Noticias
Equipo ideal Fantasy de la Semana 13 (diciembre 7, 2016 4:58 pm)
Escenarios de Playoffs NFL 2017 – Semana 14 (diciembre 7, 2016 9:40 am)
Primero y Diez – 201 victorias (diciembre 6, 2016 6:04 pm)
Roger-Goodell

La incompetencia de Roger Goodell

Como ya todos sabemos, Tom Brady ganó la apelación en contra de la NFL y la suspensión que originalmente le impusieron de 4 partidos ha quedado anulada, por lo que podrá jugar en el Kickoff contra los Steelers. Mis colegas ya han hablado mucho al respecto y pueden leer su opinión en este gran post.

 

Quienes han leído mi postura respecto a este tema saben de mi opinión sobre Brady, los Patriots y todo el tema del DeflateGate. Sin embargo esta columna no es sobre ese tema, sino para hablar sobre el verdadero perdedor de este escándalo: el comisionado Roger Goodell.

 

Usando la expresión en inglés, “Roger Goodell is a dead man walking” (sus días están contados). Su legado de incompetencia es mayor a todos los logros que ha conseguido en forma de dinero. Desde de que llegó ha tenido grandes aciertos (nuevos contratos de televisión, nuevo CBA, expansión internacional de la NFL), sin embargo su percepción ante los jugadores y el público en general siempre ha sido negativa (abucheos en el Draft, reclamos de muchos jugadores).

 

Goodell ganó fama gracias a la mano dura en su legado: Fuertes suspensiones, disciplina por acciones fuera del terreno de juego, más control en los procesos antidrogas y una política de conducta más estricta. En el papel sus ideas no son malas, el problema es la forma en que las ejecuta (es decir, incompetencia).

 

Sin embargo en algún momento Roger Goodell perdió la brújula y se enfermó de poder. En los tres más grandes escándalos de la NFL (Spygate, Deflategate y Bountygate) su decisión o armado de caso ha sido tan deficiente que ha dejado mal parada a la NFL.

 

Para el Spygate decidió destruir toda la evidencia de las grabaciones de los Patriots hacia los rivales. La sanción quedó en una multa y le quitaron un pick de primera ronda al equipo.

 

En el Bountygate la suspensión fue de un año a varios jugadores y coaches. Tuvo que llegar el ex comisionado Paul Tagliabue a mediar la situación y a definir que el castigo no tenía fundamento y había sido excesivo. Los castigos a los jugadores se levantaron, pero a Sean Payton y sus asistentes no. El principal argumento de Roger Goodell para sancionar al coach de los Saints fue: “La ignorancia no es excusa”.

 

A partir de ese momento Goodell fue generando enemigos, sin embargo sus fuertes aliados (los dueños) estaban contentos por el rendimiento y los ingresos generados. ¿Quién se va a quejar de una máquina que genera dinero?

 

El problema llegó a partir del Deflategate. El proceso que construyó Goodell fue (legalmente) muy malo. Esto no quiere decir que Tom Brady sea inocente, sino que Goodell, en su afán de probar un poder único, hizo las cosas mal y todo el caso que montó en contra de Brady se vino abajo. La NFL (el escudo que el jura proteger) Recibió una abolladura más tratando de defender a la golpeada imagen de Roger.

 

El gran problema de este caso es que Roger Goodell se metió como una de las personas más poderosas de la NFL: Robert Kraft (dueño de los Patriots). Kraft era uno de los aliados y defensores más fuertes de Goodell ante los dueños, pero todo eso cambió en el momento en que decidió atacar a su franquicia. Y ojo, si lo hubiera hecho con fundamento se había ganado aliados con otros dueños, pero incompetencia sólo le generó más problemas.

 

La NFL no necesita de un villano innecesario como Roger Goodell. A esta liga no le hacen falta ratings, exposición o más cobertura. Todo lo que hace la NFL es noticia y no hay por qué degradarse al nivel de un espectáculo maquillado como la WWE donde la noticia es lo que pasa afuera del “deporte” o las riñas personales de sus protagonistas.

 

Esta es la liga deportiva más importante de Estados Unidos (y una de las más valiosas en todo el mundo). La NFL debería de voltear a ver a un comisionado como Adam Silver de la NBA, un tipo que en tan sólo un año ha puesto orden y estructura en esa liga. Un comisionado que se enfoca en hacer mejor en juego, no en tener un control absoluto y ganar todas las batallas de poder.

 

La NFL es un sinónimo de calidad, tecnología, espectáculo. No necesita a un comisionado como Roger Goodell que refleja incompetencia, que es visceral y que es un villano innecesario. El cambio es inminente, seguro no se va a dar en esta temporada, pero puede pasar en uno o dos offseasons.

 

Comentarios



Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.

3 Comments

Leave A Comment

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA