Jugadores subvalorados de la NFL- Temporada 2014

La NFL cuenta con muchos jugadores que acaparan todos los encabezados y notas. La gente habla de ellos todo el tiempo y los medios cubren cada pequeña cosa que dicen o hacen. Los personajes más populares de la liga muchas veces merecen serlo, pero hay otras veces que no merecen tanta atención; de hecho, en la NFL hay jugadores muy buenos que nunca entran en las notas de los periódicos o páginas web, y sabemos que algunos de ellos merecen mucho más atención, dinero o reconocimiento.

Me gustaría dar algunos buenos ejemplos de este tipo de personajes, los jugadores subvalorados, tratando de darles más reconocimiento del que actualmente reciben:

Chandler Jones – OLB, Patriots

Desde que fue seleccionado en la primera ronda del draft del 2012, no ha sido un jugador que ha protagonizado muchas notas o encabezados. Mucho de esto es por el estilo de Bill Bellichick, quien no suelta mucha información sobre su equipo en las conferencias de prensa y le gusta que sus jugadores sean discretos. De cualquier manera, Jones merece más reconocimiento que el que recibe. En su año de novato logró 6 capturas de QB en solo 14 partidos, y el año pasado logro 11.5, por lo que vemos que su potencial solo apunta para arriba. Su talento es inmenso.

Gerald McCoy – DT, Buccaneers

Mccoy fue seleccionado con una tercera selección global en el draft del 2010, por lo que todo mundo esperaba una explosión de estadísticas desde su primer año en la NFL. Con un inicio lento de su carrera gracias a sistemas defensivos inadecuados para sus talentos, mal coacheo y falta de compañeros de calidad, el nombre de Gerald se fue desvaneciendo en los análisis de los comentaristas y en los gritos de la gente. Sabemos que el verdadero talento tarde o temprano emerge, y hoy por hoy McCoy es una fuerza imparable que ancla la defensiva de los Buccaneers.. Cada año que pasa, este personaje ha incrementado sus números y estadísticas, yendo desde 3 capturas y 22 tacleadas en su primer año hasta 9.5 y 50 en 2013, números impresionantes para un tacle defensivo.

Paul Posluszny – MLB, Jaguars

Paul ha sido uno de los linebackers más regulares desde que llegó a la liga. En 8 temporadas, solo ha tenido menos de 100 tacleadas una vez -en su temporada de novato- y ha tenido temporadas de 139, 151 y 169 tacleadas; muy impresionante. Además, ha ayudado a los Bills y Jaguars con 11 intercepciones, 10 capturas de QB y 8 fumbles forzados. Posloszny es uno de los mejores ejemplos de jugadores confiables que nunca están en el foco de los medios o fans gracias a que siempre han jugado en equipos perdedores y mediocres. Su producción dicta que podría ser una estrella si estuviera en el equipo correcto.

 

Kendall Wright – WR, Titans

El producto de la Universidad de Baylor lleva dos años como profesional, y es el WR #1 en una ofensiva descolorida y aburrida, pero sus actuaciones, talento y habilidades hablan mucho más que lo que su fama sugiere. Wright es un gran atleta, que aparte de fútbol americano jugó basquetbol en la universidad, lo cual ha sido una señal de éxito para jugadores de la NFL como Jimmy Graham, Tony González o Antonio Gates. Su año de novato nos dio razones para conocer su gran talento, pero en el 2013 ya nos demostró que es un gran jugador que puede producir como los grandes: conseguió 94 pases atrapados, 1,079 yardas y un promedio de 10.8 yardas por atrapada en una pésima ofensiva; increíble. Su gran defecto ha sido la falta de anotaciones (solo 6 en dos años), que realmente es más culpa de su entorno, y la ofensiva de Whisenhunt ayudará a que eso mejore mucho.

Trent Cole – OLB, Eagles

El OLB de los Eagles ha sido la definición de estabilidad y regularidad desde que llegó a la liga. Cole solo se ha perdido 4 partidos en 8 años como profesional, y ha registrado 517 tacleadas, 79 capturas y 16 fumbles forzadas en ese lapso. Es importante resaltar que ha logrado forzar al menos un fumble en todas las temporadas que ha estado en la liga. Muchos lo daban por muerto después de su pésima temporada en 2012, pero regresó en 2013 con una buena temporada de 8 capturas. Si nada de esto convence, vale la pena mencionar que tiene un promedio de casi 10 capturas por temporada, regularidad que pocos han logrado en la historia.

Derrick Johnson – MLB, Chiefs

A mucha gente se le olvida que Johnson fue una selección de primera ronda en el 2005, pero su producción año con año nos ha demostrado el respeto que merece. Es el estandarte de la defensiva de los Chiefs, y ha logrado 20 fumbles forzadas en su carrera, una cantidad admirable. Además, siempre es productivo con sus capturas de mariscal, ya que promedia casi 3 por temporada, cifra interesante para un MLB. En los últimos 5 años, ha tenido 178 tacleadas solo en contra del juego terrestre, y 20 pases defendidos, que es la 4ta mayor cantidad en ese lapso. Con todos estos números, nos damos cuenta que es un LB que lo hace todo bien y es muy completo. Puede ser el mejor linebacker medio de toda la AFC, pero nunca es reconocido como tal.

Torrey Smith-WR,  Ravens

En sus 3 años en la liga, Torrey ha logrado aportar a su equipo mucho y ha sido un jugador confiable. Desde que fue seleccionado, se dudaba mucho de sus capacidades, y no se esperaba que pudiera ser un WR1 en algún equipo de la NFL. El jugador de cuarto año ha sido un gran activo para los Ravnes, sobre todo con su habilidad para estirar defensivas con su velocidad y para conseguir yardas después de la atrapada. Nunca ha tenido menos de 800 yardas en una temporada, ha subido su producción año con año y ha logrado tener 16.8, 17.4 y 17.4 yardas por atrapada en sus 3 temporadas como profesional, cantidades impresionantes.

 

Greg Olsen- TE,  Panthers

Lo más soprendente de este ala cerrada es que solo ha jugado menos de 16 partidos en su temporada de novato, y realmente fue porque los Bears todavía no lo habían introducido en su equipo titular. Las lesiones nunca han afectado a este jugador, y eso tiene un gran valor para un jugador titular en esta liga. Hablando de números por temporada, Olsen solo ha tenido menos de 5 anotaciones una vez en su carrera, y desde que ha sido el punto focal de la ofensiva de Panthers, logró 843 y 816 yardas en 2012 y 2013, respectivamente. Además, a muchos se les olvida que es un gran bloqueador, por lo que ayuda mucho a que el juego terrestre de su equipo florezca.