Adrian Peterson: Objetivo 2,500 yardas

Por José Villelabeitia

NOTA: José Villelabeitia es colaborador regular de NFL Hispano, te recomendamos seguir sus columnas regularmente ahí.

 

En la casi centenaria historia de la NFL, quedan siete años para cumplir un siglo de antigüedad, solamente siete running backs han sobrepasado la marca de las 2,000 yardas por tierra en una sola temporada. Este selecto club está formado por O.J. Simpson, Eric Dickerson, Barry Sanders, Terrell Davis, Jamal Lewis, Chris Johnson y Adrian Peterson.

 

Los 6 últimos se beneficiaron de jugar en temporadas regulares de 16 partidos, con lo que las posibilidades de alcanzar la marca aumentan en comparación con los 14 partidos en los que O.J. Simpson logró la suya. Otros grandes RB del pasado no se acercaron siquiera, quien mas cerca estuvo no puede ser otro que Jim Brown cuando corrió para 1.863 yardas en 1964 en 14 partidos, una marca que muchos pensaron duraría para siempre.

 

En defensa de Jim Brown hay que decir que promedió en aquella temporada 6.4 yardas por acarreo, nadie ha superado esa marca, lo que habla de la clase de jugador que fue Jim Brown.

 

Otra característica de todos los que han pasado de la marca de las 2.000 yardas es que ninguno logró repetir hazaña. Adrian Peterson podría ser el primero en hacerlo, así lo ha dicho en varias declaraciones, su objetivo no sólo es superarla por segunda vez sino que se ha marcado como objetivo las 2.500 yardas, algo que sin duda rompería todos los registros.

 

Y llega la gran pregunta ¿Puede Adrian Peterson no sólo repetir dos temporadas corriendo para mas de 2.000 yardas sino dejar el récord en 2,500 yardas?

 

Antes de analizar porque yo sí creo que Adrian Peterson sería capaz de alcanzar la marca, o al menos de todos los RB que antes lo lograron, es el que cuenta con mas posibilidades de hacerlo.

 

Terrell Davis tuvo una carrera muy corta, pagó un alto peaje por sus lesiones, pero cualquiera que lo haya visto jugar sabe que fue el mejor RB de su tiempo mientras le duraron las rodillas. John Elway, actual Vicepresidente de los Denver Broncos, le debe sus dos anillos a la aparición del RB en el backfield de los Broncos, de lo contrario su carrera hubiera terminado igual que las de otros ilustres pasadores como Dan Fouts, Dan Marino o Jim Kelly. El caso Terrell Davis es a menudo comparado con Gale Sayers, otro RB que tuvo una carrera corta, apenas jugó 6 años en la NFL, pero dejo un rastro inolvidable.

 

Terrell Davis nunca tuvo la posibilidad de repetir la hazaña, se lesionó de gravedad en el cuarto partido de la siguiente temporada,  su carrera empezó a terminarse ahí. En todo caso, de haberse mantenido sano, su temporada no estaba siendo nada buena y los Broncos ya no contaban con John Elway como QB.

 

Jamal Lewis no admite muchas discusiones, un buen RB, lo que se conoce como un caballo de batalla. Aquel que vivió aquella temporada del RB sabe que 500 de aquellas yardas llegaron contra los Cleveland Browns,  franquicia que entre 2003 y 2008 fueron un auténtico hazmerreír.

 

Chris Johnson tras superar la marca de las 2.000 yardas hizo algo que con el actual convenio, CBA, no sería posible, un “holdout” en demanda de un mayor salario y de acuerdo a su status de RB de mas de 2.000 yardas. Chris Johnson se le llegó a bautizar como CJ2K. El RB declaró que su objetivo la temporada siguiente era superar nuevamente la marca, pero sus actuaciones podríamos calificarlas siendo generosas de bochornosas, impropias de un RB con ese salario. Desde entonces CJ1K, su verdadero acrónimo,  ha culpado a su OL, a sus compañeros y a su coordinador ofensivo. La temporada pasada CJ1K dejó algunos flashes de lo que fue, se ha envalentonado y nuevamente amenaza con las 2.000 yardas, aunque dada su irregularidad y en ocasiones desgana, me parece un objetivo poco creíble, y eso que se encuentra en año de contrato.

 

O.J.Simpson es un caso especial, de todos los RB que pertenecen a este selecto club es el único que alcanzó su marca jugando una temporada regular de 14 partidos, su media por partido fue de 143.1 yardas, de haber jugado 2 partidos mas, su marca rozaría las 2.300 yardas, sobrepasando el record que mas tarde establecería Eric Dickerson cuando corrió para 2.105 yardas. Otra consideración que debe tenerse en cuenta es que O.J  Simpson logró su marca con 332 acarreos y una media de 6,03 yardas, solamente Barry Sanders se acerca a esa marca, corrió en 335 ocasiones, números que están muy por debajo de los 392 acarreos de Terrell Davis (promedio de 5,12 yardas), o los 387 ó 379 de Jamal Lewis o Eric Dickerson. Cifras que se quedan ridículas si las comparamos con los 290 acarreos de Jim Brown de 1964, con esas cifras de acarreos es posible que el RB hubiera dejado el record mas cerca de las 3.000 yardas.

