Noticias
QB-mediocre-en-playoffs

La historia del QB mediocre en playoffs

Definición de mediocre, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española

1. adj. De calidad media. 2. De poco mérito, tirando a malo”

El día de hoy les quiero contar una historia de un QB de la NFL que logró conseguir todos los récords en temporada regular y se convirtió en uno de los rostros más emblemáticos de la liga.

 

Durante su carrera, la cual comenzó en 1998, este quarterback fue llamando la atención no sólo por su talento y capacidad de poner grandes números, sino por su carisma, su “peculiar” forma de cambiar las jugadas en la línea de golpeo y por ser el “ciudadano perfecto” (nunca ha tenido ningún problema fuera del terreno de juego).

 

En tan sólo unos años este quarterback pasó de ser un novato a una de las figuras con mayor autoridad en la NFL. Se volvió la cara de cientos (o miles) de comerciales y su nombre ya era el más reconocido en este deporte. Sin embargo, tras cinco temporadas en la liga, este quarterback no había logrado un sólo triunfo en Playoffs. (a diferencia del quarterback al que siempre lo comparan, el cual logró su primer título en la temporada 2001, tras surgir como un total desconocido).

 

A pesar de eso, este gran QB seguía dando temporadas sorprendentes, más de 4 mil yardas, más de 100 puntos de rating al año e incluso en 2004 logró romper el viejo récord de Dan Marino de más TD en una temporada, con 49 (algo que después volvería a romper). Sin embargo, una vez que los partidos eran cruciales y que su equipo necesitaba más de él, este QB desaparecía.

 

Evidentemente este gran quarterback no podía ser la razón por la cual este equipo fallara en los momentos más importantes. ¿Cómo es posible que un equipo y un jugador que son tan dominantes en temporada regular fracasen constantemente en postemporada?

 

Es entonces cuando llegaron las excusas…

  • No es culpa del QB, la defensiva siempre ha sido muy mala (a pesar de que su equipo promedia 1 TD menos por juego en playoffs)
  • No tiene talento alrededor en la ofensiva (en equipos con Marvin Harrison, Reggie Wayne, Dallas Clark,  Edgerrin James, Demaryius Thomas, Wes Welker, Julius Thomas, etc.)
  • Los que fallan son los coaches (¿Qué este QB no es tan bueno y tan avanzado a su época que no necesita coach?)
  • Hicieron trampa (en su rivalidad con los Patriots)
  • Es culpa del “pateador idiota” (el único que se ha atrevido a criticar a este quarterback)
  • Y cientos de excusas y justificaciones

 

La NFL quiere tanto a este quarterback que, no sólo una sino, dos veces modificó las reglas para hacer más fácil el juego aéreo (se endurecieron las reglas de contacto ilegal e interferencia de pase en 2004 y 2014). Sin embargo pasaba el tiempo y este quarterback seguía fracasando en los momentos grandes.

 

Afortunadamente, para la temporada 2006, en donde todos olvidamos que un tal Bob Sanders fue el jugador defensivo del año (que era parte del equipo de este QB), por fin se logró el objetivo, conseguir un trofeo Vince Lombardi.

 

El camino no fue para nada fácil, ya que en postemporada este quarterback, letal durante los primeros 16 partidos, ganó tres partidos con QB rating de 71,39 y 79, con un 2 TD y 6 intercepciones. La historia de esos playoffs fue la defensiva, pero evidentemente la defensiva no era la cara de la NFL.

 

Y entonces llegó tan añorado Super Bowl para este QB. Y su actuación fue mediocre, sobre todo comparado con las 190 yardas por tierra que su equipo ganó en contra de la mejor defensiva de la NFL, o que enfrente tuvo a un Rex Grossman que jugó mucho peor que él y se encargó de entregar el partido.

 

Sin embargo esa no podía ser la historia de este juego, y es por eso que gracias a una destacada actuación con 267 yardas por pase y una anotación con su intercepción se ganó el merecido MVP del Super Bowl.

 

Con esa carga fuera de sus hombros, este QB ya podía comenzar en pensar en su legado. Para este momento ya tenía 3 MVP de temporada regular (empatando el récord de Brett Favre) y seguía siendo una máquina imparable en la temporada regular.  Sin embargo las dos campañas siguientes los Chargers se encargaron de borrar sus aspiraciones de Playoffs. Para este momento de su carrera, en 2008, este quarterback había visitado 9 veces la postemporada y había fracasado en su primer partido en seis ocasiones, un dato alarmante, pero ignorado por muchos.

 

Pero en 2009 la fortuna le volvería a sonreír a este QB perfecto en temporada regular. Su equipo fue dominante y aunque tenía una marca de 14-0, su coach conservador decidió descansarlo para postemporada. En los Playoffs por fin pudo volver a una Final de Conferencia (tan sólo la tercera de su carrera) y logró pasar al Super Bowl. Las personas comenzaban a hablar de su legado, de que con un título más podría estar entre los mejores QB en la historia de la NFL y en que no sólo podría tener los números (su especialidad), sino que también podría conseguir su segundo anillo de Super Bowl y alcanzar a su rival  y eterna comparación (quien ya contaba con 3).

