Noticias
Escenarios de Playoffs NFL 2017 – Semana 14 (diciembre 7, 2016 9:40 am)
Primero y Diez – 201 victorias (diciembre 6, 2016 6:04 pm)
Análisis de la Semana 13 Temporada NFL 2016 (diciembre 6, 2016 4:08 pm)
Odell-Beckham-Josh-Norman

Odell Beckham, el jugador más sucio de la NFL

Antes del inicio de la temporada tengo que admitir que no me caía bien Odell Beckham Jr. Sus declaraciones sobre que no le gustaba que sólo lo encasillaran por una jugada (su recepción a una mano) y que sufría constantemente de burlas de sus compañeros me pareció algo innecesario. Desde mi punto de vista esa mostraba indicios de una actitud de diva (entiendo que es difícil no perder el piso cuando en tan sólo un año te vuelves una sensación en la NFL, pero se supone que es un profesional).

 

Sin embargo a lo largo de esta temporada me demostró que tiene un talento especial, que puede ser el eje de una ofensiva y que cuando se lo propone no hay ningún WR más dominante que él (bueno, tal vez Antonio Brown). A lo largo de la temporada se convirtió en una constante en el ataque de los Giants y tuvo grandes jugadas (y mejores recepciones que la de los Cowboys de la campaña anterior).

 

Y ayer tiró todo eso a la basura. Después de ver a Odell Beckham no puedo decir que Von Miller es el jugador más sucio de la NFL. Están a años luz de distancia. Evidentemente se necesitan dos jugadores para pelear (en el caso de John Norman), pero la reacción de Beckham y sobre todo el golpe casco a casco donde toma vuelo de al menos 10 metros es la jugada más sucia que he visto en la historia de la NFL (y he visto a los Raiders y Steelers en los 70s).

 

El tipo no pudo conservar la cabeza y parece ser que esto no va a ser una situación aislada. El ejemplo que le da a la NFL, a sus compañeros y a las personas que lo ve es que la única persona que importa es él, que es un muy mal perdedor (vean la cantidad de golpes y agresiones a los jugadores de los Panthers). El resto de la NFL ya tomó nota de que se puede meter en la cabeza de Beckham y afectarlo de tal modo que el atrapar un pase se convierta en algo secundario.

 

Odell Beckham Jr. se vio pésimo y merece ser suspendido al menos un juego. Pero no es el único que se vio mal en ese juego. Tom Coughlin perdió toda credibilidad y respeto al no poder controlar a su jugador. Al no intentar disciplinarlo. La figuara de dictador y coach estricto que tenía de él ha desaparecido y parece que su tiempo con los Giants también. Ayer Coughlin me demostró que su “disciplina” no es igual para todos los jugadores, que no le importa tener a un tipo sin cabeza que es un peligro no sólo para él, sino para el resto de su equipo y de los rivales. A Coughlin no le interesa la integridad del partido o hubiera sacado al menos una serie o tres jugadas a Beckham.

 

Pero también la falla es de los referees. Por permitir que existiera tantas agreciones entre Norman y Beckham. Por no actuar a tiempo y convertir un terreno de juego en una jaula de UFC. Y por no expulsar a Beckham tras esa agresión tan flagrante y tan vil. Eso no tiene lugar en ningún deporte. Estas usando tu cabeza y tu casco para atacar la cabeza de un rival, para hacerle un daño que incluso puede ser irreparable. Eso es peor que cualquier Bountygate, Spygate, Deflategate.

 

Y ese es el ejemplo y el legado que da hasta este momento Odell Beckham Jr. Olviden las atrapadas a una mano, las jugadas espectaculares o el hecho de que ha tenido uno de los inicios de carrera más dominantes en la historia de ese deporte. Cuando alguien dice su nombre pienso en un tipo visceral y que tiene cero respeto por el deporte que juega y por el resto de los jugadores. Pienso en un tipo egoista y sin clase.

 

Por cierto, y como paréntesis final. Cada vez me da más pena escuchar a Deion Sanders. Durante el show post juego le dedió 5 minutos a autopromocionar su relación con Beckham, a ser un “vocero” y comentar que habló con él y decir que estaba muy arrepentido (cuando no ha tenido ninguna declaración al respecto). Es más, le pidió a Josh Norman que lo contactara para “arreglar” las cosas. Su intento de protagonismo me enferma, sobre todo por que no es genuino.

 

Espero que la NFL le de al menos un juego de castigo ya que su agresión fue mucho peor que el piquete de ojos de Aqib Talib.

Comentarios



Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.

12 Comments

Leave A Comment

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA