Foto por Getty Images

Ranking de los Patriots de Belichick en el Super Bowl

Ver a los Patriots de Bill Belichick en el Super Bowl se ha vuelto una costumbre en el siglo 21, para el goce de sus fans y a veces también para el de sus detractores. New England nos ha regalado seis juegos para recordar y está a punto de jugar el séptimo.

Además, durante la cobertura del Super Bowl LI tuvimos una declaración que causó revuelo: en entrevista con Primero y Diez, Ron Borges, columnista del Boston Herald y una de las voces más autorizadas cuando se habla de New England, opina que en su versión 2016 los Patriots son un buen equipo, no un gran equipo.

Es por ello que en Primero y Diez nos dimos a la tarea de armar el ranking de los Patriots de Belichick en el Super Bowl. ¿Qué te parece? ¿Cuál sería el tuyo? Escríbenos en la sección de comentarios.

7.- New England Patriots 2001

En una de las mayores sorpresas en la historia del Super Bowl, el joven equipo de los Patriots con Belichick en su segundo año como Head Coach y Tom Brady con menos de un año de experiencia como titular dieron la campanada frente a los St. Louis Rams, conocidos como “The Greastest Show On Turf”

En récord los Patriots terminaron 11-5, en defensiva terminaron como 24 en yardas por juego; pero en puntos permitidos, fieles a la costumbre de Belichick, terminaron como la sexta mejor defensiva con sólo 272 puntos recibidos. Ofensivamente terminaron en la posición 19 en yardas y curiosamente también como la sexta mejor en puntos con 371.

En cuanto al personal, ya contaban con la base que ganaría tres de cuatro campeonatos de la NFL pero hasta ese momento eran jugadores de mediano perfil, entre ellos los novatos Richard Seymour y Matt Light. Por otro lado había veteranos como Teddy Bruschi, Willie McGinest, Mike Vrabel, Ty Law, Lawyer Milloy, Kevin Faulk, Antowain Smith, David Patten y Troy Brown.

Los Patriots de 2001 no eran el equipo más dominante, pero su juego físico y de contacto con los receptores de los Rams sacó de balance a Kurt Warner y compañía. Cuando los Rams reaccionaron ya era demasiado tarde.

6.- New England Patriots 2011

Los Patriots buscaban venganza del Super Bowl XLII pero los Giants aplicaron la misma fórmula para vencer a Tom Brady: defensa y un juego controlador de Eli Manning y su ofensiva.

Diez años después de su primer campeonato, la filosofía de los Patriots había cambiado drásticamente. Con los jugadores defensivos que hicieron posible la dinastía ya en el retiro o en otra franquicia, Brady se convirtió en la gran fortaleza del equipo, emulando los números de Peyton Manning pero sin el balance necesario para ganar un campeonato.

Jóvenes jugadores en las filas de los Patriots luchaban por hacerse de un nombre en la liga, las principales armas de este equipo eran Aaron Hernandez y Rob Gronkowski, una mancuerna que hacía temblar a cualquier defensiva.

En números los Patriots terminaron con marca de 13-3, segunda mejor ofensiva en yardas por partido y la tercera mejor en puntos. Sin embargo la falta de balance era notable; su defensiva era la penúltima en yardas por juego y en puntos terminaron como la número 15.

Para la mala fortuna de los Patriots, Rob Gronkowski sufrió una lesión en el Juego de Campeonato que lo marginó del Super Bowl y la defensiva fue incapaz de frenar temprano a Eli Manning, permitiendo que los Giants dominaran el reloj y la posesión del campo, razones que decidieron el juego a favor de los Giants una vez más.

5.- New England Patriots 2003

La resaca de campeonato se presentó en los Patriots en 2002, todo indicaba que el Lombardi de 2001 quedaría como una anécdota e incluso sobrevivirían en la memoria de los aficionados como aquel equipo cenicienta y carismático underdog que había vencido a los favoritos Rams.

Bill Belichick inició la temporada con un movimiento arriesgado, cortando a Lawyer Milloy y firmando en su lugar al polémico Rodney Harrison. Los Patriots iniciaron una racha de partidos ganados que no verían rota hasta el 2004. En 2003 obtuvieron marca de 14-2, la defensiva de Belichick, la cual era la unidad más fuerte del equipo, terminó como la séptima mejor en yardas por juego y la mejor en puntos recibidos. La ofensiva de Tom Brady, por otra parte terminó como número 17 en yardas por juego y 12 en puntos por juego.

En el peor año de Tom Brady como titular de los Patriots (23 TD y 12 INT con un porcentaje 60.2 en pases completos) la ofensiva respondió a la hora buena y con una gran ayuda defensiva fue capaz de superar a los MVP Steve McNair y Peyton Manning en los Playoffs y a los Carolina Panthers en el Super Bowl XXXVIII por marcador de 32-29.

4.- New England Patriots 2014

Cuando parecía que Tom Brady y Bill Belichick verían su ventana del éxito cerrada llegó el mágico año 2014. Luego de un complicado inicio, el equipo logró sobreponerse a las adversidades y con un gran último cuarto de Tom Brady, una increíble llamada de los Seahawks y una oportuna intercepción del desconocido Malcom Butler en la yarda uno, nuevamente ganaron el Super Bowl.

