Noticias
candlestick2

43 años, 43 momentos de Candlestick Park. (Parte 2)

Ayer iniciamos con una lista de los mejores momentos que han pasado a lo largo de la historia del Candlestick Park,  estadio donde los San Francisco 49ers jugaron por 43 años. Ahora continuamos con la lista, con varios momentos inolvidables en la historia de la franquicia.

 

 LOS 43 MOMENTOS DE CANDLESTICK PARK

(29-15)

***

29)   La noticia que no fue noticia – 13 de Septiembre de 1992


Cuando Steve Young y Jim Kelly se enfrentaron en la Semana 2 de la temporada de 1992, produjeron uno de los duelos más recordados en la historia de la Liga. Y cómo no habría de ser así, después de que Young lanzase para 449 yardas y Kelly para 403; combinándose los dos equipos para generar 1086 yardas de ofensiva total, en un juego en el cual no hubo despejes y que ganaron los Buffalo Bills a los 49ers por marcador de 34-31. Todo como parte de una simple anomalía, ¿no es así? Pues no. Porque lo que muchos no saben, es que una confrontación similar entre Young y Kelly ya se había dado, cuando ambos jugaban en la extinta USFL. En aquella ocasión, en la fecha 1 de la campaña de 1985, Kelly tuvo que lanzar para 574 yardas y 5 TD’s para remontar una desventaja de 20 puntos, en lo que a la postre se ha conocido como “El Mejor Juego Que Nadie Vio” y que tuvo como vencedor al equipo de Kelly, los Houston Gamblers, sobre el de Young, el Los Angeles Express, por 34-33. Y no para ahí. Ya que incluso un año después -y ya como miembros de la NFL-, los dos volvieron a protagonizar otro duelo de alto octanaje, cuando los Tampa Bay Buccaneers de Young derrotaron a los Bills de Kelly, en un juego que tuvo un resultado final de 34-28. Así que siempre tengan en cuenta, que lo que pasó ese domingo en San Francisco no fue una introducción, sino una simple comprobación.

 ***

28)   Jerry Rice rompe el récord de Steve Largent de atrapadas de Touchdown (101) – 6 de Diciembre de 1992

Chris Berman de ESPN una vez contó que en 1988, cuando se entrevistó con el inmortal Don Hutson para hablar del no menos legendario Steve Largent, a razón del inminente rebase que Largent iba a hacerle al ex-Packer en cuanto al liderato histórico de recepciones de anotación (Hutson tuvo 99; Largent atrapó 100), Hutson no hizo más que deshacerse en halagos al expresarse del WR que jugase con los Seattle Seahawks. Pero que eso sí, cerró su intervención diciendo: “…Pero creo que hay un muchacho por ahí en el área de la Bahía que puede que tenga todas las marcas para cuando acabe su carrera…”.

 

Y en la fecha 14 de la temporada de 1992 ante los Miami Dolphins, se comprobó que, efectivamente, Hutson tenía buen ojo.

 

***

 

27) La despedida de Joe Montana ante su gente – 28 de Diciembre de 1992

Con un Steve Young firmemente afianzado en el puesto de QB titular de los 49ers tras liderar a San Francisco a una marca de 13-2 y al primer lugar en la Conferencia Nacional en ese año de 1992, era bastante claro que los días de Joe Montana en la Bahía Californiana se acercaban a su final. Sin embargo, eso no evitó que Joe Cool hiciera parecer que regresaba el tiempo, cuando en la fecha 17 de esa temporada tuviera la oportunidad de darle una última alegría a su afición, como no podría ser de otra manera: completando 15 de 21 pases con 2 touchdowns lanzados, como parte de una victoria sobre los Detroit Lions por 24-6.

 

***

26)   “¡How ‘Bout Them Cowboys!” por siempre – 17 de Enero de 1993

Por principio de cuentas, acepto con humildad que lo siguiente bien podrá sonar a sacrilegio. Pero créanme que si elijo señalar lo que pasó en el vestidor visitante del Candlestick Park como el momento más representativo de ese magnífico equipo de los Dallas Cowboys de 1992, que sobrevivió el meterse en la boca del lobo para iniciar una dinastía, es porque -sin ganas de demeritar- jugadas como la de Alvin Harper he visto varias y mejores. Pero discursos en vivo que me hayan enchinado la piel como el que Jimmy Johnson dio ese día embriagado por el éxtasis del triunfo en el juego de Campeonato de la NFC, francamente no recuerdo haber oído.

