La increible historia de Colin Kaepernick

“Controversia” pudo haber sido el nombre de este jugador en los primeros momentos que comandaba una ofensiva en la NFL; pero King Kap -como me gusta llamarle a Colin Kaepernick- es, hoy día, el quarterback titular de los San Francisco 49ers, y lo seguirá siendo en años por venir.

El nativo de Milwaukee causó polémica desde los primeros partidos como orquestador de su equipo; ya sea por “robarle” la titularidad a un veterano probado, por sus tatuajes llamativos o por su actitud competitiva y ganadora. Pero hoy no existe ninguna duda de que este líder talentoso ha logrado desvanecer cualquier debate gracias a su fuerte brazo, a sus largas piernas y a su actitud ganadora; y sobre todo, gracias a sus actuaciones, al tener juegos exitosos una tras otra vez.

Es difícil visualizar a Colin Rand Kaepenick jugando otra cosa que no sea football americano; pero es interesante saber que el joven de 25 años destacó primero, en la escuela preparatoria, como pitcher y beisbolista habilidoso; apelando al hecho de que lanzaba la bola a 92 millas por hora en su último año, algo fuera de serie. Sin embargo, Colin siempre supo que su verdadera vocación radicaba en la NFL, por lo que rechazó una propuesta para firmar con los Chicago Cubs.

En su carrera como miembro del Wolf Pack de la Universidad de Nevada, Kaepernick logró ser el primer quarterback de la División 1 FBS en lanzar 2,000 yardas y correr 1,000 en una temporada; además de ser el primero de la misma división en lanzar 10,000 yardas y correr 4,000, en su carrera colegial. También es importante comentar que, a nivel NCAA, es sólo el segundo con tal distinción.

En el Draft 2011, Trent Balkee, Jim Harbaugh y los Niners cedieron varios picks a los Broncos para subir 9 lugares; y así poder seleccionar al susodicho en la posición #4 de la segunda ronda del 2011.

Desde que llegó Jim, Alex Smith era el titular indiscutible de este equipo. De hecho, en ese momento, Alex estaba etiquetado como un Bust del Draft, un jugador inconstante y débil que se lesionaba mucho; pero en poco tiempo, sin duda, probó mal a todos sus detractores, ya que bajo el tutelaje de Harbaugh, un especialista en desarrollar quarterbacks, Smith se convirtió en un jugador certero, confiable y que cometía muy pocos errores. Por ejemplo, es impresionante el dato de que a Smith le interceptaron sólo una vez cada dos partidos de sus últimos 3 años.

Alex tiene la habilidad de llevar y manejar un partido a la perfección, distribuyendo la bola a varios receptores y “coreografeando” su ofensiva con maestría. Es capaz de exprimir y sacarles provecho a sus receptores, además de saber deshacerse de la bola cuando es la mejor opción en una jugada rota. Posee una mecánica de pase mejorada de lanzamiento que le permite tener toque en algunos pases, además de que también puede ganar algunas yardas por tierra. Sin embargo, y precipitando la sorpresa en muchos, eso no era lo que buscaba Jim Harbaugh para su equipo; y Smith siempre fue, para él, un jugador heredado. El verdadero favorito de Jim siempre fue Kap, quien tenía un techo mucho más alto que Smith: más dinamismo, armas físicas, carácter y liderazgo.

Ahora, si analizamos más detalladamente el juego de Smith, podríamos descubrir sus principales defectos, que son: su capacidad deficiente de leer a las defensivas contrarias, su brazo limitado, su trabajo regular de piernas y la manera en que baja la cabeza y deja de ver campo arriba cuando siente la presión de los defensores contrarios. Como prueba de esto, sabemos que capturaron a Alex, en promedio, casi tres veces por partido; mientras a Kaepernick, lo capturaron poco más de una vez por partido (con la misma línea ofensiva virtualmente), sin dejar de tomar en cuenta su movilidad. Sabemos que el ex alumno de la Universidad de Utah, siempre prefirió una captura a arriesgar una intercepción.

A diferencia de Smith, Kaepernick destaca en todas las facetas de juego previamente mencionadas. Kap sabe leer una defensiva contraria, antes y después del centro, identificando con pericia los huecos en ellas o cambiando la jugada cuando debe; con una gran zancada puede alcanzar, en un instante, una gran aceleración, logrando remover constantemente a algún defensor de su cobertura; y no es sólo el hecho de correr, sino la pura amenaza de que puede hacerlo cual corredor o receptor. Además, Colin tiene un brazo privilegiado, con un cañón que le permite poner el balón en ventanas muy estrechas, entre dos o tres defensores; Si esto no es suficiente, el ex Wolf Pack tiene un toque que sorprende a muchos, como lo vimos contra Atlanta (el pase a Vernon Davis).

