No veas el balón. Cómo disfrutar un partido de la NFL en pretemporada

Siempre que comienza la pretemporada, los sentimientos de los fans son encontrados; por un lado está la alegría de ver a profesionales en el campo de juego enfrentando a sus rivales, mientras que por el otro recuerdan que los partidos suelen ser somníferos.

Hace algunos años que me di a la tarea de seguir la liga a un nivel diferente (mucho más profundo, por decir lo menos), comencé a concentrarme en otras cosas que pasaban en los partidos, específicamente en la pretemporada. Ayer entre mis lecturas de NFL, me topé con un texto en el blog de SB Nation dedicado a los Cowboys que me pareció da mucha luz, ya que pone en palabras claras lo que ha venido haciendo desde hace algún tiempo y no me había dado el tiempo de explicar.

A pesar de que el texto está centrado en el partido entre Cowboys y Chargers de hoy por la noche, el principio fundamental es trasladable a cualquier equipo y cualquier partido de pretemporada, por ello me permito traducirlo de manera textual a continuación. Pueden ver el original aquí 

 

Si estás pensando. “’¡Hurra, el football está de vuelta!” y estás esperando una noche para disfrutar y de football entretenido cuando los Cowboys enfrenten a los Chargers el jueves en el primer partido de pretemporada, probablemente te llevarás una gran decepción. ¿Por qué?

Porque debido a que al contrario de lo los equipos, que venden boletos, y las televisoras, que venden espacios publicitarios, quieren que creas, no verás football de verdad el jueves. Para ser más precisos, no verás el tipo de football que esperas durante la temporada regular.

Mike Tanier de Sport son Earth resume de lo que él cree que la temporada debería tratarse:

“La pretemporada debería de ser sobre las controversias de quarterbacks, equipos con una docena de nuevos titulares, coaches dejando entrever tendencias de estrategia como J.J. Abrams comparte en Instagram un X-wing y sobre jugadores de tercer equipo que fueron estrellas y tuvieron nombre a nivel colegial. La pretemporada es para adictos de hueso colorado y para los que se anticipan y quieren un largo vistazo de Devonta Freeman o Bishop Sankey antes de agregarlos a su lista de ‘fantasy Sleepers’”.

Por supuesto que Tainer está equivocado en gran parte, razón por la cual no sorprende que es su ranking de ‘visibilidad’ de partidos de pretemporada, los Cowboys obtengan una calificación reprobatoria debido a “dos palabras: Brandon Weeden”. Es el mismo error que muchos observadores del football cometen: Al enfocarse en los quarterbacks y running backs, se concentran en ver el balón durante los partidos de pretemporada. ¿Por qué es ese un error?

Porque las televisoras nos han condicionado a ver el balón cuando vemos la transmisión de un partido de football. Las cámaras siguen el balón; vemos repeticiones en súper cámara lenta de la espiral del balón en el aire; vemos 17 repeticiones desde todo ángulo concebible para determinar si el receptor “mantuvo el control en el acto de atrapar el pase”; vemos diagramas y esquemas de dónde el running back encontró el hueco para correr; en pocas palabras: nuestros ojos siguen el balón de manera casi automática.

Y eso está bien cuando estás viendo un partido de temporada regular, porque lo que pasa con el balón es muy importante para el resultado del partido. Pero cuando el resultado del partido, como en la pretemporada, no es importante, el ver el balón tampoco puede ser importante.

Los partidos de pretemporada, especialmente el primero y el último, son esencialmente audiciones extendidas para jugadores que están en la línea y para novatos en situación real de juego. Sabemos que el partido del jueves contará con la participación de jugadores que no estarán en el roster de los Cowboys en la temporada regular. Sabemos que el marcador final no importa. Sabemos que el desempeño del equipo en la pretemporada no es predictivo para la temporada regular de ninguna manera. ¿Entonces cuál es el punto de ver un partido de pretemporada y cómo puedes disfrutarlo?

Simple. No veas el balón.

Lo que quieres hacer en vez de eso es concentrarte en jugadores individuales y su desempeño, porque de eso se trata el partido. ¿Pueden los linieros defensivos de segundo equipo Davon Coleman y Ken Bishop empujar la línea? ¿Puede alguien, quien sea, presionar al quarterback? ¿Qué tanto se clavan los linebackers de segundo equipo en una jugada de play-action? ¿Qué tan buenos son Joseph Radle, Ryan Williams y Ben Malen en protección de pase? ¿Están jugando con dos safetys profundos o con uno solo? ¿Dónde se está alineando Gavin Escobar? ¿Los safetys pueden correr rápido, y más importante aún, pueden correr rápido en la dirección correcta? ¿Cómo es la comunicación con la línea lateral con el nuevo play-caller? Las porristas de los Chargers pueden ser las más lindas del mundo, pero ¿pueden noquearte con su forma de hablar?

Concéntrate en jugadores individuales y probablemente serás capaz de responder la mayoría de estas preguntas. Desafortunadamente por nuestro condicionamiento de ver el balón, concentrarse en un solo jugador es de hecho mucho más difícil de lo que suena, especialmente si nunca antes lo has intentado. Piensa en el partido con una sesión extendida de entrenamiento. Sólo porque un tipo está lanzando el balón, no significa que debes dejar de ver lo que hace el resto del equipo.

Trata de no ver el balón y te prometo que encontrarás el partido mucho más disfrutable y recompensante, sin importar que lo Cowboys ganen o pierdan. Elige un jugador o unidad, obsérvalos por un par de jugadas o por una serie y aprenderás mucho más de lo que podrías aprender si te concentras en mirar el marcador.

No veas el balón . Después del partido te sorprenderás de cuánto entenderás de dónde están los problemas de los Cowboys y dónde no. Luego, cuando leas resúmenes del partido al día siguiente, entenderás exactamente quién estaba viendo el balón y quién estaba viendo el partido.

Tags
Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.