 

***

25)   Steve Young haciendo mancuerna con…Steve Young – 19 de septiembre de 1993

¿Un quarterback completando un pase consigo mismo? Eso no podía faltar en este listado. Suscitada en la fecha 3 de la temporada 1993, esta ocurrencia tuvo como actor principal al zurdo egresado de Brigham Young, quien aparece en los registros históricos lanzándose un pase de 6 yardas gracias a un desvío del LB de los Atlanta Falcons, Dwayne Gordon. Y si tomamos en cuenta toda la persecución que precedió a su recepción, la “hazaña” de Young es recordada incluso como más vistosa que la que de manera semejante perfeccionaría 4 años después Brad Johnson. Aunque Young se haya quedado a nada de llegar a las diagonales.

 

***

24)   La inusual victoria de Filadelfia que podría ser la salida más decorosa de todas para cierto QB – 3 de Enero de 1994

Lo que en primera instancia no se recuerda más sino como el cerrojazo de la temporada de 1993, el juego de Monday Night entre los 49ers y las Philadelphia Eagles celebrado el primer lunes de enero de ‘94 en Candlestick Park se distingue por un detalle nada minúsculo: el hecho de ser el juego de temporada regular más largo en la historia de la liga –abarcando 75 minutos y una jugada. Esto, debido a que tras haber errado un intento de gol de campo de 43 yardas con el reloj expirando en la prórroga y que sellaría una igualdad definitiva de 34-34, los de Pennsylvania recibieron un Regalo de Reyes adelantado cuando un golpe tardío al pateador Roger Ruzek les concedió un down extra con el reloj marcando 0:00 –por aquello de que un partido no puede acabar con un castigo defensivo. Ruzek conectaría desde 28 yardas para darle un histórico triunfo a los Eagles por 37-34, y que a más de 20 años de distancia constituye la única cortina tras la que Donovan McNabb pudiera refugiarse. Porque si éste manifestara que durante su estancia en Filadelfia una vez le contaron que los Eagles ganaron un partido en tiempo extra ya concluidos los 15 minutos reglamentarios y el marcador todavía nivelado, a lo mejor podría justificar aquella creencia suya de que no había empates en la NFL

 

Ok, no. Quizá de todas maneras no le alcanzaría para quitarse el estigma de no saberse el reglamento. Pero esto es mejor que nada.

 

***

23)   Jerry Rice se apodera del récord de touchdowns con furia – 5 de Septiembre de 1994

De cara a la visita nocturna que Los Angeles Raiders iban a hacer a Candlestick Park en 1994, con motivo de la jornada inaugural de dicha temporada, las siguientes cuestiones eran dignas de resaltar:

 

1)      Los Raiders eran el único equipo al cual, hasta ese entonces, Jerry Rice todavía no le había anotado.

2)      Mike Shanahan -entonces coordinador ofensivo de los 49ers- detestaba con todo su ser a los Raiders, desde que Al Davis lo despidiera como head coach en 1989.

3)      A Jerry Rice lo separaba 1 touchdown de Walter Payton, para empatarlo como 2do. lugar en la lista de touchdowns totales conseguidos.

4)      Mike Shanahan -entonces coordinador ofensivo de los 49ers- DETESTABA con todo su ser a los Raiders, desde que Al Davis lo despidiera como head coach en 1989.

5)      A Jerry Rice lo separaban 2 touchdowns de Jim Brown, para empatarlo como líder en la lista de touchdowns totales conseguidos.

6)      Mike Shanahan -entonces coordinador ofensivo de los 49ers- DETESTABA con todo su ser a los Raiders, desde que Al Davis lo despidiera como head coach en 1989.

 

Así que si no vimos venir con antelación que ese día se haría historia porque se haría historia, bueno…la culpa fue nuestra.