 

He tenido el placer de ver como todos esos RB lograron sus marcas, incluso O.J. Simpson, el destino quiso que yo viviera en Connetticut en aquel año 1973, pese a ser un tierno infante mi memoria me permite recordar aún a aquel excepcional jugador. Años mas tarde echaría por la borda su ilustre carrera deportiva con su penosa faceta como actor de otros aspectos de su vida personal casi mejor no hablar, aun retumban aquellas imágenes de toda la policía de Los Angeles persiguiendo aquel Ford Bronco conducido por O.J. Simpson acusado de un doble asesinato. De aquella terrible acusación salió declarado no culpable, aunque por aquellas cosas que tiene el sistema judicial USA fuera luego declarado culpable civil. En la actualidad O.J. Simpson permanece en prisión por otras acciones delictivas y no parece que vaya a salir en un tiempo.

 

La marca de Eric Dickerson tuvo el infortunio de coincidir con la excepcional temporada de Dan Marino de 1984, la de las 5.084 yardas y 48 TD, lo que le valió al QB el MVP en detrimento del RB. Por hacer una comparación, es como si Adrian Peterson hubiera coincidido con algún QB que lograra pasar de las 6.000 yardas y 60 TD.

 

También merece una mención especial Barry Sanders. Sanders no pudo repetir su hazaña jugando en un equipo bastante mediocre toda su carrera, siempre nos quedará el regusto amargo de la retirada anticipada del RB cuando aún parecía tener bastante gasolina en el tanque y el record de yardas totales de Walter Payton estaba a su alcance, record que batiría Emmitt Smith. Nunca han quedado claros los motivos que llevaron a Barry Sanders a retirarse, se dice que se cansó de perder jugando para los Detroit Lions. También se apunta que su frustrado traspaso a Miami, para juntarse con Dan Marino para un asalto al Superbowl tuvo mucho que ver.

 

Y ahora vayamos con el caso Adrian Peterson. ¿Puede superar la marca? Yo creo que sí, y voy a razonar los motivos que me llevan a hacerlo

 

1.- El propio jugador.

 

Adrian Peterson juega en la misma liga que RB como Jim Brown, O.J. Simpson o Barry Sanders, todos ellos en el Hall of Fame, al igual que todos ellos cuando batieron sus marcas promedió mas de 6 yardas por carrera. Adrian Peterson no solo es el mejor RB a años luz de todos los actuales RB de la liga, es en estos momentos el mejor jugador de la NFL y es un RB que juega en otro nivel. Un RB de esos en peligro de extinción, de esos que solo salen uno cada 20 años y que pueden cambiar el destino de una franquicia.

 

Adrian Peterson rompe todos los moldes. Es un RB que tiene todos los atributos de un jugador franquicia: carisma, durabilidad y sobre todo es un jugador con el que se puede construir, no es una pieza mas como lo son los RB en la mayoría de los equipos, en su caso es La Pieza. En unos tiempos donde los mejores jugadores de la liga son todos ellos QB Adrian Peterson es la excepción, el juega al mismo nivel que Tom Brady, Drew Brees o Peyton Manning.

 

 

2.- Christian Ponder

 

Christian Ponder no es tan rematadamente malo como muchos lo quieren vender. Adrian Peterson no necesita a un QB como Aaron Rodgers o Tom Brady para alcanzar las 2.500 yardas, mas bien, sus esperanzas de lograrlo son incluso menores con la tendencia que tienes estos QB a lanzar y lanzar, y no digamos si compartiera backfield con Drew Brees. Peterson tan sólo necesita un QB que le deje a ser el foco del ataque y que mueva las cadenas con solvencia, no necesita un QB de 4.000 yardas y 30 TD, sino mas bien uno de 3.000 yardas y de 20 a 25 TD como mucho. Es ese precisamente el patrón al que responde Christian Ponder.

 

Hay una estadística que define a los QB y por la que se supone les pagan su salario, por lo que son capaces de hacer en 3& largo. Christian Ponder en jugadas de 3& 7 o mas el año pasado fue el 7º mejor QB de la liga por detrás de Ben Roethlisberger, Andrew Luck, Drew Brees, Matt Ryan, Alex Smith, Colin Kapernick y Aaron Rodgers, algo que nos dice que cuando se la tiene que jugar es un QB que responde. Para aquellos que siguen pensando que estoy loco o interpretando una estadística a mi antojo que se repasen los partidos de Christian Ponder en el mes de diciembre, especialmente en aquel memorable encuentro en Minnesota ante Green Bay. Ponder puede alargar los drives, lo que significa más yardas para Peterson.

