10 estadísticas de la NFL que no conocías – Semana 15 Temporada 2016

Dos semanas quedan en la Temporada Regular y las estadísticas de la NFL siguen sorprendiéndonos. Dos veteranos de la NFL son parte de la historia al llegar a su juego 200. Drew Brees sigue apareciendo en esta sección y hay una gran rivalidad de la liga que tiene un récord muy peculiar. Además tenemos a dos kickers con buenas actuaciones  que se volvieron históricas y un jugador que ha tenido que improvisar en su posición actual. Te invito a echar un ojo a los números que nos dejó la Semana 15 de la NFL.

Históricos 200

Larry Fitzgerald llegó a 1,116 recepciones en su carrera el pasado domingo ante New Orleans, siendo su juego número 200. Con ello rebasó a Jerry Rice (1,115) como el wide receiver con la mayor cantidad de recepciones en los primeros 200 juegos.

Y no fue el único

Anquan Boldin también participó en su juego número 200 ante Giants, llegó a 1,067 recepciones en su carrera en la cuarta posición de todos los tiempos al llegar a esa cantidad de juegos. Arriba de él sólo están Larry Fitzgerald (1,116), Jerry Rice (1,115) y Marvin Harrison (1,102).

Empatando a Tom Brady

Drew Brees volvió a tener un juego de cuatro touchdowns sin intercepciones con lo que llegó a su juego 21 de estas características. Empata a Tom Brady como los QB que más juegos han logrado lanzando cuatro anotaciones sin ser interceptados.

No baja el ritmo

David Johnson consiguió su juego número 14 de la temporada con al menos 100 yardas todo propósito y se convierte en el primer jugador de la NFL en comenzar la temporada con 14 juegos de al menos 100 yardas por acarreo y recepción. Además empató a Marcus Allen con la misma racha (sin importar el momento de la temporada). El que tiene mayor número de juegos consecutivos de esas características es Barry Sanders con 15, en 1997.

Y no sólo son yardas

En sus primeras dos temporadas en la NFL, David Johnson ha conseguido 21 touchdowns por tierra, ocho por recepción y uno en regreso de kickoff. Él y Gale Sayers son los únicos en la historia con al menos 20 TD por tierra, cinco por recepción y un regreso de kickoff en sus primeras dos campañas

¡Vaya tres años de Beckham!

Con su actuación ante los Lions, Odell Beckham Jr. consiguió 1,173 yardas en 85 recepciones y 10 touchdowns en 2016. Con ello se convierte en el primer WR en conseguir al menos 80 recepciones y 1,000 yardas por recepción en cada una de sus primeras tres temporadas. Además es uno de tres wide receivers en contar con al menos 1,000 yardas por recepción y al menos 10 touchdowns en las primeras tres temporadas. Los otros dos son Joh Jefferson (1978-1980) y Randy Moss (1998-2000).

De running back sólo le falta el número

Ty Montgomery, wide receiver recién convertido a running back explotó con un juego 162 yardas y dos touchdowns ante Bears. No sólo eso, es apenas el segundo jugador en la historia de la franquicia en tener al menos 150 yardas y dos anotaciones en el mismo juego enfrentando a Chicago, Ahman Green lo consiguió en Septiembre 29 de 2003.

La rivalidad con más juegos jugados vuelve a empatarse

Chicago vs Green Bay es la rivalidad con más enfrentamientos en la Historia de la NFL con 192. Con el triunfo de Packers la serie se encuentra 93-93-6, siendo la primera vez que tenemos un empate desde 1933, cuando el récord fue 11-11-4.

La venganza es dulce

Con el FG de 53 yardas de Ryan Succop para darle el triunfo a Titans justo cuando se terminaba el tiempo de juego, se convierte en el primer kicker en la Historia de la NFL en vencer a su ex equipo logrando el field goal de triunfo de más de 50 yardas cuando el tiempo expiraba. Jugó para los Chiefs de 2009 a 2013.

Otro gran pateador

Chris Boswell, de los Pittsburh Steelers, se fue perfecto en 6 field goals ante Bengals. Gracias a ello empató un récord de franquicia impuesto por Gary Anderson en 1988 y Jeff Reed en 2002.
Jorge Tinajero

Socio fundador de Primero y Diez donde opera las entrañas del sitio además de hacer valiosas aportaciones de contenidos hablados y escritos. Aficionado a los Denver Broncos gracias a las épocas de John Elway que sembraron en él la idea de no claudicar a pesar de lo adversas que puedan parecer las circunstancias.