johnny_unitas

“El mejor partido jamás jugado”. El juego que lo cambió todo

La popularidad de la NFL en nuestros días es increíble, una verdadera industria se ha desarrollado a través de ella, ridículas cantidades de dólares son invertidos por tan solo un segundo de publicidad en el Super Bowl. La NFL ha logrado exprimir su producto al máximo y aun en el Offseason es capaz de seguir entreteniendo y ganando dinero a través de sus eventos como el Scouting Combine, la Agencia Libre, la revelación del calendario y por supuesto el Draft.

Pero todo este imperio que han logrado construir se lo deben a un partido en particular, un juego donde el football logró poner en entredicho el debate por el pasatiempo americano favorito, poniendo las cartas sobre la mesa ante el que ese momento era considerado El Rey; el baseball. Aquél juego fue el campeonato de la NFL de 1958: “The Greatest Game Ever Played”, el juego que lo cambió todo.

Panini Ad

Luego de la Segunda Guerra Mundial, el mundo sufrió de una tensión con la Guerra Fría y también incrementó la tasa de natalidad, dando lugar a lo que se conoce como  la generación de los ‘Baby Boomers’ durante los años 50. Por otro lado, en el contexto tecnológico los televisores se popularizaron en los hogares americanos y la NFL rápidamente adoptó dicha tecnología para incrementar la popularidad de su liga para poder competir contra la MLB haciéndole frente como el pasatiempo americano por excelencia.

En 1958 se disputó la temporada número 39 de la liga, los Baltimore Colts dirigidos por el legendario coach Weeb Ewbank, ganaron la Conferencia Oeste con récord de 9-3. Los New York Giants por su parte, no tuvieron un camino tan fácil, pues en la última semana de la temporada regular tenían un juego de desventaja ante los Cleveland Browns, quienes tenían registro de 9-2 y solo necesitaban un empate para asegurar su pase al Juego de Campeonato (cabe recordar que el tiempo extra en temporada regular no existía en aquella época), mientras que los Giants necesitaban una victoria para aspirar a cualquier cosa.

Con una gran actuación de Pat Summerall, Kicker y legendario comentarista, los New York Giants lograron derrotaran a los Cleveland Browns 13-10 y forzaron un juego de desempate, el cual terminarían ganando 10-0 para colarse al Juego de Campeonato.

Los Giants eran un gran equipo, apenas en 1956 habían ganado el campeonato de la NFL, dirigidos por Jim Lee Howell, quien tenía como asistentes a dos de las grandes mentes de la próxima generación, Tom Landry como Coordinador Defensivo y Vince Lombardi como Coordinador Ofensivo.

No podía haber un mejor escenario, el legendario Yankee Stadium, el primer juego en ser transmitido por televisión a lo largo de los Estados Unidos, además de contar con 12 futuros miembros del Hall of Fame entre sus filas: Por los Giants estaban Rosey Brown OL, Frank Gifford RB, Sam Huff LB, Don Maynard WR, Andy Robustelli DE y Emien Tunnell DB. Los Colts entre sus cartas presentaban a Raymond Berry WR, Art Donovan DL, Gino Marchetti DL, Lenny Moore RB, Jim Parker OL y el gran Johnny Unitas QB.

Fue un partido bastante accidentado, ocho fumbles entre ambos equipos y una intercepción para Johnny Unitas. Pat Summerall abrió el marcador para los Giants 3-0, Alan Ameche corrió dos yardas para darle la ventaja a los Colts 7-3, posteriormente Johnny Unitas conectó con Raymond Berry un pase de 15 yardas para extender la ventaja de los Colts 14-3.

Ya en el segundo tiempo los Giants se acercaron 14-10 con un acarreo de una yarda por Mel Triplett, en el último cuarto el QB Charlie Conerly conectó un pase de 15 yardas con Frank Gifford para dejar a los Colts contra las cuerdas 17-14. Los Colts tuvieron dos intentos de respuesta pero en ambos se fueron sin puntos. Los Giants en cuarta y pulgadas por avanzar en su propia yarda 40 decidieron patear dejando a los Baltimore Colts en su propia yarda 14.

Johnny Unitas intentaría ejecutar una serie de dos minutos, la primera de ellas, cuando no se le conocía como tal. Iniciando con dos pases incompletos, Unitas logró conectar en tercera y diez con Lenny Moore para una ganancia de 11 yardas, posteriormente completó tres pases a Raymond Barry para una ganancia de 62 yardas y colocarse en la yarda 13 de los Giants. Finalmente, Steve Myhra conectó un gol de campo de 20 yardas para mandar el juego a tiempo extra.

Los jugadores de ambos equipos estaban a la expectativa de qué seguiría. El oficial pidió que un capitán de cada escuadra se acercara al centro del campo para realizar un volado que determinaría quién recibiría el balón para abrir el tiempo extra. Los Giants ganaron y fueron los primeros en tener posesión del balón, pero luego de un tres y fuera tuvieron que despejar, dándole oportunidad a Unitas quien, llamando sus propias jugadas durante toda la serie, ejecutó de manera magistral la ofensiva avanzando 79 yardas en 12 jugadas, siempre buscando el touchdown cuando solo necesitaba un gol de campo para ganar. Luego de una recepción de 6 yardas por Jim Mutscheller, quien no logró mantener el equilibrio y salió a una yarda de ganar, Alan Ameche le dio el campeonato a los Colts tras correr con el balón una yarda.

El juego había terminado, cientos de personas entraron al campo para levantar en hombros a sus ídolos luego de tan dramático encuentro, pero lo más importante es que 45 millones de personas a lo largo de los Estado Unidos habían quedado maravillados por el espectáculo de la NFL, había nacido un gigante, la NFL no sería la misma después de este partido.

La NFL nació como la conocemos aquel 28 de Diciembre de 1958, su popularidad aumentaría exponencialmente en la próxima década y se convertiría en el gigante que hoy es. Gracias a historias como la de este juego, las que estaban por escribir en Weeb Ewbank y Johnny Unitas, Vince Lombardi y su dinastía con los Packers, Tom Landry y el America’s Team, entre muchas otras, los millones de televidentes y seguidores de la liga, la NFL es el mejor producto de entretenimiento a lo largo de los Estados Unidos.

Comentarios



Oscar Aguileta

Freshman writer, viviendo el sueño del Practice Squad al depth chart en Primero y Diez. Sin explicación congruente, fan del Dawg Pound pese al bullying. Historiador de closet, geek empedernido, consumidor deportivo que pasa más tiempo viendo football que haciendo tarea y/o trabajando. Con cerveza en mano y sin vida social cualquier fin de semana entre septiembre y febrero.

3 Comments

Leave A Comment

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA