Las Finales de Conferencia en Gifs

Por Luis Obregón

 

El domingo pasado nos dejó a los campeones de la AFC y la NFC. En sólo 15 días los Baltimore Ravens y los San Francisco 49ers estarán disputando el Super Bowl XLVII en New Orleans.

 

Pero además de un par de muy buenos partidos, algo más quedó para la historia: una serie de buenos gifs animados. Aquí una recopilación:

 

 

El dominio de Atlanta también era a la defensiva al inicio del partido y un momento memorable vino cuando Thomas DeCoud, después de una muy buena jugada defensiva en la que desvió un pase de Colin Kaepernick a Vernon Davis, festejó haciendo el baile conocido como el Crotch Chop popularizado en los 90s por el luchador de la WWF Shawn Michaels.
Desafortunadamente para los Falcons esa fue la última vez que pudieron cubrir de manera digna a Davis, ya que después los estuvo haciendo pedazos.

 

 

Antes del medio tiempo, aprovechando un tiempo fuera de Atlanta, la transmisión de Fox mostró a su crew de comentaristas anticipando su aparición. Mientras estaba a cuadro sonaba la canción Call me maybe, la cual parece gustarle mucho a Michael Strahan, pero a Usher no.

 

 

A la mitad del último cuarto del partido, Frank Gore entró a la zona de anotación por segunda ocasión con un acarreo de 9 yardas que terminó poniendo el marcador final 28 -24, pero lo que nos interesa en esta ocasión es lo que hizo para festejar; el baile conocido como “The Dirty Bird Dance” popularizado a finales de los 90s por Jamal Anderson, el cual cerró con un gesto que indicaba algo así como “olvídenlo” o el clásico “blaah”.

 

 

Los Falcons no se daban por vencidos y con un poco más de 4 minutos en el reloj de juego armaron un buen drive que tuvo la jugada polémica del fin de semana, un pase de Matt Ryan a Harry Douglas que a juicio de los árbitros controló antes de tocar el piso. Muchos, piensan que el pase fue incompleto, pero la decisión del árbitros se mantuvo a falta de evidencia incontrovertible. La joya vino cuando el Referee Terry McAulay informó de su decisión y Jim Harbaugh reaccionó, el caption que a mi juicio mejor describe el momento es: “¡¡Me quiero volver chango!!”.

 

 

El resultado final del partido dejó bastante tristes a Arthur Blank y Thomas Dimitroff, propietario y GM de los Falcons respectivamente.

 

 

Pasemos ahora al partido de la tarde/noche. Los Pats abrieron el marcador con un field goal de Stephen Gostkowski, pero en el segundo cuarto los Ravens se fueron arriba en el marcador con un acarreo de dos yardas de Ray Rice, quien festejó flexionando su bíceps como siempre lo hace. Lo curioso aquí es cómo, en segundo plano, aparecen unos fans de los Pats que se burlan de él, un tipo lo imita y la señora, al igual que Frank Gore, hace el “blaah”.

 

 

Para retomar la ventaja los Pats armaron una muy buena serie que terminó en touchdown con un pase de escuadra afuera de una yarda a Wes Welker. Lo mejor de ese momento fue que Rob Gronkowski festejó con Robert Kraft, como si fueran cuates, dándole un high five.
Lástima que fue el único TD de New England para festejar.

 

 

Antes del medio tiempo con la intención de ampliar la ventaja los Pats marcharon por el campo para conseguir 3 puntos, pero lo memorable de este drive fueron las dos jugadas que ponen en despliegue la habilidad de Tom Brady para acarrear el balón. En una jugada rota sale por el lado izquierdo de la línea y al ver que Ray Lewis se aproxima para golpearlo, se cubre con el árbitro.

 

 

Seis jugadas después, de nuevo en una jugada rota, Brady vuelve a escapar de la presión por la izquierda, corre tres yardas y al ver que Ed Reed viene a golpearlo se barre de una forma sumamente torpe que estuvo a unos centímetros de romperle la rodilla al safety.

 

 

En el tercer cuarto los Ravens recuperaron la ventaja con dos muy buenas jugadas del tight end Dennis Pitta; en la primera de ellas recibe un pase de cinco yardas de Joe Flacco en el centro del campo y de inmediato es recibido con un tremendo golpe del linebacker Jerod Mayo. Lo que sorprende es que el balón nunca se movió de sus manos y que se levantó de inmediato para anotar en la siguiente jugada.

 

 

Abajo por 8 puntos New England trataba de armar la remontada, pero la tragedia comenzó en un acarreo de Stevan Ridley por el lado derecho, quien después de avanzar 8 yardas fue brutalmente golpeado nada más y nada menos que por el Patriot killer, Bernard Pollard. El golpe provocó un fumble recuperado por los Ravens que comenzó la debacle de los Pats.
Lo bueno para Ridley es que su nombre siempre será mencionado junto al de grandes estrellas como Tom Brady, Wes Welker y Rob Gronkowski, aunque no por las razones que él quisiera. Toma abierta a velocidad real:

 

 

Toma cerrada en cámara lenta:

 

 

Al final del partido, Ray Lewis tuvo (otra vez) un momento muy emocional, pero esta vez en vez de un baile, un discurso motivacional épico o un gran golpe como los que nos tiene acostumbrados, al momento de la entrega del trofeo Lamar Hunt abrazó por detrás a Steve Visciotti, quien lo correspondió con un una tierna caricia en su brazo.
Ese no es el Ray Lewis que quiero recordar, afortunadamente lo veremos en el Super Bowl para borrar esta imagen de nuestras cabezas.

 

 

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.


Publicaciones Relacionadas