Foto por Getty Images

¿De dónde salió Connor Cook?

Primero y Diez en la yarda 49, cuarenta segundos en el reloj. El balón es centrado, Connor Cook rola hacía su izquierda, lanza el balón y es…interceptado, Alabama sella el resultado, el número dos de la nación aplasta 38-0 en los Playoffs de la NCAA a Michigan State, tercer sembrado, en el marco del Cotton Bowl por el pase al National Championship 2015.

La defensiva de Nick Saban no sólo había humillado a los Spartans, sino que bajó drásticamente los bonos de Connor Cook, quien tuvo el peor juego de su vida en el peor momento. Antes del partido, el mariscal era un fuerte candidato a selección de primera ronda del Draft NFL 2016.

A partir de ese momento, las cosas siguieron de mal en peor para Cook, quien tuvo que declinar la invitación al Senior Bowl por una aparente lesión durante el final de la temporada. Los medios no tardaron en criticar su decisión como una medida preventiva para evitar ser comparado con otros mariscales, entre ellos Carson Wentz, quien a diferencia de Cook su posición rumbo al Draft subió como la espuma.

Su decisión aumentó los rumores sobre su cuestionable liderazgo y compromiso con el juego, nadie en la NFL quería arriesgarse con otro Johnny Manziel a pesar de que la calidad estaba ahí: recluta de cinco estrellas saliendo de High School, lanzó para 9,194 yardas, máximo histórico para su universidad, 71 TD y un récord de 34-5, el mariscal más ganador del programa.

Su brazo también fue galardonado con el Johnny Unitas Golden Arm Award al mejor QB Senior del Estados Unidos, premio que también han ganado mariscales como Peyton Manning, David Carr, Carson Palmer, Eli Manning, Matt Ryan, Andrew Luck, A.J. McCarron y Marcus Mariota.

Connor Cook proviene del pequeño pueblo de Hinckley, Ohio, a 20 minutos de la ciudad de Cleveland. En 2011, cuando ingresó a Michigan State fue designado jugador Redshirt, para tener un año más de elegibilidad sin opción a jugar. En ese año se encargó de vigilar de cerca al veterano Kirk Cousins, incluyendo ser tres veces nombrado capitán, distinción que Cook nunca pudo obtener y que estuvo bajo el foco de los scouts.

Brian Hoyer, Nick Foles y Kirk Cousins son algunos de los nombres que ha producido el programa bajo el mando del coach Mark Dantonio, quien maneja una ofensiva estilo profesional y prepara a sus jugadores para dar el salto a la NFL. Sin duda Cook tiene todas las herramientas físicas para jugar a nivel profesional: gran altura, un excelente brazo y puede hacer todos los pases requeridos en una ofensiva de la NFL. La competencia tampoco fue una interrogante como con Jared Goff o Carson Wentz, en Michigan State enfrentó a los mejores programas del país; Ohio State, Michigan, Penn State y Alabama.

Sin embargo las cosas no mejoraron para Cook durante el Scouting Combine. Muchos gerentes quedaron inconformes con las entrevistas personales y al final su desconfianza pesó más que el potencial del jugador y terminó cayendo hasta la cuarta ronda del Draft 2016. Como anécdota, el suyo fue el pick que anunció el otrora mariscal de los Raiders, Jim Plunkett, desde el Estadio Azteca como promoción para el duelo de Temporada Regular entre los Texans y Raiders en México.

Ahora con las lesiones de Derek Carr y Matt McGloin, Cook tendrá la oportunidad de redimirse y demostrar a todos los scouts que estaban equivocados y que por algo fue considerado en su momento como el mejor mariscal de su clase de Draft. Ante los Texans enfrentará, una buena defensa pero sin un ataque explosivo que le permita tomar ritmo antes de que el equipo rival se despegue en el marcador.

Cook debe emplear sus cualidades para explotar la verticalidad de los Raiders, al igual que lo hiciera Derek Carr, pero cuidando el balón sin forzar los pases como solía hacerlo con MSU. El pistolero está listo para regresar a los Playoffs, esta vez a nivel profesional, veremos que madera tiene Connor Cook para esta liga.

Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.