5 observaciones del triunfo de Buccaneers vs Chargers

Uno de los equipos más subestimados de la NFL viajó a San Diego para enfrentar a un equipo cuya ofensiva tiene el potencial para anotar puntos en cualquier momento. El Buccaneers vs Chargers fue agradable, con emociones y al final el triunfo fue para quien menos errores cometió. Los Buccaneers ahora tienen siete victorias, empatados en la cima de la NFC South con los Falcons, quienes perdieron ante los Chiefs. En cambio Chargers ve desvanecer sus esperanzas de Playoffs con esta derrota y sobre todo porque sus tres rivales de división están peleando el primer lugar faltando cuatro juegos. Estas son mis observaciones.

1-- Buccaneers suele ser muy paciente en su estilo de juego

Hay equipos que cometen errores al inicio del juego y si sufren lesiones en jugadores importantes se vienen abajo. Los de Tampa Bay comenzaron mal, tuvieron bajas como la Cecil Shorts III y Jameis Winston lanzó una intercepción que pudo haberle dado puntos a Chargers. Pero son un equipo paciente con una ofensiva que le gusta establecer series largas con ataque equilibrado. Después de perder 14-7 a la mitad del juego lograron obtener el triunfo. No sé si califiquen este año pero creo que en un futuro serán contendientes en la Conferencia Nacional.

2.- Melvin Gordon da otra dimensión a San Diego

Su año de novato pasó sin pena ni gloria pero parece que eso quedó atrás. Melvin Gordon es el responsable de que Philip Rivers tenga menos presión guiando a la ofensiva. Es un peligro constante en el juego terrestre y lo usan muy bien en jugadas de atracción. En este juego tuvo un promedio de casi cinco yardas cada vez que acarreó el balón colaborando con un touchdown. Además es la válvula de escape de Rivers. Terminó como el mejor jugador para Chargers en yardas por recepción y no hay duda de que seguirá mejorando conforme avance su carrera.

3.- Los errores de Philip Rivers

El juego se encontraba 14-10 y Chargers tenía el balón en su territorio. La defensiva de Chargers estaba deteniendo bien a los Bucs cuando Rivers lanza un pase rápido al centro. Desafortunadamente para él fue desviado para caer en las manos de Lavonte David y así llevarlo a zona de anotación. Fue un momento clave en el juego para levantar el ánimo del equipo visitante. A pesar de ello, a la siguiente serie ofensiva consiguieron touchdown y recuperar la ventaja 21-17. Los Bucs tuvieron dos series efectivas obteniendo 11 puntos y ventaja 28-21; Chargers debía intentar empatar al menos. Quedaban poco más de 3 minutos cuando después de una serie prometedora Rivers lanza un pase que se quedó corto y fue interceptado justo entrando en la zona de anotación. Esa fue la jugada que le dio la oportunidad a Bucs de asegurar el juego. Una vez más Rivers cometió los errores que hicieron perder un juego en el año.

4.- El touchdown que nunca fue

Esta jugada pudo haber cambiado el rumbo del juego. Travis Benjamin en el último cuarto corrió una trayectoria a lo profundo del campo y Rivers no dudó en lanzar el balón hacia él. Benjamin estaba solo y con posibilidad de seguir hacia la zona de anotación. Lamentablemente para los Chargers, el ex Brown no pudo quedarse con el balón y las esperanzas del triunfo se alejaron.

5.- Jameis Winston cada vez mejor

Aún no cuenta con 23 años y este quarterback cada vez muestra mayor madurez en su juego. Se ve mejor en la bolsa de protección, hace buenas lecturas para encontrar a sus wide receivers y cuando tiene la necesidad de avanzar con sus piernas lo hace y muy bien. Fue el responsable de conseguir el triunfo y en la jugada de conversión de dos puntos lanzó muy bien el pase gracias a su visión. Creo que los Bucs tienen un líder nato y no me sorprendería que este año lleve a su equipo a conseguir el campeonato divisional.
Jorge Tinajero

Socio fundador de Primero y Diez donde opera las entrañas del sitio además de hacer valiosas aportaciones de contenidos hablados y escritos. Aficionado a los Denver Broncos gracias a las épocas de John Elway que sembraron en él la idea de no claudicar a pesar de lo adversas que puedan parecer las circunstancias.