 

Sin embargo en ese Super Bowl él fue quien cometió el error clave. Como en la mayoría de sus juegos de postemporada, el QB mediocre en playoffs falló en el momento clave y mientras veía celebrar a Tracy Porter un pick six su equipo una vez más fracasó en su objetivo, pero al menos él (y sus defensores) tenía un trofeo más de MVP en temporada regular.

 

2010, otro fracaso en postemporada, ahora con los Jets de Mark Sanchez (si, ese mismo). 2011 se perdió toda la temporada por una cirugía en el cuello que puso en riesgo su carrera. Sin embargo su equipo tuvo la fortuna de ser el peor de la NFL y obtener a una joya como Andrew Luck. Era evidente que Indianapolis ya no era el hogar del QB mediocre en playoffs (pero que vende millones de jerseys).

 

En 2012 su exposición aumentó como nunca. Al ser agente libre él podía elegir en donde quería terminar su carrera. Al menos 10 equipos ofrecieron todo, pero decidió ir con John Elway, un gran QB que terminó su carrera con dos anillos de Super Bowl, algo que sin duda nuestro protagonista anhelaba.

 

Su impacto fue inmediato, y como era de esperarse, en temporada regular fue completamente dominante. Los Broncos entraron como el favorito para llegar y ganar el Super Bowl, y durante su primer partido parecía que sería un trámite. Pero, como siempre pasa con nuestro QB mediocre en Playoffs, él fue quien falló (aunque sus defensores se queden con el pase mal defendido de Harris que permitió el empate). En ese juego nuestro “héroe” lanzó 3 pases de TD, pero tuvo un pick six y una intercepción en tiempo extra que acabó con los Broncos. La narrativa fue una vez más culpar a todos menos a él (y como culparlo si él , para este momento, era ya un semidios en la NFL).

 

2013 llegó y con él cayeron todos los récords de la NFL, yardas por pase, TD, etc. Evidentemente obtuvo su quinto MVP para dejar en claro que no hay mejor QB en temporada regular en la historia de este deporte. Pero el fantasma de los fracasos ya era más que evidente. Debía lograr conseguir ese segundo Super Bowl (qué tal si se llegara a pensar que obtuvo el primero gracias a su defensiva o a Rex Grossman… IMPENSABLE e IMPERDONABLE).

 

Los Playoffs comenzaron y parecía que era una historia de en sueño. Primero derrotó al equipo que le quitó el invito en temporada regular, después, en su cuarta final de Conferencia le ganó a sus némesis…. la gloria estaba cerca, el momento de olvidar todos sus fracasos estaba a tan sólo un partido.

 

Pero ese partido lo cambio todo. Nuestro protagonista fue humillado, su gran ofensiva sólo pudo producir 8 puntos (en tiempo basura y para inflar sus estadísticas). Su fracaso fue más espectacular que cualquier one and done (de los ocho que tenía). No podía retirase así, era impensable. John Elway le prometió la gloria y una despedida similar a la suya y lo que hizo Seattle no era parte del plan.

 

A pesar de todo, se culpó de nuevo a la defensiva (¿cómo iba ser culpa del mejor ataque en la NFL el sólo anotar 8 puntos en el Super Bowl?). Elway logró convencerlo de intentarlo un año más y apostó todo en mejorar a la defensiva (el villano y la principal excusa de que los equipos de nuestro héroe fracasen).  Aqib Talib, T.J. Ward, DeMarcus Ware… todo lo que nuestro héroe había deseado.

 

La temporada regular pasó como siempre: 12 victorias, se convirtió en el segundo QB en ganarle a los 32 equipos, logró 530 pases de TD, una nueva marca. Su vitrina de logros estaba casi completa. Sin duda para ese momento ya era el mejor QB en la historia de la NFL… en temporada regular. Pero el fantasma de sus fracasos ya estaba ahí.

 

El domingo pasado fue, al menos desde mi punto de vista, el final de la tragedia de nuestro héroe. El tiempo se le terminó, el fue tan sólo una sombra de su antiguo ser… dejó de ser la cara de la NFL, o al menos ese portavoz oficial de la liga. Irónicamente fue rebasado por el jugador que llegó a sustituirlo en sus Colts. Sus pases dejaron de tener la fuerza y precisión de antes, los críticos empezaron a salir, pero siempre está la justificación (su lesión desde diciembre).

 

Por si fuera poco, nuestro QB mediocre en playoffs y que tiene la mayoría de los récord alargó su estigma: Su peor récord. El es líder en la historia de la NFL en one and done con nueve. Tom Brady tiene sólo 2, Brett Favre, tiene 3 y Luck tiene 0 (correción, tiene 1).

 

El futuro es complicado para nuestro protagonista. Le queda un año de contrato y 19 millones de dólares, pero un equipo que se está desmantelando debido a los fracasos (como siempre todo es culpa del coach, ahora John Fox). Marzo es la fecha clave para saber si este espectacular quarterback de temporada regular tendrá su última oportunidad de redimirse o de alargar todos y cada uno de sus récords.

 

¿Qué pasará con el QB mediocre en playoffs?

Comentarios



Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.

55 Comments

Leave A Comment

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA