La Zona Roja – Ronda Divisional

Por Ulises Harada

Una vez más, el fin de semana anterior fue el mejor que nos pudo ofrecer la NFL en cuanto a espectáculo, calidad y drama. Un partido se va a doble tiempo extra, otro tiene tres cambios de liderato en los últimos 3:30 minutos, en otro vemos como un QB que debuta impone un récord de la NFL y en el último un QB sobrepasa a una leyenda en cuanto a victorias de Playoffs. Si no se emocionaron con lo que vieron el fin de semana deben de estar muertos por dentro.

 

Hay tantas emociones y tantas historias que no sé por dónde comenzar, así que tomaré el camino fácil: La primera victoria en Playoffs de Tony Gonzalez, Matt Ryan y Mike Smith. El último drive de Atlanta fue de ensueño para la carrera de Ryan, ya que perdiendo por un punto y con 25 segundos por jugar en su propia yarda 28 el escenario era trágico para unos Falcons que habían visto como se desvaneció una ventaja de 20 puntos en el último cuarto.

 

La historia ya era muy familiar para estos Falcons, que necesitaban casi una intervención divina para evitar el cuarto one and done de Ryan y Smith. El primer pase de Ryan fue una joya de 22 yardas a Douglas para llegar a la yarda 50, con tan sólo 19 segundos en el reloj. El segundo y último pase fue una conexión con Tony Gonzalez, quien en su espectacular carrera en la NFL nunca había ganado un partido de Playoff,  de 18 yardas en el centro del campo. Al igual que el primer pase de Ryan, el segundo fue preciso rápido y letal. En 2 jugadas Atlanta avanzó 41 yardas y puso la mesa para que Matt Bryant conectara un gol de campo de 49 yardas para que los Falcons avanzaran a la final de conferencia y se quitaran ese estigma de chokers en los Playoffs.

 

Obviamente las cosas no fueron tan sencillas para los Falcons, ya que extrañamente quisieron hacer un squib kick que no les salió y le dio una última oportunidad a Russell Wilson de intentar otro triunfo histórico en su joven y espectacular carrera en la NFL (por cierto, a propósito del QB de los Seahawks tienen que leer esto).

 

No fue el mejor día de Ryan, pero en los momentos más importantes logró darle a su equipo una oportunidad. Este puede ser un nuevo inicio para estos Falcons, quienes llegan a la Final de Conferencia por primera vez desde el 2004, cuando Michael Vick era su QB. La escena del final del partido, con Gonzalez en lágrimas, habla mucho de lo que significa esta victoria para los Falcons. El camino al Super Bowl no es nada sencillo, ya que reciben a los 49ers en la Final de Conferencia, pero este triunfo puede cambiar por completo la historia. Por cierto, el Playcalling de los Falcons en la primera mitad del partido y en la serie final fue magnífico.

 

El tour final de Ray Lewis tendrá una actuación más

En un partido extremadamente cerrado, lleno de jugadas grandes y un final espectacular (aunque una historia ya conocida), los Ravens sorprendieron a la NFL y eliminaron al mejor equipo de la AFC de esta temporada, los Broncos, en doble tiempo 38-35. Ray Lewis vive una semana más y por fin, después de 7 derrotas, pudo vencer a Peyton Manning.

 

Los Ravens necesitaron de todo el poder ofensivo de Joe Flacco, quien seguro entrará a la inmortalidad en la NFL tras ese pase de 70 yardas a Jacoby Jones con 31 segundos por jugar que sirvió para mandar el partido a tiempo extra.  Después de varias series ofensivas, Manning lanzó una costosa intercepción (la tercera entrega del partido) que los Ravens convirtieron en el FG de la victoria.

 

Flacco ha demostrado su valor para los Ravens, ya que a pesar de todo tiene una marca de 7-4 en Playoffs (comparado con el 9-11 de Manning) y ha sido vital en las últimas victorias de los Ravens. Baltimore llega una vez más a la Final de Conferencia en lo que es la última temporada de Ray Lewis, y enfrentará por última ocasión a otro de sus némesis: Tom Brady.

