dak-prescott-bs-bucs

10 estadísticas de la NFL que no conocías – Semana 17 Temporada 2016

Se terminó la temporada regular 2016 y con ella las estadísticas de la NFL. Esta ocasión hay muchos números logrados por quarterbacks como Tom Brady, Drew Brees y Sam Bradford (¿por qué no?). Además los novatos de Cowboys están aquí con su gran año.

Como siempre hay sorpresas, como la que logró Jameis Winston y un wide receiver que se encamina al Hall of Fame con cada actuación. Vamos a entrar de lleno a los números que nos dejó la última semana de la Temporada Regular NFL.

La primera de Tom Terrific

En la victoria de los Patriots sobre Dolphins en Miami, Tom Brady lanzó tres pases de touchdown y cero intercepciones. Con ello terminó la temporada con 28 pases de touchdown y sólo dos intercepciones para quedar con el mejor diferencial de touchdowns/intercepciones en la historia de la NFL.

La segunda de Tom Terrific

Con la misma actuación, Brady llega a 51 juegos de tres pases de touchdown sin intercepciones, con lo que empata a Peyton Manning con la mayor cantidad de este tipo de juegos en la historia.

La tercera de Tom Terrific

Además, en Miami, Brady rebasa al legendario quarterback de Dolphins Dan Marino (61,361) en yardas por pase en su carrera, logrando 61,582 yardas. Ahora Tom Brady está colocado en cuarto lugar en la historia de la NFL.

Dak Attack!

El novato quarterback de los Cowboys, Dak Prescott, terminó la temporada con un rating de 104.9, con lo que rebasa a Robert Griffin III (102.4 en 2012) y se coloca con el mejor rating para un quarterback novato en la historia de la NFL.

Además Prescott terminó el año con 23 touchdows y cuatro intercepciones para terminar con el menor porcentaje de intercepciones para un QB novato en la historia de la NFL (0.9).

¿Novato Ofensivo del Año?

Ezekiel Elliott terminó la temporada como líder en yardas por acarreo con 1,631. Con esto, Elliott logra la tercera mejor actuación para un running back novato y es apenas el quinto debutante en terminar como el líder en yardas por acarreo desde 1970, el primero desde Edgerrin James (1,553 yardas) en 1999.

¿Candidato a MVP?

Matt Ryan tuvo un gran año. Ayudó a su equipo a terminar como el segundo sembrado de la Conferencia, consiguiendo 4,944 yardas, 75% de pases completos, 38 touchdowns y siete intercepciones para un rating de 117.1. Con esto se coloca en quinto lugar de los mejores ratings de quarterback en la historia.

Nadie como Drew Brees

Una vez más en su carrera consiguió rebasar las 5,000 yardas llegando a las 5,208 en 2016, la cuarta mayor cantidad en la historia para un quarterback en un año. Esta es la temporada número cinco (2008, 2011, 2012, 2013 y 2016) en la que rebasa las 5,000 yardas por pase (s{olo cuatro QB más lo han logrado) y es el único en tener múltiples temporadas de estas características.

¿Quién lo diría?

Jameis Winston terminó la temporada con 4,090 yardas por pase y con sus 4,042 yardas conseguidas como novato se convierte en el primer QB en lanzar para al menos 4,000 yardas en sus primeros dos años de su carrera. Con sus 50 pases de touchdown, Winston es el quinto jugador en la historia en lanzar para 50 pases de touchdown en su primer par de temporadas.

¿En serio, Sam Bradford?

Pues sí. El quarterback de Vikings logró completar 395 pases de 552 pases lanzados para tener un porcentaje de completos de 71.6 y colocarse como el mejor en la historia en esta categoría. Drew Brees tenía el récord con 71.2 en 2011. Buenas manos de sus receptores.

Camino al Hall of Fame

Con las cinco recepciones que consiguió Larry Fitzgerald ante Rams, terminó la temporada como líder en recepciones con 107. A sus 33 años y 123 días de edad se convierte en el receptor con mayor edad en terminar como líder en recepciones desde el Hall of Famer Jerry Rice, quien lo lograra en 1996 a sus 34 años y 71 días.

Jorge Tinajero

Socio fundador de Primero y Diez donde opera las entrañas del sitio además de hacer valiosas aportaciones de contenidos hablados y escritos. Aficionado a los Denver Broncos gracias a las épocas de John Elway que sembraron en él la idea de no claudicar a pesar de lo adversas que puedan parecer las circunstancias.