Noticias

¿Qué te parece 8-8 para los Cowboys?

Por Luis Obregón

 

Panini Ad

Tras un partido de Thanksgiving en el que los Philadelphia Eagles pasaron por encima de los Dallas Cowboys, la pregunta comienza a asomarse cuando menos en lo más profundo de la mente de los los fans del equipo de la Estrella Solitaria.

 

La bendición de tener un trabajo que consiste en ir al AT&T Stadium a buena parte de los partidos de los Cowboys, ha resultado, entre otras cosas, en que algunas personas de los diferentes lugares que visito frecuentemente me ubiquen, me saluden e incluso intercambiemos algunas palabras sobre cualquier tema. Valet parkings y recepcionistas de los hoteles, gente de seguridad del estadio, meseros y hostess de algunos restaurantes suelen saludarme de forma familiar y algunos festejan o lamentan conmigo, según sea el caso, el resultado del más reciente partido.

Entre estos personajes hay uno en especial que se diferencia del resto, un valet parking del hotel en el que me hospedo que odia a los Cowboys y no pierde oportunidad para hacérmelo saber. La primera vez que intercambiamos palabra hace aproximadamente dos años, lo primero que me dijo fue “Hail to the Redskins!”, y de ahí en adelante, todo entre nosotros ha sido trash talk.

En esta ocasión, el viernes posterior al partido nos vimos y después de saludarnos, soltó la pregunta que encabeza este escrito “How’s eight and eight looking for the Cowboys?” una pausa incómoda siguió de mi parte y él siguió con su argumento: “En adelante tienen una visita a Chicago, después a Philadelphia, luego reciben a Indy y cierran en Washingotn. Van a perder el resto de los partidos! 8-8, bienvenido de vuelta!” Dijo levantando los brazos.

Sabiendo que no estaba del todo equivocado, pero rehusándome a toda costa a darle la razón, lo único que me quedó fue responderle con un argumento de salida “Para odiar tanto a los Cowboys, tengo que decir que estas muy al pendiente de lo que pasa con ellos, incluso te sabes su calendario.”

Claramente su argumento estaba fundado en el odio y en sus ganas de molestar, sin embargo la esencia de lo que me dijo ya había cruzado mi mente una noche antes mientras estaba en el recorrido del estadio a mi hotel.

El equipo tuvo un inicio de temporada que sirvió para levantar las expectativas de sus seguidores (y de sus detractores también), quienes en el peor de los casos los veían llegar al partido de Thanksgiving con tres victorias en su récord. Esa expectativa hoy es la principal razón del sufrimiento de algunos, de aquellos que compran ese dicho/creencia de que “los Cowboys apestan en diciembre” y que “Romo se achica en los momentos importantes”.

Bears, Eagles, Colts y Redskins serán los sinodales para un equipo que por momentos muestra promesa y en otros muestra una cara desagradable para sus fans, el dejo del equipo que ha terminado con récord de 8-8 los últimos tres años.

Todo puede pasar con este equipo. Ser aficionado a los Cowboys significa, por lo menos en la última década, estar acostumbrado a los finales innecesariamente cardiacos, a las volteretas imposibles, a estar sobre las nubes una semana y con la cabeza bajo la tierra la que sigue.

Comentarios



Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.

3 Comments

Leave A Comment

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA