredor y en equipos especiales, podría tener aportaciones interesantes.

 

Danny Woodhead, RB.

Un jugador complementario para equipo con un corredor 1 estable. Lo que Woodhead ofrece en tercer down es simplemente espléndido. A pesar de rebasar los 31 años, con un número limitado de toques de balón puede seguir siendo eficiente.

En las dos últimas temporadas que estuvo sano (2013 y 2015), sumó 156 recepciones para 1,360 yardas y 12 TDs.

El impacto salarial más alto que tuvo con los Chargers fue de $3 millones en 2016, pero en la mayoría de las temporadas su impacto financiero es realmente bajo. Obtener esa clase de producción a ese precio es una verdadera ganga.

 

Dwight Freeney, DE.

A sus 37 años de edad Freeney ha demostrado seguir siendo una opción viable para un equipo que requiera un especialista para presionar al QB contrario.

Sus últimos dos contratos han sido por un año y por sumas cercanas al millón de dólares con incentivos por producción, así que emular ese modelo puede resultar efectivo obteniendo sacks en momentos importantes a cambio de poco dinero.

 

Johnathan Hankins, DT.

En busca de su segundo contrato en la NFL, Hankins podría aterrizar en una situación en la que algún equipo le otorgue la oportunidad de comprobar que puede repetir el éxito que tuvo en la temporada 2014, cuando acumuló 7 sacks y 30 tackleadas. La temporada pasada volvió a tener una productividad interesante participando en más del 60% de las jugadas defensivas de los Giants.

De caer en un equipo en el que haya talento a su alrededor puede destacar sin demandar demasiado dinero.

 

Micah Hyde, S.

Un jugador con productividad probada y con la versatilidad necesaria para encajar en cualquier sistema defensivo. Hyde no suele ser mencionado entre los mejores safeties de la liga, pero su juego habla por sí mismo.

En este periodo de Agencia Libre varios nombres serán sujeto de encabezados antes que el suyo, pero quien se haga de sus servicios se estará llevando un jugador muy sólido.

 

Nick Fairely, DT.

La carrera de este jugador ha tardado en despegar, sin embargo el talento que lo hizo una selección top 15 en el Draft está presente.

El hecho de haber pasado ya por tres equipos podría provocar que su valor en el mercado abierto no sea muy alto, de tal modo que una defensiva que busque reforzar su frontal podría obtener buen valor al contratarlo.

 

Sean Spence, LB.

Su paso por los Steelers al inicio de su carrera no fue convincente para que el equipo lo retuvieran y tras un año en los Titans en el que se convirtió en una pieza importante de esa mejorada defensiva entrará al mercado de la Agencia Libre buscando encajar.

Con buenos nombres es su misma posición tanto en el Draft como en jugadores veteranos buscando una nueva casa, Spence podría terminar aceptando un contrato no tan demandante para un equipo que obtendrá buena producción y constancia.

 

Sylvester Williams, DT.

Este es el tipo de jugador que podría obtener un contrato de largo plazo pero no de mucho dinero.

Con los Broncos nunca estuvo en el campo ni siquiera en el 60% de las jugadas defensivas, ahora el equipo que se haga de sus servicios obtendrá un elemento dispuesto a hacer el trabajo sucio para que sus compañeros brillen.

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.


Publicaciones Relacionadas