 

 

3.- El talento de los Vikings

 

La temporada pasada si repasamos todas las previas en todas nos encontraríamos con que los Minnesota Vikings ocupaban la última plaza de la NFC North.

 

Percy Harvin salío del equipo, tampoco es que lo estuviera demasiado la temporada anterior. Este año uno de los WR es un tal Greg Jennings, que independientemente de sus declaraciones descalificando de forma sistemática a Green Bay Packers, pocos dudan que no sea uno de los WR mas fiables de toda la liga. Los Vikings no se han quedado solo allí, en el Draft eligieron a Cordarelle Peterson, que en muchas mocks fue considerado el mejor WR o al menos uno de los mas talentosos.

 

Tampoco conviene olvidar que en la OL juega Matt Kalil, un primera ronda que en su primer año ya ha demostrado la enorme calidad que le anticipaban cuando salió del college. EL resto de la OL, sin estar llena de Probowlers es una línea mas que cumplidora, lo que en los tiempos actuales se agradece bastante.

 

4.- En beneficio del equipo

 

Perseguir records individuales es un objetivo totalmente legítimo, los records están precisamente para batirse, pero no olvidemos que el football es un deporte de equipo que persigue ganar partidos, los records siempre deben ser algo secundario.

 

He sido siempre terriblemente crítico con aquellos jugadores y equipos que cuando nada tienen que hacer su único objetivo es buscar el record o marca de un compañero. El caso mas reciente lo tuvimos la temporada pasada cuando los Detroit Lions, sin nada que hacer, jugaron con un descaro total para que Calvin Johnson pudiera batir el record que ostentaba Jerry Rice.

 

El objetivo de las 2.500 yardas de Adrian Peterson no debería ser un objetivo personal del jugador, sino un objetivo de todo el equipo y el lograrlo redundaría en beneficio de todos ellos, no para que Adrian Peterson consolide con ello su entrada en el Hall of Fame.

 

Con las nuevas armas de la que va a disponer Christian Ponder no deberíamos descartar que pueda rondar las 3.500 yardas, que si le sumamos las 2.500 yardas que Adrian Peterson pretende, supondría pasar de las 6.000 yardas totales en ataque, lo que automáticamente colocaría a los Vikings entre los equipos con mas poder ofensivo de la liga (los Patriots lograron la temporada anterior 6,846)

 

Hoy en día la mayoría de los equipos practican los bloques zonales. No es el caso de los Vikings que emplean un sistema mas clásico, o bien la OL empuja todo lo que puede y Adrian Peterson utiliza su explosividad para entrar por el agujero o el “ Lead draw”, un sistema ofensivo que los Dallas Cowboys de Jimmy Johnson llevaron a su máxima perfección y donde son claves dos jugadores además de la OL, el TE y el FB. En los Cowboys ese papel lo jugaba Daryl Johnston, el jugador que mejor define la posición de FB y que hizo toda una carrera abriéndole caminos a Emmitt Smith.

 

 

Conclusión

 

Ningún record es fácil, aunque hay algunos más alcanzables que otros. La evolución del juego hacia un juego aéreo ha disparado las yardas de los QB, cualquier QB del montón en la NFL supera las 4.000 yardas. La marca de 5.000 yardas, impensable no hace tanto, ha sido superado ya varias veces y en una misma temporada por varios QB y no sería extraño ver que se supera en los próximos varias veces de nuevo.

 

Para que un jugador pueda superar la marca se tienen que dar un conjunto de circunstancias y factores que raramente se suelen dar. La salud de Peterson es un factor clave, ya que después de que le reconstruyeron la rodilla parece que nunca estuvo lesionado.

 

También se tiene que dar que ese equipo esté preparado para ello, no hay un sólo equipo en toda la liga que no se encuentre mas preparado para correr que los Minnesota Vikings, quizás los Tennessee Titans que se han gastado una cantidad importante de dinero y de elecciones en el draft en mejorar su OL. Pero como hemos expuesto no se trata de correr en primer, segundo y tercer down durante todo el partido, sino que es un equipo corredor pero que puede suponer una amenaza con su juego aéreo. Los Vikings tienen armas y recursos para ser una amenaza.

 

Y para terminar tenemos la parte mas importante de la ecuación, el jugador. Adrian Peterson es uno de esos jugadores que solamente se dan en vez en vez, un RB de los que ya no existen, capaz de llevar el peso del ataque, que apenas comparte el backfield con otro RB

 

Por todo ello por primera vez en mucho tiempo yo sí creo que podemos ver algo único, especial, diferente, ver como un RB no solamente repite las 2.000 yardas, sino que fija su objetivo en las 2.500 yardas. Eso es algo que sólo está al alcance de alguien muy especial y creo que no hay una sola duda que cuando hablamos de Adrian Peterson hablamos de un jugador especial.

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.