Foto por Getty Images

5 observaciones del triunfo de los Ravens vs Eagles

Baltimore necesitaba una victoria urgente y Philadelphia evitar una temporada perdedora. El duelo se definió hasta el último momento pero los de Doug Pederson pagaron caro su osadía al ir por la conversión de dos puntos en lugar de forzar el tiempo extra con un PAT. Este es el análisis del triunfo 27-26 de Ravens vs Eagles.

1.- Bienvenidos a la NFL

Con 5-9 en su registro Philadelphia está oficialmente fuera de los Playoffs. Lo que en un inicio resultaba una gratificante sorpresa, con su head coach y quarterback novatos ganando tres juegos al hilo, está cerca de concluir con sólo dos victorias en los últimos 11 encuentros. La curva de aprendizaje es dolorosa en esta liga, Doug Pederson y Carson Wentz lo han vivido en carne propia. Seis de los juegos que perdieron fueron decididos por una posesión, lo que habla de la fuerte competitividad de este equipo que seguramente buscará tropezar a sus rivales divisionales en las últimas dos semanas, Giants y Cowboys respectivamente. Esa decisión al final del juego siempre es cuestionable. Algunas veces sale bien como a Jack Del Rio con los Raiders hace poco y otra como hoy para los Eagles, lo cierto es que el coach tomó la decisión adecuada, le dio la confianza a su equipo de ir por el partido y hacer su récord más decoroso. Pederson necesita que su joven mariscal enfrente cada situación posible del juego y esté preparado la próxima vez para ejecutar de mejor manera.

2.- Perdonaron la vida a los Ravens

El equipo de John Harbaugh estuvo a nada de tirar la temporada por la borda en el último segundo luego de desperdiciar una ventaja de diez puntos en el último cuarto. Una de las mejores defensas contra el juego terrestre fue totalmente superada en las trincheras: los Eagles terminaron con 169 yardas de las cuales Ryan Matthews consiguió 128 y un touchdown. Hoy los Ravens están vivos sólo porque Carson Wentz no pudo realizar la conversión de dos puntos para la victoria, de lo contrario Baltimore estaría lamentando el mal manejo del reloj y la pobre protección del balón que revivió a los Eagles.

3.- ¿Qué sigue en Philly?

Actualmente los Eagles se colocan como el octavo peor equipo de la liga en record. En 2017 no tienen primera ronda del Draft pues se la dieron a los Browns a cambio de Carson Wentz, la buena noticia es que tienen la primera ronda de los Vikings obtenida en el trade por Sam Bradford, por lo que Pederson puede iniciar su scouting de manera normal con la tazoniza colegial a la vuelta de la esquina.

4.- Y lo que falta para Ravens

La realidad para Baltimore es que no está jugando bien en la parte más importante del año, los Patriots les corrieron 95 yardas y ante los Eagles donde permitieron 165 yardas por tierra. este equipo está siendo superado en las trincheras y ante Pittsburgh enfrentarán a Le’Veon Bell. Joe Flacco está lanzando una intercepción durante los últimos cuatro encuentros y ha alcanzado ya su segunda cifra más alta con 12 , dígito que ha alcanzado en seis ocasiones, solamente detrás de las 22 lanzadas en 2013. El equipo se ve bastante tenso y cansado, la realidad es que el desarrollo del juego ante Eagles no ayudó al ánimo del equipo y llegarán a la cita ante Pittsburgh con una gran presión en los hombros. Veremos si pueden canalizar sus ánimos y estar a la altura del juego físico que representa la rivalidad ante los Steelers.

5.- El regalo de navidad

Ravens y Steelers será el regalo perfecto perfecto en Navidad. Una vez más, ambos equipos podrían definir el título divisional en un duelo adelantado de Playoffs. Joe Flacco y compañía tienen la ventaja en la serie y pueden presumir su récord de 4-0 en duelos divisionales. En este momento Harbaugh y sus pupilos mantienen el destino en sus manos, con una victoria ante los Steelers tendrían asegurado el criterio de desempate con de 2-0 en duelos directos y un récord divisional de 5-0.
Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.