jason-witten-vs-eagles
Foto por Getty Images

5 observaciones del triunfo de los Cowboys vs Eagles

Domingo por la noche, horario estelar, uno de los partidos más atractivos en la semana, duelo de los dos quarterbacks novatos que están tomando a la NFL por asalto. El escenario estaba puesto y el partido no defraudó, los Dallas Cowboys enviaron el partido a tiempo extra para vencer en casa 29 a 23 a los Philadelphia Eagles.

Estas son cinco observaciones sobre el triunfo de los Cowboys vs Eagles:

1.- Una ofensiva irreconocible de los Cowboys

En el primer cuarto las cosas prometían, ya que en su segunda posesión requirieron de tres jugadas para recorrer 75 yardas y anotar el primer TD: un bombazo de 53 yardas a Dez Bryant, un acarreo de de 15 más de Ezekiel Elliott y otro de 7 de Dak Prescott que terminó en las diagonales. Esto hacía pensar en un ataque explosivo y que aún tenía arsenal por mostrar, los pases a Cole Beasley, Jason Witten y los acarreos de 3 a 5 yardas de Elliott todavía estaban por venir.

Sin embargo el planteamiento del partido fue muy distinto. El ataque se concentró en lanzar el balón en trayectorias intermedias y largas entre la línea lateral y los números; Elliott, a pesar de mostrar algunos buenos acarreos dejó de recibir el balón en el segundo cuarto y en las ocasiones en que se necesitaba un acarreo la jugada venía por aire.

Cuando tienes que usar un engaño de patada de despeje, además de un pase doble como el que intentaron con Cole Beasley para conseguir primeros y dieces significa que tu ofensiva está pasándola muy mal para ser productiva.

¿Hay lugar para cuestionar la selección de jugadas y el plan de juego del coordinador ofensivo Scott Linehan? Seguro que sí, pero afortunadamente el equipo consiguió la victoria y eso hace que los cuestionamientos se desvanezcan hasta cierto punto. De haber perdido, estoy seguro que habría servido como chivo expiatorio.

2.- La ofensiva sin reunión de Philadelphia

Un tremendo ajuste de medio tiempo del head coach Doug Pederson. En la primera mitad fue evidente que la defensiva de los Cowboys depende mucho de su rotación, sobre todo en la línea, por lo que en el tercer cuarto lanzó a su ataque con una velocidad frenética que sacó jugadas en serie y mantuvo sobre los talones a su rival.

La segunda posesión de la segunda mitad para los Eagles constó de 12 jugadas y tomó 4:10 del reloj de juego, cubriendo 69 yardas para poner el marcador 20-10 en su favor en una serie de jugadas sin reunión.

Tras dicha serie los defensivos de Dallas salieron del campo jadeando de cansancio. La muestra es la jugada de touchdown, en la que Jordan Matthews queda completamente solo en la zona de anotación tras la confusión del perímetro de los Cowboys en una jugada en la que el balón fue centrado muy rápido.

En esta serie y prácticamente en el resto del partido, el ataque de Philadelphia dependió de dos “eses”, el corredor Darren Sproles y las trayectoras de ‘slant’ fueron el pan de cada día al ataque y lucieron eficientes con ello.

3.- El festival del pañuelo amarillo

En total los oficiales marcaron 16 castigos para 124 yardas. Algunos muhco más costosos que otros, pero se trató de una plantilla arbitral bastante rigorista.

Hay dos jugadas que envuelven al RB Elliott que vienen a la mente: la primera cuando, tras un acarreo, el RB azota el balón al piso y se le castiga con un retraso de juego; en la segunda se escapó 63 yardas por el lado izquierdo de la línea en el último cuarto y se marcó un holding al centro Travis Frederick en un bloqueo que vemos en ocho de cada diez jugadas en un partido de NFL.

No queda duda de que ambos equipos, especialmente los Cowboys, se hicieron mucho daño en situaciones clave con castigos, lo que hizo que el partido por momentos se tornara torpe y discontinuo.

4.- La historia de los equipos especiales

Mucho tuvieron que ver los equipos especiales en este encuentro. No hay que ir más lejos que la primera jugada del partido, cuando los Cowboys recibieron el balón en manos de Lucky Whitehead cinco yardas dentro de la zona de anotación y lo perdió al ser tackleado. Afortunadamente para él lo recuperó de inmediato.