Como lo comenté, Kap ha generado varias controversias en la NFL: una muy sonada fue cuando un columnista muy laureado en esta liga, David Whitley, escribió un artículo, en una actitud un poco discriminatoria (léase en http://aol.sportingnews.com/nfl/story/2012-11-28/colin-kaepernick-tattoos-49ers-qb-start-alex-smith-stats-contract-draft ), criticando los tatuajes en los brazos y pecho del joven Kaepernick, argumentando que un quarterback titular es como el “CEO” de tu empresa y que de ninguna manera quieres ver que éste tenga esa imagen.

A esto, respondieron muchos columnistas con artículos que defendían a Kap, y hasta su misma madre explicó que sus tatuajes contenían ideologías religiosas. Entre ellos, Scott Ostler escribió uno donde explicaba a detalle de dónde vienen sus tatuajes y qué significan (léase en http://www.sfgate.com/sports/ostler/article/From-Turlock-to-S-F-taking-the-long-route-2372517.php ), dejando entrever que Kaepernick no ha hecho nada malo, y compartiéndonos anécdotas que narran cómo el QB jugaba 4 deportes, tiene una tortuga llamada Sammy, ha tirado un juego perfecto o que es bautizado como metodista, confirmado como luterano, y que atendía una iglesia bautista en Reno. Entre estas anécdotas que narra Ostler, me llamó mucho la atención una de ellas donde cuenta cómo Kap entró un día a una tienda que vendía ropa del “Wolf Pack”, y una señora le preguntó: “Quiero un Jersey de Kaepernick”, a lo que Colin contestó: “Creo que es el #10”. Acto seguido entró el hijo de la señora y lo reconoció. Esto habla mucho de su sencillez.

La otra gran controversia comenzó en el partido de 49ers contra Rams, cuando Alex Smith recibió un golpe de Jo-Lonn Dunbar que lo dejó con visión nublada y una conmoción cerebral; pero es importante resaltar lo bien que estaba jugando Smith antes de este golpe, quien había logrado: un impresionante 70.2% de pases completos, 1,737 yardas aéreas, 13 anotaciones y sólo 5 intercepciones en 10 juegos. Hasta este momento, había compilado un registro de 6 ganados, 2 perdidos y 1 empatado, como titular en 2012.

Debido al golpe que había recibido Smith, Kaepernick tuvo que terminar el juego contra Rams, y Smith fue asignado a ausentarse únicamente una semana. En el siguiente partido, Kap aprovechó su oportunidad contra Bears, tirando 16 pases completos de 23 intentos, 243 yardas y 2 anotaciones sin intercepciones.

“Ya veremos –dijo Harbaugh, cuando le preguntaron sobre cuál quarterback sería el titular de los próximos partidos-, yo tiendo a ir con el hombre que tenga la mejor mano, y tenemos a dos quarterbacks que tienen la mejor mano”. Hoy por hoy, podemos ver que era sólo un manejo de la prensa, ya que después de la actuación de Kap, Harbaugh supo instantáneamente que tenía a su hombre.

“Creemos que Colin tiene la buena mano” -dijo Harbaugh, antes del siguiente partido contra Saints, el cual Colin ganó con un marcador de 31-21. “Jim (Harbaugh) peleó por seleccionar a Kaepernick –comentó el analista de ESPN y ex 49er, Trent Dilfer-, ellos pudieron tener a (Andy) Dalton [quien se fue a Cincinnati una selección antes que Kaepernick]. Todos querían a Dalton menos él. Baalke [Gerente General de San Francisco] le tiró un hueso porque era su primer año. Kaepernick era su hombre”.

“No estoy de acuerdo con el movimiento, pero Kaepernick sí añade otro elemento a esta ofensiva –dijo Dilfer-. Será interesante ver si (Kaepernick) se puede adaptar. Jim (Harbaugh) es mi amigo y estoy muy cercano a los 49ers, por lo que seguramente me meteré en problemas por decir esto, pero será una pésima decisión si no llegan al menos a la final de conferencia”. Pues Trent, déjame decirte que te han probado que fue una gran decisión.

También, el ex entrenador y campeón de Super Bowl, Brian Billick, ahora analista de NFL Network y otras cadenas, añadió comentarios interesantes: “Es una decisión riesgosa para Jim, pero hay algo especial en este chico (Colin). Olvídate sobre su habilidad de hacer jugadas con las piernas, pero mecánica de pase y su precisión me abren los ojos. La distribución de su bola me recuerda un poco a Warren Moon –dijo Billick-. Apesta ser Alex, pero bueno, también apestaba ser Pete Best, el tipo que dejó los Beatles antes de que llegara Ringo. Se fue en mal tiempo. Perdón, sí apesta, pero esa es la manera en que la vida funciona a veces”.

¿Podrá la historia de Fantasía de Colin Kaepernick tener un final de ensueño levantando el trofeo Vince Lombardi?


Publicaciones Relacionadas