 

En cuanto a los Broncos, este tiene que ser uno de los fracasos más grandes en la historia de este equipo. A pesar de su dominio en temporada regular, de las victorias consecutivas y de ser una de las mejores defensivas de la NFL y tener al QB All-Pro, los Broncos se quedaron muy cortos de las expectativas que tenían al inicio de los Playoffs. En este partido, los únicos que jugaron bien fueron los equipos especiales (Holliday tuvo dos regresos, uno de kickoff y uno de despeje).

 

Denver falló en:

  • La ofensiva: Tan sólo metieron 21 puntos. Peyton Manning tuvo tres entregas de balón que afectaron directamente en el marcador y el ataque terrestre simplemente no apareció. El equipo sólo tuvo 3.0 yardas por acarreo, lo cual tampoco ayudó mucho a la causa de los Broncos.
  • La defensiva tuvo un mal partido, en especial Champ Bailey (quien fue quemado para dos TD) y Raheem Moore. El pass rush de los Broncos, el mejor de la liga en sacks, casi no logró presionar a Flacco y le dieron todo el tiempo para quemarlos con más de 350 yardas por pase.
  • El coaching. John Fox tenía más miedo de perder el partido que de sed de ganarlo. Los Broncos se vieron bastante tibios en tercera oportunidad, sobre todo después de que les empataron.

 

Jim Harbaugh tenía razón

Si aún hay quienes dudaran de la decisión de Jim Harbaugh de sustituir a Alex Smith con Colin Kaepernick, el sábado se disiparon todas las dudas ese movimiento (aunque la forma aún es bastante cuestionable). En su debut en Playoffs, Keapernick estableció un nuevo récord de la NFL con 181 yardas por tierra y dos anotaciones, además de que terminó el encuentro con 444 yardas totales y 4 anotaciones, ayudando a los 49ers a destrozar 45-31 en un partido que estuvo parejo sólo en la primera mitad.

 

Los 49ers mandan un mensaje muy claro al resto de la NFL, ya que tanto su ofensiva, la cual consiguió 579 yardas y tuvo el balón por más de 38 minutos; como su defensiva, que sólo permitió 24 puntos a uno de los ataques más explosivos de la NFL,  están jugando bastante bien y este equipo, en el papel, es el más completo de los 4 que quedan.

 

Sin hacer tanto ruido, pero siendo contundentes, el equipo de Jim Harbaugh ya llegó por segundo año consecutivo a la final de Conferencia, y ahora si tratarán de dar el salto al Super Bowl.

 

Tom Brady sigue reescribiendo la historia.

Los Pats lo hacen ver muy fácil. El equipo de Bill Belichick venció 41-28 a los Texans en un partido que ya estaba definido en el tercer cuarto. De la mano de un Tom Brady casi perfecto en Playoffs, quien alcanzó su triunfo 17 en postemporada (la mayor cantidad para cualquier QB en la historia de la NFL), los Pats llegan una vez más a una final de conferencia con el claro objetivo de regresar al Super Bowl.

 

Brady tuvo todo el tiempo para encontrar a sus WR y terminó con tres anotaciones. El ataque terrestre de los Pats también ayudó con 120 yardas y 2 TD, además de que la defensiva tuvo un buen juego, en el que consiguieron contener a Arian Foster a tan sólo 90 yardas. El único punto negativo para New England es que Rob Gronkowski volvió a salir lesionado y se perderá el resto de los Playoffs.

 

Por momentos estos Pats se ven imparables. La ofensiva consigue primero y diez tras primero y diez y la línea defensiva está protegiendo a Brady de forma espectacular. Estos Pats también cuentan con un ataque terrestre de gran nivel que a veces es olvidado, algo similar a lo que hicieron los Saints en 2009.

 

En cuanto a los Texans, esta temporada debe de ser un fracaso ya que tenían todos los Playoffs en casa y los dejaron ir. Desafortunadamente los Colts ya son competitivos y a pesar de que siguen siendo el mejor equipo en el papel en su división, los Playoffs no están garantizados.

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.


Publicaciones Relacionadas