Más adelante en el segundo cuarto, en un regreso de despeje, el mismo jugador persiguió un balón hasta dentro de su propia yarda 10 para fildearlo e intentar regresarlo, lo cual provocó una incómoda posición de campo para su ofensiva, que despejó acorralada, y posteriormente la ofensiva de Philadelphia terminaría capitalizando en TD, tomando ventaja del campo corto.

En otro momento, el pateador de despeje Chris Jones convirtió una cuarta oportunidad corriendo con el balón 30 yardas para darle una bocanada de oxígeno puro a su equipo cuando atravesaba por un mal momento.

Finalmente no podemos dejar de mencionar a Josh Huff, quien una vez más tuvo un gran regreso de Kickoff para Philadelphia, ahora de 53 yardas y que dio lugar para un field goal de su equipo.
En general esta batalla estuvo dominada por Philadelphia, que constantemente le daba campos cortos por recorrer a su ataque y campos largos por defender a su defensiva.

5. Mérito al equipo, no sólo a Prescott

La victoria del domingo por la noche con la que los Cowboys se reafirman en la punta de su división y también de la Conferencia Nacional, es mérito del equipo completo. Quien diga que Prescott llevó a la victoria al equipo se equivoca. De hecho, a pesar de haber dirigido un par drives muy buenos al final del partido, uno en el último cuarto y el otro en tiempo extra, es factible decir que el equipo ganó a pesar de él.

Es importante reconocer que la defensiva de Philadelphia se mantuvo jugando como uno de los mejores cuadros de la liga y constantemente mandó cargas a Prescott para sacarlo de su zona de confort. Sin duda no tuvo su mejor día, la colocación de sus pases dejó que desear y forzó muchos lanzamientos a Dez Bryant, incluyendo la intercepción que lanzó en el segundo cuarto, cuando buscaba a Brice Butler en la zona de anotación.

Por esa situación, es de esperarse que durante toda la semana las conversaciones se centren en si esto abre la puerta para que Tony Romo regrese a la alineación titular ahora que el novato ha lucido como tal.

En realidad, las historias deberían de tratar sobre un equipo que está creciendo ofensiva y defensivamente, que no depende de uno u otro jugador, que es capaz de complementarse para esconder sus debilidades y resaltar sus fortalezas; el día que su WR estrella (Bryant) no está en el campo, el resto se echa la responsabilidad al hombro (Beasley, Williams, Butler), el día en el que su QB sale en un mal día, la defensiva saca su mejor versión y sus receptores rescatan pases que no necesariamente son perfectamente lanzados.

Se debería de hablar sobre un equipo que sólo ha perdido un partido en la temporada y que está en la cima de la liga en términos de récord, no sobre una controversia de quarterback que al momento sigue siendo inexistente dentro del equipo, ya que Tony Romo sigue sin estar listo para tomar el campo.

Bonus: observaciones misceláneas en corto

Terrell McClain, el MVP defensivo. Esta temporada este jugador ha demostrado un crecimiento brutal y se ha convertido en clave para el buen desempeño del equipo del coach Rod Marinelli. Este partido causó un importante fumble.

4ª y 1 yarda por avanzar. En tiempo extra, el head coach Jason Garrett tomó la decisión correcta: ir por el primero y diez en cuarta oportunidad y una por avanzar ubicado dentro de la yarda 30 de su rival. Lo seguro hubiera sido patear el gol de campo, pero eso era tanto como darle vida al rival entregándole el balón a su ofensiva, que de cualquier manera la habría tenido sin importar lo que pasara en el intento de gol de campo. Por eso la decisión de jugar en cuarto down era la acertada, si no conseguían la media yarda que les faltaba, de cualquier manera Philadelphia tendría el balón con un campo largo que recorrer.

Jason Witten, “Iron Cowboy”. Con este partido, el TE se convierte en el jugador con más partidos iniciados en la historia de la franquicia con 204, 154 de ellos de forma consecutiva (también récord de la franquicia). Una bonita coincidencia que haya cachado el TD de la victoria.
Raro pero cierto. Cuatro jugadores lanzaron pases en este partido, y dos de ellos no son QBs.

Lesiones clave. Ojo con las lesiones de Morris Claiborne y Barry Church, el primero en la ingle y el segundo en el brazo, las cuales los podrían dejarlos fuera por tiempo extendido, de acuerdo con los primeros reportes.

Comentarios



Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.

Leave A Comment

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA