La medicina en la NFL

Por Álvaro Sosa

La guerra es un mal que ha aquejado a la humanidad a lo largo de su historia, pero a pesar de los números y cifras fatales, hay un punto que podríamos rescatar: cuando hay guerras es cuando más inventos se hacen.

 

En un deporte de tanto contacto como en el football hay elementos claves para formar una franquicia ganadora (draft, agencia libre, etc.) pero, ¿qué pasa si aun teniendo un buen draft, una buena agencia libre, tus jugadores se lesionan? Aquí es donde entra el tema que quiero compartir, al haber tantas lesiones (haciendo alusión a la guerra) la recuperación de los jugadores, en especial las estrellas, se vuelve un tema muy relevante, y ahí es donde entra la evolución de la medicina dentro de la NFL (lo cual vendría siendo el “invento”).

 

No es un secreto que hace no muchos años, una lesión como rotura de ligamentos cruzados era prácticamente seguro que el jugador no regresaría dentro de casi un año, y no regresaría ni cerca de un 100%.

 

El tema de las lesiones afecta drásticamente el rumbo de un equipo en una temporada o incluso en el futuro de la misma. Al ser un negocio, una lesión podría costarle a un equipo no solo partidos ganados o perdidos, sino pérdidas económicas fuertes; ¿recuerdan que para ver a los Chicago Bulls con Michael Jordan, había lista de espera por varias temporadas? ¿Qué habría pasado si Jordan hubiera sufrido una lesión grave? ¡Y no nos olvidemos que podría echar a perder la temporada de miles de equipos fantasy! ¿Quién no recuerda la lesión de Tom Brady ante los Kansas City Chiefs en una de las primeras jugadas de su primer partido en la temporada 2008? Menciono los equipos fantasy pues es una industria que genera cientos de millones de dólares que no puede dejarse de lado.

 

Cuando alguien sufre una lesión, generalmente se programa una resonancia magnética (MRI) en los siguientes días para ponderar su gravedad, entanto que la angustia generada por el desconocimiento de la gravedad y el tiempo que durará la recuperación van en aumento, si bien es cierto que gracias a los avances de la medicina moderna las rehabilitaciones son más rápidas y completas.

 

2012 fue un año en el que contemplamos la evolución de la medicina de una manera avasallante. Si bien esta evolución no fue de un día para otro, el año pasado fuimos testigos de ejemplos complejos de dicha evolución, que ni el más devoto aficionado a los Minnesota Vikings (Adrian Peterson) o los Denver Broncos (P.Manning) hubiera creído posible. Dos jugadores con lesiones serias y operaciones constantes (cuello) compitieron de manera épica para ser nombrados el jugador más valioso (MVP) de toda la NFL (Peterson). En el caso de Adrian Peterson no hay mucho que decir; sus números son impresionantes, casi rompe el record de yardas terrestres. Hace pocos años pensar que un jugador que venía de tan grave lesión, pudiera competir incluso como un jugador top 10 en su posición parecía iluso.

 

Por su parte Peyton, ahora en Broncos, hizo parecer que no hubiera sido víctima de varias cirugías pues sus números parecieron como los que acostumbraba en Colts.

 

Para la temporada 2013, hay algunos jugadores que vienen de lesiones complicadas por lo que cabe la pregunta ¿se recuperará como sus compañeros (Peterson y Manning) para pelear la cima? Tenemos como ejemplo a RGIII (Robert Griffin III), Darrelle Revis, Rob Gronkoswki.

 

Las lesiones son comunes en este deporte y este año no se hicieron esperar, ya hemos visto muchas de ellas incluyendo algunas de mayor relevancia como Percy Harvin, Brian Bulaga, Michael Crabtree, Dennis Pitta, entre otros muchos, algunos por la temporada entera, otros se espera regresen ya avanzada la misma.

 

También, los jugadores cada vez son más atléticos, fuertes y flexibles, pero también sus contrarios lo son ¿quién hubiera pensado que después de un golpe y lesión como la que sufrió Johnny Knox, éste volvería a caminar?

 

No podemos dejar de lado la importancia de la medicina con visión a futuro, aun hay muchos jugadores con problemas de salud después de su carrera por la NFL, principalmente lesiones cerebrales, las cuales están incluso metiendo en aprietos legales a la liga.

 

Por otro lado también tenemos la medicina psicológica, la cual cada vez debe tomar mayor relevancia en la liga, (ya alguna vez escribí al respecto http://www.primeroydiez.com.mx/2012/05/17/la-vida-despues-de-la-nfl/ ) pero que lamentablemente tuvimos otra nueva tragedia en el caso de Jovan Belcher de Chiefs, al asesinar a su novia para después suicidarse en frente de sus coaches.

 

Lo único que busco al escribir esto externar mi reconocimiento a los logros de la medicina moderna (reducción de tiempos fuera del campo por ejemplo), pero también puntualizar lo mucho que falta para asegurar que se corra el menor riesgo posible, dando énfasis no solo en la medicina preventiva, sino en la adopción de nueva reglas como la posible eliminación de los kickoffs (que son brutales al mismo tiempo que espectaculares) que ya se inicio con el Probowl, que interpreto como una prueba para poder implementarlo en el futuro, en la temporada regular.

 

Al final, este deporte que tanta pasión genera, es practicada por seres humanos, no maquinas, y a cambio de un espectáculo que nos llena de emoción, lo mínimo que podríamos esperar para ellos es su salud a largo plazo. Este es un tema muy polémico y que no tardará en explotar en la NFL en los siguientes años.

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.