La debacle de los Bengals

Por Ulises Harada

Ayer vimos en Miami cómo se derrumbó uno de los equipos favoritos para competir en la NFL: Los Bengals. Entre lesiones, pésimas decisiones del head coach y múltiples entregas de balón Cincinnati  demostró que al menos este año aún no está listo para ganar un juego de playoffs.

 

Empecemos con las lesiones, ya que desde mi punto de vista ayer el equipo de Marvin Lewis perdió al mejor jugador de este equipo: Geno Atkins (ACL). Este es un golpe letal a un equipo que ya perdió a un buen cornerback como Leon Hall toda la temporada y se espera que Atkins también esté fuera todo el 2013. Sin él la defensiva de los Bengals es mediocre y basta ver cómo le corrieron por encima anoche.

 

La ausencia de Atkins no sólo representa que se le pueda correr bien a Cincinnati, sino que también pierden mucho impacto en el pass rush. Atkins es uno de esos jugadores especiales que a pesar de tener dobles bloqueos puede generar presión constante a los QB rivales y hacía que sus compañeros tuvieran mejores oportunidades en contra del resto de la línea. Sin él los Bengals no presionan al QB y así es imposible ganar en la NFL actual.

 

El segundo gran punto en contra de Cincinnati se llama Marvin Lewis. No es una sorpresa que cuando se nombran a los mejores coaches de la NFL rara vez aparece el nombre de Lewis a pesar de tener 10 años al frente de este equipo. Ha logrado sobrevivir muchas temporadas, pero al final siempre su estilo conservador y tibio es lo que terminar por hacer que nadie crea en los Bengals. ¿Por qué no ir por un FG de 57 yardas cuando tu pateador acaba de meter uno de 54? ¿Por qué arriesgar el balón en los últimos 45 segundos de la primera mitad dentro de tu yarda 30?

 

Estos son sólo algunos puntos que se le cuestionan a Lewis. Los fans de los Ravens y de los Steelers saben que si logran mantenerse cerca en un juego contra Cincinnati ellos mismos encontrarán la forma de perderlo. Los Bengals sorprendieron con victorias contra Green Bay, New England y Detroit, pero empiezo a creer que fueron obra más de suerte que de calidad. Este equipo tiene 17 entregas de balón en 9 partidos, rara vez vas a ganar muchos partidos así.

 

El tercer punto para no creer en este equipo es que Andy Dalton es un QB sumamente inconstante. Como puede jugar bien por algunos periodos (fue el jugador de la AFC en octubre) puede dar partidos de cuatro entregas de balón como anoche. Con presión Dalton siempre va a forzar pases, y a pesar de que demostró toque en varios envíos, no tiene la suficiente fuerza de brazo para lanzar los comebacks y escuadras hacia afuera.

 

Falta ver qué tanto tiempo estará fuera Gio Bernard, pero dudo que sin él puedan derrotar a los Ravens en Baltimore y a Cleveland (quién ya les ganó una vez este año). El calendario se complica con otro partido contra Baltimore, juegos contra los Chargers, Colts y una visita a Pittsburgh que nunca es fácil. La buena noticia es que aún tienen una ventaja de 2.5 juegos sobre los Ravens (pero si ganan sus siguientes dos partidos se convertirá en tan sólo de medio juego).

 

¿Le alcanzará a los Bengals para ganar su división? Yo creo que no.

 

Cuarta pregunta para ganarse el jersey de Troy Polamalu cortesía de Caliente:

4.- Troy Polamalu ha anotado un TD 5 veces en su carrera (incluyendo playoffs) ¿Contra qué rivales fue?

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.


Publicaciones Relacionadas