¿Es el principio del fin de la dinastía Patriot?

Por Ulises Harada

Esa es la pregunta que nos hemos hecho en los últimos años, desde que los Jets los eliminaron en los Playoffs, desde que los Giants los vencieron por segunda ocasión en un Super Bowl y justo ahora, que no están invitados al Super Bowl XLVII. ¿Es el final de la poderosa dinastía de 11 años de los Patriots?

 

Ningún equipo ha sido tan exitoso y polémico como el de Bill Belichick. Ganaron el Super Bowl en tres de los primeros cuatro años que Tom Brady fue titular, todos con dramáticas victorias por tres puntos. Esos equipo no eran dominantes pero si efectivos.

 

Después de perder la final de conferencia en contra de los Colts, Bellichick y Brady (quien era conocido como un QB ganador, pero no espectacular), lograron reinventarse a sí mismos, ya que con las piezas y el esquema clave, generaron una de las ofensivas más potentes en la historia de la NFL: En 2007 con Randy Moss y Wes Welker rompieron el récord de más puntos, consiguieron una temporada regular invicta, pero al final Eli Manning puso esa dolorosa derrota en el récord de 18-1.

 

Ese año salió a la luz el escándalo más grande de este equipo: El Spygate, en donde se les acusó de grabar las señales de otros equipos. Gracias a la ineptitud de Goodell de quemar la evidencia y a un castigo de risa (una multa y quitarles un pick de primera ronda), comparado con lo que le hicieron a Sean Payton y a los Saints, la duda del resto de la liga sigue ahí sobre qué tanto les ayudó a los Patriots el Spygate para conseguir sus tres anillos de Super Bowl. Incluso Marshall Faulk, el RB de los Rams durante el Super Bowl en donde enfrentaron a New England, declaró que durante el partido parecía que los Patriots sabían exactamente que jugada tenían planeada.

 

Desde entonces este es uno de los equipos más odiados de la NFL. No importa lo que hagan, siempre serán vistos como unos tramposos para los ojos de cualquier otro aficionado que no sea de los Pats. Y a pesar de eso, este equipo volvió a reinventarse, dando una mayor prioridad a los tight ends (que han hecho de Rob Gronkowski y Aaron Hernandez una amenaza latente). La ofensiva de New England sigue siendo de las mejores en puntos anotados y este es el equipo más ganador de la NFL desde 2001. Siempre califican a playoffs.

 

Pero justamente es ahí donde parece ser que la fisura de la dinastía de New England comienza a mostrarse. Para empezar, desde que ganaron su último Super Bowl, tienen un récord de 8-7 en postemporada, con dos derrotas en el partido más importante de la NFL y tres veces cayeron en casa en enero, algo que no sucedió en los primeros años de la dinastía.

 

El golpe que parece letal es lo dieron los Ravens, al romper la racha de 67 triunfos consecutivos de los Pats con Tom Brady cuando estaban al frente en casa. Esa derrota le mostró al resto de la NFL que New England ya no es el equipo temido e imposible de vencer, que el gigante ha caído. ¿Eso será suficiente para demostrar que la dinastía ha terminado?

 

Razones a favor

1.- Edad de sus jugadores clave

Los Patriots han hecho un muy buen trabajo renovando por completo al equipo, pero dos de las piedras angulares del equipo están envejeciendo: Tom Brady y Vince Wilfork. Brady tendrá 36 años cuando comience la siguiente temporada, y a pesar de que sus números y victorias aún están en lo mejor de la NFL, en algún momento tendrá que bajar su nivel y será sustituido, esa es la ley de la vida en la NFL y alguien como Belichick vive bajo la frase de “más vale fuera un año antes que un año después”.

 

En cuanto a Wilfork, él es el corazón de la defensiva de los Patriots, y cuando  logran neutralizarlo el resto de la defensiva simplemente desaparece. El tackle defensivo cumplirá 32 años al inicio de la siguiente temporada, en una posición en donde el desgaste físico es sorprendente. Hasta el momento se ha logrado mantener sano, pero cada vez más las probabilidades están en su contra.