Con la reconstrucción de los Patriots, los dirigidos por Belichick acumularon talento joven, el cual alcanzo su madurez en 2014. Ello le dio un gran balance al equipo; en defensiva terminaron en el lugar 13 en yardas recibidas por partido, en puntos recibidos terminaron en la octava posición. Ofensivamente, Tom Brady y compañía terminaron en los lugares 11 en yardas por juego y 4 en puntos.

Jamie Collins y Dont’a Hightower se convirtieron en pilares en medio del campo, Chandler Jones y Rob Ninkovich eran una gran amenaza en el pass rush y en la secundaría se dio el trío perfecto con Darrelle Revis, Brandon Browner y Devin McCourty.

La defensiva de Belichick una vez más sacó el pecho a la hora importante. Del otro lado, Tom Brady, Julian Edelman, Shane Veeren, Danny Amendola y Rob Gronkowski vencieron a la Legion of Boom en uno de los mejores Super Bowls de los que hemos sido testigos.

3.- New England Patriots 2016

Luego de perder en el Juego de Campeonato de 2015 ante la temible defensa de los Broncos, Tom Brady tenía una revancha pendiente por el caso del Deflategate, el cual le costó perderse los primeros cuatro juegos del año. Con una temporada dominante y sin encontrar resistencia en la AFC, los Patriots amenazan ahora con obtener su quinto anillo de Super Bowl.

El calendario de New England fue bastante sencillo para la calidad del equipo, con sólo un un par de derrotas en su registro. En lo que parece una constante en la rivalidad, los Patriots perdieron ante los Seahawks por dos jugadas de último minuto, siendo la otra derrota registrada a mano de los Bills, con Jacoby Brissett como su mariscal titular.

La defensiva de Belichick se llevó las palmas al ser la mejor en puntos recibidos y la octava en yardas por juego; en tanto la ofensiva terminó como la tercera mejor en puntos anotados y la cuarta mejor en yardas por juego –esto último sin contar con Gronkowski la mitad del año– y apenas cuatro intercepciones para Brady hasta el momento. Ha sido un gran año de revancha para el mariscal.

Por estos motivos, me parece que, de lograr el campeonato ante los Falcons, este equipo debe quedar un peldaño por delante de la versión 2014. De lo contrario, tendrán que descender un par lugares en este ranking.

2.- New England Patriots 2004

Probablemente sea este equipo por el que serán recordados en los años venideros. Si bien no fue el equipo con mayor talento en ese año, lograron ganar el tercer Super Bowl en cuatro años.

En retrospectiva, es difícil pensar que algún integrante del roster alcance el Hall Of Fame a corto plazo, con la excepción de Tom Brady y Bill Belichick. Sobre el resto, si bien fueron jugadores muy importantes ninguno fue considerado el mejor en su posición; esta dinastía se caracterizó por la sinergia del equipo y no por las individualidades.

En números, el equipo tuvo récord de 14-2; 18 victorias en temporada regular y 21 victorias contando Playoffs al hilo desde el 2003, gran racha en su momento. Defensivamente ocuparon la novena posición en yardas por juego, mientras que en puntos terminaron empatados con los Eagles en la segunda posición. En ofensiva fueron el séptimo lugar en yardas por juego y cuarto en puntos.

Los Patriots 2004 fueron el último equipo en ganar “back to back” y el primero desde los Cowboys a inicios de los años 90, por lo cual este equipo, que tuvo el equilibrio perfecto, merece ser reconocido como la obra maestra de Bill Belichick y Tom Brady. Y aún así, no es el mejor equipo que han tenido.

1.- New England Patriots 2007

Creo que no es sorpresa para nadie que los Patriots 2007 estén en esta posición, incluso para los detractores es difícil no reconocerlos como el mejor equipo de todos los tiempos… con un gran asterisco, pues no pudieron completar la Temporada Perfecta.

En ese año, Tom Brady recibió como “regalos” a Randy Moss, Donte Stallworth y al desconocido Wes Welker. Ellos montaron la mejor ofensiva que haya visto la NFL. La defensiva, aunque en declive, funcionaba conservando las ventajas y respondía en los momentos en que era requerida.

En lo que también podría ser reconocida como la mejor decisión de coacheo de todos los tiempos, el Head Coach de los Giants, Tom Coughlin, decidió jugar con todos sus titulares para evitar el 16-0 en Temporada Regular de los Patriots aunque ellos mismos no tuvieran nada que jugarse. El juego –que perdieron– no sólo les sirvió para elevar la moral del equipo, sino que descifraron cómo vencer a Tom Brady, la fórmula que les serviría en los siguientes dos Super Bowls que disputarían ante ellos.

Esos Patriots fueron la cuarta defensiva tanto en yardas como en puntos permitidos. Ofensivamente fueron los mejores en todas las categorías y Tom Brady rompió el récord de más pases de anotación en una temporada. Randy Moss también supero el récord de recepciones de TD en un año, establecido previamente por Jerry Rice.

Los Patriots de 2007 definen a la perfección lo que ha sido la franquicia en mucho tiempo, un lugar para el resurgimiento de figuras perdidas como Randy Moss, donde los desconocidos explotan su potencial como Wes Welker, el intelecto de Belichick para mantener un núcleo ganador de hombres mas allá de los nombres, el aplastante dominio de la franquicia, el año de las controversias y finalmente la alegría del resto de la liga cuando los vieron caer en el acto final, así como el carácter entre divino y mortal de Tom Brady al final del día.

Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.