 

 ***

22)   ¿Joe Cool…? No. George Cool haciendo las jugadas grandes – 2 de Octubre de 1994

Específicamente, una extracción heterodoxa y una elusión olímpica. Que eran justo lo que la situación necesitaba, y que sin embargo, no habían recibido el reconocimiento que merecían. Hasta ahora. Ya que la parte injustamente empañada por aquel acalorado exabrupto que nos convidara Steve Young -generado por su remoción a la mitad de una serie ofensiva en el 3er cuarto, dentro de lo que sería una masacre (40-8) perpetrada por los Philadelphia Eagles, en la semana 5 de la temporada del ’94-, fue la manera calmada, dominada y templada con la que George Siefert primero azuzó, y después manejó, el fuego que había contenido en el referente de esa edición de los 49ers, y que amenazaba con consumir su temporada. Cierto es que Young tenía un derecho natural a explotar como consecuencia de haber acumulado abusos innecesarios al cubrir insuficientemente el lugar que dejara vacante Joe Montana, pero el head coach de los Niners tenía una mayor responsabilidad por la cual responder. Y por lo mismo, es en este espacio donde las acciones de Siefert en ese día encuentran debida exaltación, porque cuesta bastante trabajo creer que alguien distinto a él hubiera tenido la frialdad necesaria en cuestión de minutos, como para saber identificar en qué momento jalar -retirar a Young de una causa perdida-, y en cual otro aflojar -ignorar sus provocadoras reacciones-, con el fin de procurar el bien común californiano. Y que a la larga probaría ser el elemento complementario para desarrollar el balance necesario, con el que capturarían un nuevo campeonato del mundo.

 

Bonus – Las joyitas de Brandon Lloyd – (Miscelánea)


Soliloquio que se llevó a cabo al integrar esto:

-Aunque hayan sucedido en Candlestick…Si todas estas jugadas que se van mostrar ocurrieron en distintas fechas, ¿será apropiado presentarlas como un momento?

-Claro. Porque es el momento de recordarlas…

Luego les paso el número para las contrataciones.

 

 ***

21)   Los enanos empiezan a crecer – 13 de Noviembre de 1994

Uno de los juegos de temporada regular más significativos que tuvo la campaña de 1994 hace su aparición por estos lares. Porque si bien los Dallas Cowboys tuvieron una actuación más que respetable en su condición de bicampeones defensores en lo que era la semana 11, el trabajado triunfo de 21-14 de los 49ers en Candlestick Park basado en su defensiva, y que cortó una racha de tres derrotas seguidas ante los tejanos, generó un peculiar sonido que se interpretó en toda la Liga como el de un péndulo finalmente cambiando de dirección.  Y que presagiaba un inevitable recambio en el balance de poder.

 

***

20)   El Tricampeonato Frustrado II: La Prueba Superada – 15 de Enero de 1995

 ¿Por qué dio tanta vuelta Steve Young al final del Juego de Campeonato de la NFC de la temporada de 1994? Bueno…

Si te quitases el estigma de no ganar el partido importante…si te quitases finalmente el fantasma de tu antecesor (Joe Montana)… pero sobre todo…si le quitases la oportunidad a tu odiado némesis (los Dallas Cowboys) de conseguir un histórico tricampeonato en tu casa –todo junto en un mismo instante-, lo más seguro es que, aun golpeado, cansado y drenado, reaccionarías igual que el quarterback de los 49ers, tras concretarse su triunfo de 10 puntos (38-28) sobre los Tejanos.

Y que sería, agarrar un nuevo aire.

 

***

19)   Los Carolina Panthers dejan bien marcada su huella – 5 de Noviembre de 1995

Auxiliados en verdad, por mucha suerte. Porque camino a conquistar esa tarde el primer triunfo de un equipo debutante sobre el campeón defensor, los representantes del Norte de Carolina se vieron beneficiados por cualquier clase de factores para salir avante. Como extraordinarios esfuerzos individuales provistos por sus propios defensivos (Tim McKyer y Tyrone Poole); o disminuciones significativas de sus contrarios por lesión (Steve Young no jugó; Brent Jones estaba tocado; y Elvis Grbac terminaría lesionado); o incluso fallas con esencia mexicana. En este último caso, involucrando al michoacano Tony Zendejas, cuyo intento de gol de campo desviado en el 4to. periodo liquidaría moralmente a unos 49ers, que ya no alcanzarían a completar la remontada. Consumándose así la gran sorpresa, que catapultaría a los Panthers a consagrarse como el mejor equipo de expansión de todos los tiempos.