 

2.- Fracasos espectaculares en Playoffs

Así es como suceden los colapsos de todas las dinastías de la NFL. Le sucedió a los Steelers de los 70, le pasó a los 49ers de George Seifert y Steve Mariucci, y a los Cowboys de los triplets. Las decepciones en playoffs se hacen más constantes hasta que el equipo simplemente se cae por completo. Los Patriots parece que van por ese camino. Las expectativas siempre son altas y otra cosa que no sea el Super Bowl es un fracaso, pero New England ya está perdiendo en casa y de forma humillante. No es una buena señal.

 

3.- Bill Belichick, “genio defensivo”

Durante los primeros años de la dinastía, Belichick era considerado un genio defensivo por frustrar a jugadores como Kurt Warner, Peyton Manning, Steve McNair, LaDainian Tomlinson y Donovan McNabb. Su esquema de “bullseye” defense, el cual consiste en eliminar al mejor jugador de cada equipo, era temido y respetado. Ahora las cosas son distintas. Su defensiva ya no asusta a nadie y depende de generar turnovers para mantener los partidos cerrados. El talento, sobre todo de la defensiva secundaria, deja mucho que desear y esa etiqueta de genio defensivo ya sólo es un recuerdo de sus años en los Giants y del principio del nuevo milenio.

 

4.- Agencia libre 2013

Kyle Arrington, Pat Chung, Wes Welker, Aqib Talib, Sebastian Volmer y Danny Woodhead son sólo algunos de los jugadores que podrían salir de los Patriots en este offseason. Varios de ellos han brillado gracias al esquema de New England, pero sin duda su salida debe de afectar bastante el funcionamiento del equipo.

 

Razones en contra

1.- Son un equipo dominante en temporada regular

Los Patriots son una verdadera máquina en temporada regular. El equipo simplemente juega muy bien de septiembre a diciembre y siempre son garantía de conseguir 11-13 victorias por temporada, sin importar al rival al que enfrenten, aunque en 2013 su calendario es más complicado de lo que parece (Saints, Falcons, Broncos, Steelers, Ravens, Texans).

 

2.- Su división no da muestras de mejorar

Afrontémoslo, la división de los Pats aún no está al nivel de ser competencia con este equipo. Los Jets son un verdadero desastre, los Dolphins no tienen playmakers y los Bills van de nuevo a una reconstrucción. New England ha tenido la suerte de tener 4-5 victorias garantizadas por la AFC East.

 

3.- Siempre encuentran la forma de reinventarse

Y eso es todo el crédito de Bill Belichick, ya que el equipo, por lo menos a la ofensiva, es uno de los más dinámicos de toda la liga. Casi no entregan el balón, corren bien, tienen un ataque aéreo eficaz. Josh McDaniels ha hecho un gran trabajo como coordinador ofensivo desde que regresó a los Pats.

 

4.- Tom Brady

Brady es uno de los pocos jugadores que puede hacer cosas fuera de lo común. Drives de dos minutos, comebacks increíbles. Mientras Tom Brady esté a buen nivel este equipo seguirá ganando. Pocos jugadores son tan buenos como él para detectar las fallas de las defensivas rivales.

 

A pesar de esto yo creo que estamos viendo el final de una era. Es probable que los Pats sigan siendo protagonistas en 2013 e incluso en 2014, pero poco a poco, si el resto de su división se pone las pilas, el equipo quedará atrás. Es un proceso natural de la NFL y realmente yo disfruté de ver a este equipo jugar, pero Tom Brady es un QB único, lo más cercano a Joe Montana (pero aun lejos) de esta generación.

 

¿Crees que la dinastía de los Patriots esté llegando a su fin? Déjanos tu opinión al respecto

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.


Publicaciones Relacionadas