El Final perfecto de la carrera de Peyton Manning

Por Jorge Tinajero

 

El mejor año de la carrera de Peyton Manning llegó a sus 37 años jugando para los Denver Broncos, logrando números increíbles como la mayor cantidad de yardas por pase en una temporada al igual que el mayor número de pases de touchdown y siendo el líder de la mejor ofensiva de todos los tiempos en la NFL. Todo esto resulta aún más sorprendente después de regresar de una lesión de cuello que pudo terminar con la posibilidad de continuar jugando.

 

Fueron tan grandes las dudas de Jim Irsay, dueño de los Indianapolis Colts, que después de no jugar en la temporada 2011 por las múltiples cirugías en su cuello, decidió dejarlo en libertad.

 

14 años, aunque uno de ellos se la pasó lesionado, fueron los que Peyton Manning jugó para una franquicia que regresó a los primeros planos, consiguiendo llegar a 2 Super Bowls y ganar la edición XLI ante los Chicago Bears.

 

¿Qué más podía pedir un jugador como él? Hasta 2011 ya había sido nominado como el Jugador Más Valioso de la temporada en 4 ocasiones (2003, 2004, 2008 y 2009) así como el Jugador Más Valioso del Super Bowl en 2006, además de que en la temporada 2004 rompió el récord de Dan Marino de más pases de touchdown en un año con 49. En sólo 3 ocasiones no ha sido seleccionado al Pro Bowl en su carrera y hasta 2011 tenía 54,828 yardas con 399 TD.

 

Muchos jugadores a lo largo de la historia quisieran siquiera haber jugado un Super Bowl y qué mejor que ganarlo, pero muchos han pasado sin conseguir esa oportunidad. Peyton Manning ya había conseguido estar en la cima de muchas categorías pero a pesar de ello, para muchos tenía más aspectos negativos en su haber por lo que no se le daba el crédito suficiente.

 

En sus primeras tres apariciones en playoffs, no pudo conseguir una sola victoria llegando a un total de 7 ‘One & Done’ en su estancia en Indianapolis. Ha sido muy criticado por la falta de carácter en los juegos importantes, por ser dominado en sus enfrentamientos con los Patriots de Tom Brady e incluso por haber ganado el Super Bowl a Chicago Bears quienes no contaban con una ofensiva que representara problemas para Colts y haber lanzado un pick six que dejó sin esperanzas de un comeback ante New Orleans Saints  en la edición XLIV del Super Bowl.

 

Me queda claro que no es impecable su carrera y que esas situaciones resaltan más que cualquier logro, pero en mi opinión no ha habido otro con la inteligencia para identificar defensivas y realizar los ajustes necesarios en la línea de golpeo como este jugador.

 

 

Y bueno, ¿por qué decidió regresar a jugar después de la grave lesión que tuvo?

 

Para mí es claro que eran nuevos retos en su carrera. El primero fue poder regresar a jugar cuando muchos analistas decían que estaba acabado después de la lesión. Otros comentaban que regresaría a lanzar el balón sin fuerza y que al decidir jugar para Broncos, no tendría la clase de wide receivers como los que tuvo en Colts. He leído y escuchado críticas una y otra vez desde su llegada a Denver y parece que su manera de ir callando bocas ha sido con una forma cada vez más inteligente de jugar que lo ha llevado a disputar su tercer Super Bowl, la cual desde mi perspectiva, será el que le represente mayor reto.

 

Esta temporada 2013 será muy difícil de igualar y para Manning ha tenido mucho significado la forma en que ha conseguido avanzar al último juego de temporada. Venció a Phillip Rivers por primera vez en playoffs y después dominó al eterno rival Brady en la final de la AFC con una de sus mejores actuaciones y haciendo ver mal al equipo de Belichik.

 

El rival para el próximo 2 de febrero será Seattle Seahawks quienes cuentan con una de las defensivas más dominantes de los últimos años y que buscará quitarle la idea del retiro a Manning, al menos por este año. Y no hay que olvidar otro reto y también muy importante para él: el clima frío.

 

Pero, ¿si logra ganar?

 

Para mi no hay duda de que si este jugador logra vencer a Seattle, estará anunciando el fin de su carrera de la forma más espectacular que cualquier jugador haya conseguido. Y vaya que John Elway, su actual jefe y responsable de que Manning haya acordado jugar para Broncos, tuvo uno de los mejores retiros para un quarterback en la NFL con 2 victorias de Super Bowl de forma consecutiva y siendo el MVP de la edición XXXIII, pero en ese último año de su carrera, estuvo varios juegos ausente por lesión y tenía un poderoso ataque terrestre.

 

Estoy casi seguro que Elway convenció a Manning diciéndole que el sabía de que forma podía conseguir otro anillo de campeonato a la edad de 37 años.

 

Ojalá que muchos jóvenes busquen imitar la forma de jugar la posición de quarterback y que lleguemos a ver pronto a otro quarterback en la NFL que lo iguale o supere porque tanto para adoradores como odiadores de Manning, se le extrañará.

Jorge Tinajero

Socio fundador de Primero y Diez donde opera las entrañas del sitio además de hacer valiosas aportaciones de contenidos hablados y escritos. Aficionado a los Denver Broncos gracias a las épocas de John Elway que sembraron en él la idea de no claudicar a pesar de lo adversas que puedan parecer las circunstancias.


Publicaciones Relacionadas