 

***

18)   La realización emocional de Mike Holmgren – 6 de Enero de 1996

Dada la complejidad de la dinámica entre ellos -y racional como era-, Mike Holmgren sabía mejor que nadie que antes que otra cosa, su relación con Brett Favre debía fundamentarse en lo profesional. Y que todos los esfuerzos que dedicara hasta donde llegase su sociedad, girasen en torno a regresar a los Green Bay Packers a la cúspide que alguna vez ya habían alcanzado. Pero uno no puede evitar pensar que, a raíz de lo que pasó en el juego Divisional de la temporada de 1995 -en el que los Packers destronarían a los San Francisco 49ers en su casa; impulsados por lo que sin duda era la actuación más exquisita (21 de 28 pases para 299 yardas y 1 TD; completando 15 de sus primeros 16 envíos) que Favre había brindado en los 4 años que llevaban juntos; y que mandaba a Green Bay a su primer juego de Campeonato de la NFC desde 1967-, a Holmgren lo invadiría una sensación de satisfacción muy particular hacia el QB que tenía a su cargo. Y que como producto de haber trabajado, peleado, reído, ganado y perdido a su lado con anterioridad, sólo se podría identificar como algo muy parecido a lo paternal.

 

Obviamente, al ver que su muchacho se había desarrollado.

 

***

17)   El inicio del fin del Rey León – 23 de Diciembre de 1996

 Al momento de pisar la grama del Candlestick Park en lo que sería la conclusión de la campaña regular de 1996, Barry Sanders ya era sabedor del número que tenía que alcanzar: 160. Que específicamente, era la ventaja en yardas que Terrell Davis le había sacado un día antes, con miras a conseguir el título de líder corredor de ese año. 175 yardas después, Sanders recuperaría una vez más el cetro que le había arrebatado Emmitt Smith, y me alegro que lo haya hecho como siempre, a su estilo, para que todos así lo disfrutaran. Ya que nunca volvería a jugar en Lunes por la Noche.

 

***

16)   Romo being Romo – 15 de Diciembre de 1997

 

Para los aficionados de San Francisco, la fecha 16 de la campaña de 1997 resulta muy significativa. Ese día Jerry Rice completaba su milagroso regreso a la actividad con un touchdown, después de que Warren Sapp le destrozara la rodilla en el día inaugural; el hijo pródigo, Joe Montana, regresaba lleno de orgullo a Candlestick Park, para ver cómo su mítico número 16 era retirado para siempre; y con un fumble regresado 40 yardas por Kevin Greene, los 49ers superaban a los Denver Broncos por marcador de 34-17, en batalla de equipos contendientes al Super Bowl.

 

Pero para los demás, el mayor recuerdo de este día es haber visto al irredimible Bill Romanowski sacar el cobre ante JJ Stokes.

 

***

15)   Garrison Hearst pone una barrera definitiva entre él y los NY Jets – 6 de Septiembre de 1998

 

Poco tiempo después de que se llevara a cabo, Steve Sabol debatió con Paul Zimmerman (El famoso Dr. Z de Sports illustrated) sobre si esta corrida de Garrison Hearst en el día inaugural de la campaña de 1998 debería ser catalogada como la mejor en la historia de la NFL. Y si consideramos todos los elementos que la integraron (los 49ers acorralados en su yarda 4 en tiempo extra; la elusividad de Hearst; el tremendo stiff-arm que recibió el Safety de los Jets, Kevin Williams; y la increíbles persecuciones para bloquear de Terrell Owens, y para taclear de Mo Lewis) es fácil entender el porqué se atrevieron a considerarla en semejante conversación.

 

***

Hecho por Enrique Siu (@EnriqueSiu)

Comentarios



Staff 1y10

Estos posts son elaborados por la redacción de Primero y Diez. En estos links puedes contactar a cada uno de nuestros columnistas: Alberto Mussali, Luis Obregón, Jorge Tinajero y Ulises Harada

Leave A Comment

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA